Caja Mediterráneo

Fundación de la Comunidad Valenciana Obra Social Caja Mediterráneo
Acrónimo CAM
Tipo 1975-2013: Caja de ahorros
2013-actualidad: Fundación
Industria Obra social
Fundación 1975
Sede central Avda. Dr. Gadea, 1
03003 Alicante, Flag of Spain.svg  España
Presidente Luis Boyer Cantó
Sitio web http://www.cajamediterraneo.es
[ editar datos en Wikidata]

Caja Mediterráneo y el acrónimo CAM fueron las marcas comerciales de Caja de Ahorros del Mediterráneo, una de las tres cajas de ahorros de la Comunidad Valenciana existentes antes de la desaparición de Bancaja y de la propia CAM. Fue fundada en 1975, fruto de la integración en distintas etapas de 29 entidades financieras.

Antiguo edificio de la CAM en la av. Óscar Esplá de Alicante.

El 22 de julio de 2011 fue intervenida - nacionalizada- por el Banco de España, que cesó a los administradores de la entidad para auditarla, recapitalizarla y abrir un proceso de subasta para su adjudicación.[1]

El 7 de diciembre de 2011, se anunció la adjudicación de Banco CAM (heredero de los actividad financiera de Caja Mediterráneo (CAM)) a Banco Sabadell por el precio simbólico de un euro tras unas ayudas de 5.249 millones de euros del Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) a través de ampliaciones de capital. En ese montante estaban incluidos los 2.800 millones que se inyectaron a través del FROB y que el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) repuso al Estado. Junto a esta inyección de dinero, el fondo de garantía, que está financiado a través de aportaciones de las propias entidades financieras, concedió a la CAM un esquema de protección de activos. Esta medida supone que el FGD asuma el 80% de las pérdidas derivadas de "una cartera de activos predeterminada" durante los próximos 10 años. Esta cartera agrupará los créditos problemáticos vinculados al sector inmobiliario y los inmuebles canjeados a cambio de deuda impagada.[3]

El 30 de mayo de 2012, la Comisión Europea aprobó la operación y el presidente de Banco Sabadell, Josep Oliu, anunció que el 8 de diciembre la CAM (refiriéndose al Banco CAM) dejaría oficialmente de existir al quedar plenamente integrada en Banco Sabadell.[4]

El 1 de junio de 2012, se produjo el traspaso del 100% de las acciones de Banco CAM por parte del Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) a Banco Sabadell.

Por su parte, Caja Mediterráneo (CAM) quedó transformada automáticamente por mandato legal en fundación de carácter especial, con disolución de todos sus órganos de gobierno y baja en el registro especial de entidades de crédito del Banco de España.[6] como fundación ordinaria.

Historia

1875-1990 Fusión constante de cajas locales

La entidad adopta su actual nombre en 1988, hasta entonces se denominaba Caja de Ahorros de Alicante y Murcia. Posteriormente se han unido a ella la Caja de Ahorros Provincial de Alicante y Valencia (1990) y la Caja General de Ahorros y Monte de Piedad de Torrent (1990).

La Caja de Ahorros de Alicante y Murcia se formó en 1975 por la fusión de:

  • Monte de Piedad y Caja de Ahorros de Alcoy, fundada en 1875
  • la Caja de Ahorros de Nuestra Señora de los Dolores, de Crevillente, en 1903
  • la Caja de Ahorros de Novelda, fundada en 1903;
  • la Caja de Ahorros de Nuestra Señora de Monserrate, de Orihuela, creada en 1906 con el nombre de Caja de Ahorros y Socorros y Monte de Piedad de Nuestra Señora de Monserrate, después de estar funcionando desde 1904 como una oficina dependiente de la institución crevillentina anteriormente citada;
  • y la Caja de Ahorros del Sureste de España, en 1940.
  • Posteriormente, en 1976, se integró la Caja de Ahorros de Alhama de Murcia, que había sido fundada en 1902.

A su vez, la citada Caja de Ahorros del Sureste de España fue creada en 1940 por Antonio Ramos Carratalá,[7] como resultado de la fusión de las Cajas de Ahorros y Montes de Piedad de:

  • Alicante, fundada en 1877 por Eleuterio Maisonnave;
  • Murcia, en 1924;
  • Cartagena, en 1921;
  • Elche, en 1886;
  • Jumilla, en 1893;
  • y Yecla, en 1902;
  • más otra caja de ahorros que en Yecla tenía el Sindicato Católico Agrario, fundada en 1921, a las que se incorporó la Caja Rural de Crédito y Ahorro de Caudete, fundada en 1919.

En los años 90 se produjo la adquisición e integración de las filiales en España del banco italiano Intesa Sanpaolo y del inglés Abbey National Bank.

1999-2010 Presidencia de Vicente Sala

Vicente Sala Belló fue presidente de Caja Mediterráneo desde 1999 hasta junio de 2010, fecha en la que cumplió 70 años -ímite de edad establecido por la Ley Valenciana de Cajas de Ahorro- y le sustituyó Ginés Pérez Ripoll como miembro del consejo.[8]

Cargos de la CAM durante la presidencia de Vicente Sala
  • Vicente Sala - Presidente de CAM.
  • Juan Antonio Gisbert - Director General hasta 2001.
  • Roberto López Abad - Director general desde enero de 2001 hasta noviembre de 2010.
  • María Dolores Amorós Marco - Directora general adjunta desde febrero de 2001.[9]
  • Daniel Gil, director general de Inversiones Inmobiliarias.

El exdirector general de Inversiones Inmobiliarias, Daniel Gil está imputado en el caso Brugal -caso ligado a los negocios inmobiliarios del empresario Enrique Ortiz-; también el expresidente Vicente Sala está acusado por la fiscalía.[10]

2010-2011 Presidencia de Modesto Crespo

Modesto Crespo Martínez -empresario ilicitano de la automoción-[11]

Cargos de la CAM durante la presidencia de Modesto Crespo
  • Modesto Crespo - Presidente de CAM.
  • Roberto López Abad - Director general desde enero de 2001 - tras la salida forzosa de su antecesor -Juan Antonio Gisbert- hasta noviembre de 2010.
  • María Dolores Amorós Marco - Directora general desde noviembre de 2010, en sustitución de López Abad, había sido directora general adjunta desde febrero de 2001.[9]

Intento fallido de Banco Base

El 24 de mayo de 2010, Caja Mediterráneo llegó a un acuerdo con Cajastur, Caja de Extremadura y Caja Cantabria, para la creación de un Sistema Institucional de Protección (SIP), conocido en el sector como fusión fría.[15]

Caja Mediterráneo (CAM) tendría, junto con Cajastur, el mayor peso de la institución con un 40%, cada una. Mientras, Caja de Extremadura tendrá un 11% y Caja Cantabria, un 9%.

En julio de 2010, el Consejo de Administración de Caja Mediterráneo aprobó su integración en dicho SIP, alianza que crearía de la quinta entidad financiera española y la tercera agrupación de cajas. La integración suponía la constitución de una entidad de crédito central cabecera del grupo y el compromiso mutuo de solvencia entre los integrantes del mismo. El nuevo SIP quedó constituido a finales de diciembre de 2010 con el nombre provisional de Banco Base.

El 30 de marzo de 2011, las asambleas de las otras tres cajas votaron en contra de la integración, dado que el contrato de integración incluía una cláusula suspensiva que lo permitía. Para cumplir los requisitos marcados por el Real Decreto 2/2011,[16] que marca un mínimo del 10% de capital principal a las cajas de ahorro, Caja Mediterráneo presentó al Banco de España su plan de recapitalización en el que se solicitaba la aportación de un máximo de 2.800 millones de euros del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB). El Plan fue aceptado por la institución reguladora dada la viabilidad de la entidad. Hay que tener en cuenta que este recurso de capitalización ha sido solicitado por otros 8 grupos financieros españoles, que engloban a 28 cajas de ahorros.

Tras la ruptura del proyecto Banco Base, Caja Mediterráneo creó el Banco CAM a favor del cual segregó su negocio financiero, y estuvo inmersa en un proceso de recapitalización aprobado por el Banco de España y que contemplaba la solicitud de un máximo de 2.800 millones de euros al FROB para cumplir con los requisitos marcados por el Real Decreto 2/2011. Caja Mediterráneo adquirió las participaciones de Banco Base a las otras tres cajas, le cambió el nombre a Banco CAM y trasladó su sede social a Alicante. El Consejo de Administración y la Asamblea General de Caja Mediterráneo votaron a favor de segregar el negocio financiero a favor de Banco CAM, convirtiéndose la propia caja en la única accionista de dicho banco.[17]

2011 Intervención y nacionalización

Desde su intervención el 22 de julio de 2011, la administración correspondió al Banco de España. El FROB envió a José Antonio Iturriaga y Tomás González Peña como administradores -fueron quieren acudieron al rescate de CajaSur-; también fue como interventor el auditor Benicio Herranz.[11]

Los resultados de las pruebas de solvencia, los test de estrés, a los que se sometió la banca europea sacaron a la luz que Caja Maditerráneo tenía unas pérdidas sin declarar en su balance por valor de 4.587 millones de euros.[19]

Caja Mediterráneo arrastraba problemas financieros ocasionados por inversiones importantes en Terra Mítica -proyecto del Gobierno valenciano entonces presidido por Eduardo Zaplana, cuya presidencia duró desde 1995 hasta 2002-, por la compra de deuda de la propia Generalidad y la concesión de créditos en grandes proyectos inmobiliarios. En la Presidencia de la Generalidad Valenciana le siguió José Luis Olivas (2002-2003) y Francisco Camps (2003-2011), todos ellos del Partido Popular.[11] Anteriormente, desde el año 1982 a 1995 fue presidente el socialista Joan Lerma.

En el momento de la nacionalización la CAM manejaba activos por valor de unos 70.000 millones de euros con una red de 1.000 oficinas.[21]

2011-2012 Integración de Banco CAM en Banco Sabadell

El 7 de diciembre de 2011, se anunció la adjudicación de Banco CAM (heredero de la actividad financiera de Caja Mediterráneo (CAM)) a Banco Sabadell por el precio simbólico de un euro tras unas ayudas de 5.249 millones de euros del Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) a través de ampliaciones de capital. En ese montante estaban incluidos los 2.800 millones que se inyectaron a través del FROB y que el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) repuso al Estado. Junto a esta inyección de dinero, el fondo de garantía, que está financiado a través de aportaciones de las propias entidades financieras, concedió a la CAM un esquema de protección de activos. Esta medida supone que el FGD asuma el 80% de las pérdidas derivadas de "una cartera de activos predeterminada" durante los próximos 10 años. Esta cartera agrupará los créditos problemáticos vinculados al sector inmobiliario y los inmuebles canjeados a cambio de deuda impagada.[3]

El 30 de mayo de 2012, la Comisión Europea aprobó la operación de compra de Banco CAM por Banco Sabadell (y el presidente de Banco Sabadell, Josep Oliu, anunció que el próximo 8 de diciembre la CAM (refiriéndose al Banco CAM) dejaría oficialmente de existir al quedar plenamente integrada en Banco Sabadell.[22]

El 1 de junio de 2012, se produjo el traspaso del 100% de las acciones de Banco CAM por parte del Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) a Banco Sabadell.

Las sucursales de Banco CAM pasaron a denominarse SabadellCAM en la Comunidad Valenciana y Murcia, mientras que las que tenía la entidad alicantina fuera de estas comunidades pasaron a integrarse bajo la denominación genérica del grupo Sabadell.[23]

2012-actualidad Transformación en fundación

En diciembre de 2012, Caja Mediterráneo (CAM) quedó transformada automáticamente por mandato legal en fundación de carácter especial, con disolución de todos sus órganos de gobierno y baja en el registro especial de entidades de crédito del Banco de España. Ello se debió a la Ley 9/2012, de 14 de noviembre, de reestructuración y resolución de entidades de crédito, que regula la transformación automática en fundación especial de las cajas de ahorro que no hayan acordado su cambio en el plazo de cinco meses desde que se produjera el hecho determinante de su disolución.

En este sentido, dado que CAM se encontraba en causa legal de transformación desde el 15 de diciembre de 2011, cuando dejó de ostentar participación alguna en la entidad Banco CAM, a la que había segregado su negocio financiero, y al haber transcurrido el citado plazo, por efecto de la citada disposición la antigua caja alicantina quedó transformada "automáticamente" por mandato legal.

A partir de este momento, el Protectorado correspondiente debía nombrar una comisión gestora de la fundación especial a los efectos de aprobar los Estatutos, nombrar al patronato, fijar el régimen que corresponda para la amortización inmediata de las cuotas participativas y adoptar cuantos actos o acuerdos sean necesarios para materializar la transformación.[24]

En febrero de 2013, la Generalidad Valenciana nombró a los responsables de gestionar los auditorios, museos o colecciones que tenía la antigua Caja del Mediterráneo y que Banco Sabadell no asumió; es decir los restos de la antigua Obra Social de la CAM.[25]

Tres meses después de su nombramiento oficial, se constituyó esa gestora, la cual debía redactar unos estatutos para la fundación y proponer su puesta en marcha definitiva. Sin embargo, el gran problema de esta institución era dar una solución final a las cuotas participativas. Estas acciones sin derechos políticos que emitió la antigua caja se quedaron sin valor con la crisis de la entidad, pero no se llegaron a liquidar por el coste social que conllevaba.[26]

El 9 de abril de 2014, se constituyó formalmente la Fundación Caja Mediterráneo.[6]

Other Languages