Calle del Caballero de Gracia

Callejero de azulejos del ceramista Ruiz de Luna.
Calle del Caballero de Gracia en 2017.

La calle del Caballero de Gracia es una antigua y céntrica vía de Madrid que baja desde la de la calle Montera hasta el inicio de Alcalá. Debe su nombre a Jacobo de Grattis, caballero italiano natural de Módena avecindado en el siglo xvi en esta calle (que luego tomó su nombre), en la que era propietario de numerosas casas.[2]

Historia

Tuvo en su antiguo origen otros nombres: calle de la Florida; calle de Gracia, según aparece en el plano de Teixeira de 1656; y el algunos manuales aparece como calle del Clavel, que en realidad hace esquina a esta vía.[3]

La calle, fotografiada en 1905 por Campúa.

Su último nombre, entre la leyenda y el romance, se inspira en las supuestas aventuras del casanova Jacobo de Grattis,[6]

En 1880, se abrió el antiguo convento de monjas del Sagrado Corazón de Jesús —luego Colegio Sagrado de María—, obra del arquitecto Francisco de Cubas. Del año 1945 destaca parte de la fachada trasera del Banco Mercantil e Industrial de Madrid, obra del arquitecto Antonio Palacios.

De zarzuelas y demoliciones

Fuente vecinal en 1864, desaparecida.
Grafittis y paseantes del 2016 a la altura del número 20 de la en un tiempo zarzuelera calle del Caballero de Gracia.

Uno de los últimos momentos gloriosos de esta calle fue su inclusión, materializada en personaje, en la zarzuela La Gran Vía, uno de cuyos números musicales más célebres, el vals del Caballero de Gracia, le fue dedicado.[1]​ Precisamente, para la construcción de dicha ' gran vía' tuvo que llevarse a cabo la demolición de toda la línea de edificios de los números impares, salvándose tan solo el Oratorio. Uno de los edificios de abolengo que desaparecieron fue el palacio de la condesa de la Vega del Pozo, edificio de forma triangular situado entre las antiguas calles de San Jorge y San Miguel. El cronista Pedro de Répide asegura que su dueña fue la última en abandonar el 'barco' antes de que lo hundiera la piqueta municipal; la anciana, soberbia hasta el final, se negó a vivir en ninguna otra casa, ni en Madrid ni en España, y se trasladó al extranjero, donde moriría poco después.

Circo ecuestre

Tras unas primeras y tímidas industrias circenses fechadas hacia el año 1819, en el que Juan Rambela y Juan González Mantilla ofrecían en esta calle un espectáculo variado de "volatines, perros eruditos y una máquina de fantasmagoría", queda noticia de que en 1827 el « écuyer» francés Paul Laribeau montó un modesto circo ecuestre que sería el origen del Circo Olímpico; para ello se ocupó un solar en esta calle del Caballero de Gracia, haciendo esquina a la que fue calle de San Jorge, "frente a la fonda La Cruz de Malta".[nota 3]

En 1934, Avrillon y Laribeau trasladaron su caballería circense de la calle Caballero de Gracia a un barracón en la plaza de Santa Bárbara, y de allí a la plaza de la Lealtad, acabando en la plaza del Rey un poco después,[12]

Fonda La Cruz de Malta

Hacia 1830, Répide sitúa en esta calle dos históricas fondas madrileñas: la modesta hostería del Caballo Blanco y la más lujosa de La Cruz de Malta.[1]​ También menciona el café de Neptuno, muy animado en Carnaval; tradición que en esta calle mantuvo durante muchos años la abaniquería de Lambea-Serra, que entre el mes de enero y la Cuaresma ofrecía una popular exhibición de trajes de máscara.

Una larga lista de viajeros europeos dan fé, aunque diferente opinión, de la presencia y la importancia de La Cruz de Malta. En 1787 era calificada por algunos de sus visitantes como la mejor fonda de la ciudad;[14]

En 1808 su dueño era Carlos José Lorenzini,[16]​ También informa Mesonero del encendido ambiente político que durante el Trienio Liberal se vivió en La Cruz de Malta, y en otros primitivos cafés madrileños como el café Lorencini o La Fontana de Oro, donde en los últimos años del reinado del Rey Felón, los liberales escribieron encendidas páginas de su historia. Páginas reales que pocos años después convirtió en fantasía histórica Benito Pérez Galdós en su primera novela publicada, titulada precisamente La Fontana de Oro.

Una de las últimas menciones que se conservan del Café de Malta como establecimiento o salón de espectáculos varios, es el anuncio recogido por el Diario de Avisos el 18 de mayo de 1833, del inicio de funciones de "La niña invisible" en el salón de la Cruz de Malta. Al parecer, el local dejó de funcionar poco después; así se deduce del hecho de que Mesonero Romanos no lo cite ni incluya en su artículo de costumbres A Prima Noche, publicado en 1835.[15]​ Es de suponer que el edificio fue derribado para la construcción de la nueva Gran Vía.

Otro 'hotel', menos lujoso y conocido, y documentado en el siglo XIX en esta calle del Caballero de Gracia, fue la Fonda de la Unión. El misterioso viajero Trelawney Tomkinson, en su todavía más misterioso libro titulado The Inquisitor ("El Inquisidor"), dejó algunos párrafos descriptivos del local y sus habitantes: "Te sorprenderá saber que tengo incluso el lujo del uso de una campana, cuya llamada es puntualmente atendida por un muchacho asturiano llamado Pepe, cuya astucia e ingenio son muy divertidos. Mi patrón es navarro y una persona extremadamente respetable e inteligente. Creo que sólo es gerente en funciones del negocio, ya que la casa pertenece a un marqués, uno de esos grandes de España venido a menos, que tiene habitaciones junto a las mías".[14]

Other Languages