Calzada de los Misterios

Calzada de los Misterios
México, D. F.México
Metrobus L7 18.jpg
Metrobús en Calzada de los Misterios
Datos de la ruta
Nombre anteriorCalzada del Tepeyac, Calzada Santa Ana, Calzada de Piedra
InauguraciónÉpoca Prehispánica
Longitud4.20 km
Otros datos
BarriosVilla Gustavo A.Madero, Tepeyac Insurgentes, Industrial, Vallejo, Peralvillo y Ex Hipodromo Peralvillo.
Estaciones del MetroLa estación La Villa-Basílica de la línea MetroDF Línea 6.svg y la estación Misterios de la línea MetroDF Línea 5.svg.
líneas de autobúsLínea 7 del Metrobús, la Ruta LL del Trolebus y otras rutas que pasan sobre pequenos tramos de la avenida.
Lugares de interésAcueducto de Guadalupe, Edificio S.S. Juan Pablo II (Sede de la Conferencia del Episcopado Mexicano), Basílica de Guadalupe, Los monumentos conocidos como Misterios, Monumento a José María Velasco, Plaza Misterios, Monumento a los peregrinos y Glorieta de Peralvillo.
Orientación
 • NorteIntersección de las avenidas:
Prolongación Misterios,
Cantera y
Acueducto de Guadalupe
 • SurEje 2 Norte y Paseo de la Reforma

La Calzada de los Misterios es una importante y larga avenida que se ubica al Norte de la Ciudad de México y cuyo trayecto actual conecta al Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe con el Paseo de la Reforma. Levantada desde los tiempos prehispánicos, ésta fue una de las tres grandes calzadas que atravesaron al entonces Lago de Texcoco para cumplir tanto con la función de conectar a la entonces capital mexica de México-Tenochtitlan con los que en su momento fueron considerados como poblados de tierra firme, así como de separar las aguas dulces de las saladas. Principalmente el trazado que ésta vía presentó comunicó en ese tiempo a dicha ciudad con el entonces pequeño poblado de Tepeayacac, ubicado al pie del cerro homónimo,[1]​ el cual en ese entonces formaba una pequeña península.

Trayecto

La circulación que actualmente observa la calzada es de un solo sentido, de Norte a Sur, y se origina desde el entronque con la Avenida Cantera y la Calzada Ticoman en donde termina actualmente el antiguo Acueducto de Guadalupe. Dicho entronque corresponde a una ampliación hecha durante la segunda mitad del siglo XX, siguiendo parte de la traza del acueducto virreinal, el cual en realidad acababa casi al lado Poniente de la parte Posterior de la Nueva Basílica.

Siguiendo el sentido ya mencionado, se concluye en la Glorieta de Peralvillo donde se conecta con la ampliación realizada al Paseo de la Reforma durante la administración del entonces regente de la ciudad, Ernesto Uruchurtu, en el año de 1964.[2]

Other Languages