Cambio léxico-semántico

Se llama cambio léxico-semántico al cambio lingüístico experimentado en la evolución histórica del componente léxico-semántico de un idioma. De los componentes del lenguaje, el léxico-semántico es el más propenso al cambio porque refleja de forma muy clara las modificaciones y transformaciones (técnicas, psicológicas, sociológicas, epistemológicas...) propias de la Evolución cultural de las culturas humanas, con independencia de que el léxico básico permanezca inalterado.

Hay varios factores que cooperan para que se produzca este fenómeno:


Clasificación de los cambios léxico-semánticos

Dado un concepto o noción fija, se denomina cambio léxico al cambio de la palabra habitualmente usada para designar ese concepto o noción (por ejemplo la 'cabeza' o parte del cuerpo sobre los hombros en muchas lenguas romances pasó a ser denominada mediante derivados de testa 'maceta' en referencia a la metáfora usada para designar al cráneo). En cambio, dada una palabra fija, se llama cambio semántico a la modificación del significado de una palabra, mediante ampliación de los usos a otros conceptos similares (generalización y metáfora, por ejemplo en latín caballus se refería al tipo de caballos fuertes usados en el ámbito rural y se usó más adelante para 'caballo en general') o reducción de los usos (restricción: en inglés deer se refería originalmente a un 'animal salvaje' y deriva de la misma raíz indoeuropea que cognado latino fēra 'fiera', pero posteriormente pasó a desingnar sólo 'ciervo, venado'). Con frecuencia un cambio léxico supone simultáneamente un cambio semántico en las otras palabras de significado que interfieren con la primera. Una clasificación tentativa de los cambios semánticos los divide en cambios:

a) lógico-cuantitativos:

  • por ampliación de sentidos, es decir, cuando se une un nuevo sentido a un significante; por ejemplo, el adjetivo bárbaro, que se aplicó a quien chapurreaba un idioma, amplió su sentido al de extranjero y, más tarde, al de salvaje, cruel, no refinado, etc.
  • por restricción de los significados, esto es, cuando un significado abandona un significante, ya sea por mejoramiento, ya por empeoramiento del sentido.

b) cualitativos:

  • desarrollos peyorativos: villano > ruin; rústico > basto.
  • desarrollos meliorativos: fortuna; gener = torturar > "irritar o molestar"; cadentia > caída, "tropezar".