Calleja de las Flores (Córdoba)

Calleja de las Flores, Mezquita de Córdoba al fondo.

La calleja de las Flores es una de las calles más populares y turísticas de Córdoba. Situada como una bocacalle de la calle de Velázquez Bosco, es una calle ciega, estrecha y peatonal que desemboca en una plaza.

Su aspecto actual se le debe al interés por parte del alcalde Alfonso Cruz-Conde en embellecer determinados sitios de Córdoba, entre los que se encontraba la calleja de las Flores, lo que permitió a su hermano y también alcalde Antonio Cruz-Conde llevar a cabo la remodelación tal y como la conocemos ahora para reclamo de turistas.

A mediados de los años 50 fue adornada con los arquillos que hoy la contemplan, así como con la construcción de una fuente diseñada por el arquitecto Víctor Escribano Ucelay integrando restos arqueológicos en el año 1960.[1] Desde entonces, la calleja de las Flores se ha convertido en un icono fotográfico de la ciudad siendo cientos los turistas que diariamente retratan la imagen de la torre de la Mezquita desde la pequeña plaza terminal de la calleja de las Flores.

Forma parte del centro histórico de Córdoba que fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1994.[2]

Other Languages