Calor latente

El calor latente es la energía requerida por una cantidad de sustancia para cambiar de fase, de sólido a líquido (calor de fusión) o de líquido a gaseoso (calor de vaporización). Se debe tener en cuenta que esta energía en forma de calor se invierte para el cambio de fase y no para un aumento de la temperatura.

Antiguamente se usaba la expresión calor latente para referirse al calor de fusión o de vaporización. Latente, en latín, quiere decir escondido, y se llamaba así porque, al no notarse un cambio de temperatura mientras se produce el cambio de fase (a pesar de añadir calor), este se quedaba escondido. La idea proviene de la época en la que se creía que el calor era una sustancia fluida denominada calórico. Por el contrario, el calor que se aplica cuando la sustancia no cambia de fase y aumenta la temperatura, se llama calor sensible.

Cuando se aplica calor a un trozo de hielo, va subiendo su temperatura hasta que llega a 0  °C (temperatura de cambio de estado); a partir de ese momento, aunque se le siga aplicando calor, la temperatura no cambiará hasta que se haya fundido del todo. Esto se debe a que el calor se emplea en la fusión del hielo. Una vez fundido el hielo la temperatura volverá a subir hasta llegar a 100 °C; desde ese momento, la temperatura se mantendrá estable hasta que se evapore toda el agua.

El concepto fue introducido alrededor de 1762 por el químico escocés Joseph Black.

Esta cualidad se utiliza en la cocina, en refrigeración, en bombas de calor y es el principio por el que el sudor enfría el cuerpo.

Calor latente de algunas sustancias

Es importante saber que cada materia tiene un calor latente distinto; cada sustancia tiene sus propios calores latentes de fusión y vaporización.

  • Agua:
    • de fusión: 334 kJ/kg (79,7 cal/g) a 0 °C;
    • de vaporización: 2257 kJ/kg (539,4 cal/g) a 100 °C.
  • Amoníaco:
    • de fusión: 753 kJ/kg (180 kcal/kg) a −77,73 °C;
    • de vaporización: 1369 kJ/kg (327 kcal/kg) a −33,34 °C.

Cuando se expresa el calor latente de una sustancia, es necesario dar también la temperatura a la que se produce, porque también hay vaporización o fusión, en menor cantidad, a otras temperaturas (por ejemplo, la evaporación del sudor en la piel se produce a temperaturas inferiores a 100 °C) y, en esos casos, el calor latente tiene valores distintos.

El agua tiene un calor de vaporización alto ya que, para romper los puentes de hidrógeno que enlazan las moléculas, es necesario suministrar mucha energía; también tiene un calor de fusión alto.

Una de las ventajas del elevado calor de vaporización del agua es que permite a determinados organismos disminuir su temperatura corporal. Esta refrigeración se debe a que, para evaporarse, el agua de la piel (el sudor) absorbe energía en forma de calor del cuerpo, lo que hace disminuir la temperatura superficial. Otro buen ejemplo del calor latente de vaporización del agua es cuando se riega el suelo: el agua se evapora y absorbe energía, por lo que el ambiente se refresca.

Other Languages
العربية: حرارة كامنة
català: Calor latent
کوردیی ناوەندی: ماتەگەرمی
čeština: Skupenské teplo
English: Latent heat
Esperanto: Latenta varmo
Gaeilge: Teas folaigh
עברית: חום כמוס
Kreyòl ayisyen: Chalè latan
Bahasa Indonesia: Kalor laten
italiano: Calore latente
日本語: 潜熱
Basa Jawa: Kalor laten
한국어: 잠열
മലയാളം: ലീനതാപം
Bahasa Melayu: Haba pendam
Nederlands: Latente warmte
norsk nynorsk: Latent varme
norsk bokmål: Latent varme
português: Calor latente
srpskohrvatski / српскохрватски: Latentna toplota
Simple English: Latent heat
slovenčina: Skupenské teplo
српски / srpski: Латентна топлота
svenska: Latent värme
українська: Прихована теплота
中文: 潛熱
Bân-lâm-gú: Chiâm-jia̍t
粵語: 潛熱