Camino de los chilenos

La rastrillada de los chilenos, camino de los chilenos o rastrillada grande, fue una ruta de la Patagonia y la región pampeana usada por tribus mapuches o araucanas y otras araucanizadas para transportar a territorio de Chile el ganado robado durante los malones que realizaban en el territorio de Argentina.

Este camino tuvo su origen en los tiempos de la época colonial española de la región como una ruta de la sal, en el tramo de las Salinas Grandes a Buenos Aires. Posteriormente la migración de grupos mapuches a la región hizo extender la ruta, para el arreo de ganado vacuno, desde las salinas hasta los pasos de la cordillera de los Andes en la actual provincia del Neuquén; culminando en ciudades chilenas desde Osorno y Valdivia hasta Chillán y Los Ángeles.

Sectores del camino de los chilenos y las rastrilladas que convergían a él, sirvieron luego para el telégrafo, ferrocarril y numerosos caminos.

Descripción

La rastrillada de los chilenos tenía unos 1000 km desde la provincia de Buenos Aires hasta los pasos cordilleranos neuquinos y atravesaba además las actuales provincias de La Pampa y Río Negro. Hacia el camino troncal convergían muchos otros caminos secundarios.

Lucio V. Mansilla en su libro Una excursión a los indios ranqueles describió:

Una rastrillada son los surcos paralelos y tortuosos que con sus constantes idas y venidas han dejado los indios en los campos. Estos surcos, parecidos a la huella que hace una carreta la primera vez que cruza por un terreno virgen, suelen ser profundos y constituyen un verdadero camino ancho y sólido. En plena pampa no hay más caminos. Apartarse de ellos un palmo, salirse de la senda, es muchas veces un peligro real, porque no es difícil que ahí mismo, al lado de las rastrillada, haya un guadal en el que se entierran caballo y jinete enteros,(...)

El ganado era trocado en Chile, generalmente por armas y bebidas alcohólicas, por los pehuenches que dominaban los pasos cordilleranos neuquinos. Los hermanos Pincheira alentaron a grupos borogas y ranqueles a realizar malones con ese fin.[1]​ Este tráfico era la principal causa de la guerra entre los indígenas y las provincias del entonces sur de la Argentina. La demanda de ganado en el mercado chileno aumentaba el conflicto en la frontera con los indios del de la Argentina. Para contrarrestar los malones, en la década de 1870 fue construido un sistema de fosas y fortificaciones llamado la Zanja de Alsina. La utilización de esta ruta comercial terminó efectivamente al finalizar la Conquista del Desierto (1876-1878), llevada a cabo por el Ejército Argentino.

Other Languages