Calle de Jacometrezo

Calle de Jacometrezo
MadridEspaña
Calle de Jacometrezo (Madrid).jpg
Placa cerámica de la calle, obra de Alfredo Ruiz de Luna.
Otros datos
Distrito(s) Centro
Barrio(s) Sol, Palacio
Orientación
 • este plaza del Callao, Gran Vía
 • oeste plaza de Santo Domingo
[ editar datos en Wikidata]

La calle de Jacometrezo es una vía pública de la ciudad española de Madrid, que une el área formada por la Gran Vía y la plaza del Callao con la plaza de Santo Domingo. Su nombre rinde homenaje al escultor, tallista y orfebre italiano Jacome da Trezzo.

Historia

Vista de la calle tomada desde la plaza de Santo Domingo, al fondo de la imagen se encuentra la plaza del Callao, donde se puede apreciar el edificio Adriática.

Durante la construcción de la Gran Vía esta calle se vio acortada desde la Red de San Luis.[2]

La calle existía en Madrid en el siglo xvi. En su entrada había una cierta cantidad de tabernas. Una de las más conocidas era la Taberna del Águila. En esta calle llegó a vivir el conde Salvatierra, el propio Jacome da Trezzo (a la altura de la actual Casa Matesanz). La calle poseía numerosas librerías de viejo, de esta forma Valle Inclán en su obra Luces de Bohemia describe la librería de Zaratustra. Figuró la famosa Fonda de Genieys mencionada por diversos literatos de la época. En el número 17 de la calle se encontraba en sus inicios la primera factoría de cervezas de la marca Mahou. En el número 45 de la calle se encontraba en el 1887 la bodega de "Vinos de Velilla de San Antonio" propiedad del catedrático Teodoro Sainz Rueda.

La pastelería Mallorquina existía inicialmente en la calle Jacometrezo (número cuatro), muy cercana a la Red de San Luis. La empresa estaba formada inicialmente por los empresarios Balaguer, Coll y Ripoll tomaron las riendas del negocio de Garín. Tras la gran reforma de la Puerta del Sol la tienda se traslada de Jacometrezo a la calle Mayor.[3]​ Posteriormente se instala en la calle Mayor en 1894.

Actualmente y tras la reforma de la plaza del Callao llevada a cabo por el entonces alcalde de la ciudad, Alberto Ruiz-Gallardón, que consistió en eliminar el tráfico rodado en las inmediaciones y dejarla únicamente para los paseantes, dicha calle se ha convertido en un pequeño intercambiador de transportes, tanto de Metro de Madrid como de autobuses de la EMT de Madrid

Other Languages