Caja Castilla-La Mancha

Fundación Bancaria Caja de Ahorros de Castilla La Mancha
Tipo1992-2010: Caja de ahorros
2010-2016: Fundación
2016-actualidad: Fundación bancaria
IndustriaObra social
Fundación1992
SedeC/ Recoletos, 1 45001 Toledo, EspañaFlag of Spain.svg España
PresidenteJosé María San Román Águila[1]

Caja Castilla-La Mancha (Caja de Ahorros de Castilla-La Mancha) o CCM fue una caja de ahorros con sede central en Cuenca. En 2010, Cajastur se hizo con el negocio financiero de Caja Castilla-La Mancha (CCM) a través de su filial Banco Liberta (la cual cambió su denominación a Banco Castilla-La Mancha). Tras el traspaso del negocio financiero de Cajastur a Liberbank, Banco Castilla-La Mancha pasó a ser una filial de Liberbank. La transformación de la Obra Social de la caja dio lugar a la Fundación Caja Castilla La Mancha.[2]

Historia

Oficina de Caja Castilla-La Mancha en Barcelona
Banco de CCM en Hontecillas.

Nació el 26 de junio de 1992 como resultado de la fusión de tres Cajas de Ahorros provinciales: la Caja de Ahorros Provincial de Albacete, la Caja de Ahorros de Cuenca y Ciudad Real y la Caja de Ahorros Provincial de Toledo. Tras la fusión, sólo quedaron dos Cajas de ahorros con sede en la comunidad: la propia Caja Castilla-La Mancha y Caja de Guadalajara. En 1999, se abordó la posible fusión de ambas entidades, sin lograr llegar a un acuerdo.[3]

Desde 1999 hasta su intervención por el Banco de España en marzo de 2009, su presidente fue Juan Pedro Hernández Moltó.[4]

Su red de oficinas estaba extendida principalmente por todas las provincias castellano-manchegas, siendo menor su implantación en la de Guadalajara, que contaba con una caja de ahorros propia. Se encontraba también implantada en otras provincias españolas.

Intervención por el Banco de España

Cuando a finales de 2008 aparecieron los primeros síntomas de crisis en Caja Castilla-La Mancha se intentó su fusión con Ibercaja[6]

El sábado 28 de marzo de 2009, el Banco de España tomó la decisión de intervenir la entidad, cesando a todo su consejo de administración encabezado por Juan Pedro Hernández Moltó, nombrando tres administradores, garantizando los depósitos de la Caja con el Fondo de Garantía de Depósitos y comunicando inmediatamente el hecho al Ministerio de Economía.[9]​ y la profunda crisis inmobiliaria española que se desarrolla desde el año 2008.

Los días 1 y 3 de abril de 2009, Manos Limpias presentó sendas denuncias contra el expresidente de la entidad por presuntos delitos societarios, insolvencia punible, estafa, apropiación indebida, falsedad en documento mercantil y como cooperador necesario de blanqueo y evasión de capitales. Dichas denuncias fueron trasladadas por el Fiscal Jefe de la Audiencia Nacional, Javier Zaragoza, el 13 de abril al Fiscal Anticorrupción[10]​ para que determinase si abría o no diligencias.

El 16 de abril de 2009, fue nombrado Director General Gorka Barrondo Agudín, desde julio de 2007 Subdirector General de Finanzas y de Gestión de Activos en la propia Entidad, en sustitución del cesado Ildefonso Ortega Rodríguez-Arias.[11]

El 4 de mayo de 2009, se presentó a la plantilla como Director General del Grupo Caja Castilla la Mancha Xabier Alkorta Andonegi,[12]​ ex director general de la Kutxa y nombrado a instancias de los Administradores del Banco de España.

El 30 de octubre de 2009, concluía el plazo para que las entidades que optaban a fusionarse con la entidad castellano-manchega presentasen sus propuestas ante el Banco de España,[14]

El 3 de noviembre de 2009, el Banco de España autorizó la "integración parcial" en Cajastur de Caja Castilla-La Mancha (CCM), intervenida desde marzo por el supervisor. La unión de ambas entidades no se realizaría mediante una fusión. Cajastur había buscado una solución alternativa para hacerse con el negocio bancario de CCM de forma indirecta. Banco Liberta, una entidad inactiva de la caja asturiana que contaba con ficha bancaria, absorbió los activos y pasivos bancarios de CCM. Esta entidad tendría su sede en Castilla-La Mancha y sería una filial de Cajastur, que tendría el 75% del capital de esta entidad. A cambio, la entidad asturiana entregaría a una Fundación, que se tenía que crear en Castilla-La Mancha, el 25% de Liberta. El nuevo banco mantendría en sus oficinas el nombre comercial de CCM.[16]

En total, se concedieron tres tipos de ayudas a Caja Castilla-La Mancha (CCM): una inyección de urgencia para mantener viva la entidad tras la intervención de la que se usaron 1.150 millones (el Gobierno puso a su disposición hasta 9.000 millones); 1.300 millones de euros en participaciones preferentes concedidos por el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) (aún no existía el FROB); y 2.475 millones de Esquema de Protección de activos (EPA) sobre el valor de los activos para la ganadora de la puja, en ese caso Cajastur (a lo que hay que añadir otros 350 millones de financiación puente). En total, 5.275 millones de euros.[17]

El 21 de septiembre de 2010, Cajastur se hizo con el control definitivo del negocio financiero de Caja Castilla-La Mancha (CCM) con la elevación a escritura pública y presentación al Registro Mercantil de los acuerdos y contratos de segregación de activos de la entidad manchega e incorporación de todo su negocio financiero (oficinas, marca, clientes, depósitos, créditos y otros productos financieros) al Banco Liberta, filial de Cajastur. Esta entidad, que meses atrás había trasladado su sede Oviedo a Cuenca, elevó ese mismo día a rango público este cambio de domicilio y también la sustitución de su razón social de manera que Banco Liberta, S.A. pasó a regir a todos los efectos como Banco Castilla-La Mancha, S.A.[18]

El 30 de septiembre de 2010, comenzó a operar la nueva entidad.[19]​ nacida de la operación anterior, con el nombre Banco Castilla-La Mancha, aunque manteniendo la marca comercial CCM.

Transformación en fundación

El 30 de septiembre de 2010, la transformación de la Obra Social de la caja dio lugar a la Fundación Caja Castilla La Mancha. Esta fundación es la que asumió la labor de contribuir al desarrollo social, asistencial, cultural, educativo y medioambiental de Castilla-La Mancha que tenía dicha obra social.[2]​ Recibió el 25% del capital de Banco Castilla-La Mancha.

El 25 de septiembre de 2014, el Patronato de la Fundación Caja de Ahorros de Castilla-La Mancha (CCM) aprobó la transformación en fundación bancaria, para así adaptarse a la Ley de Cajas de Ahorros y Fundaciones Bancarias.[20]

El 15 de junio de 2016, se produjo la transformación de la entidad en fundación bancaria.[21]

Other Languages