Calicó

Muestra de calicó con estampado por impresión mecánica a seis colores.

El calicó (del francés, calicot), impropiamente llamado a veces ‘percal’,[2] puede estar estampado por una cara con colores vivos.

Es originario de la India,[3] donde se fabricaba ya en el siglo XI. El vocablo francés, calicot, deriva de la ciudad Calicut (actualmente, Kozhikode o Kōlikkōdu), situada en suroeste de la India en el estado de Kerala, donde se tejía el calicó de forma artesanal. Los estampados brillantes y coloridos se popularizaron en Europa en los siglos XVII y XVIII dando lugar al chintz.

El calicó es un material barato que se utiliza para ropa infantil y sobre todo, para las «glasillas»[5] como los vestidos de novia o los modelos de alta costura, para poder corregir antes de cortar el tejido definitivo. En tapicería es el material con que se realiza el «tapizado en blanco» de sofás, sillones, sillas...

Características

El calicó se teje con hilos de algodón cardados; por eso la superficie resulta algo velluda. También existe el calicó realizado con mezcla de algodón y poliéster.[6]

El calicó es una tela relativamente rígida, menos que la lona o tela vaquera.[6] Se arruga fácilmente.

Tanto si el calicó está totalmente teñido como si es estampado va perdiendo color con el uso y el lavado;[6] puede desteñirse y perder prestancia con facilidad. Es un material barato.

Other Languages
čeština: Kaliko
Deutsch: Kaliko
English: Calico
Esperanto: Kalikoto
euskara: Kaliko
suomi: Kaliko
français: Calicot
हिन्दी: कैलिको
Ido: Kaliko
italiano: Calicot
日本語: キャラコ
한국어: 옥양목
മലയാളം: കാലിക്കോ
norsk nynorsk: Kaliko
português: Calicô
русский: Ситец
slovenčina: Kaliko
svenska: Kalikå
українська: Ситець (тканина)