Cairo (revista)

Este artículo trata sobre la revista española de cómics. Si busca información sobre la capital de Egipto, véase El Cairo

Cairo fue una revista de historietas de periodicidad mensual y luego bimestral, publicada por la editorial Norma, de la que aparecieron 75 números ordinarios (más dos extraordinarios y monográficos) entre 1981 y 1991.[1]

Primera etapa (1981-84)

En su primera etapa (hasta diciembre de 1984; números 1 al 30) fue dirigida por Joan Navarro y mostró una decidida voluntad de renovar la estética de la historieta española sobre el modelo de la llamada línea clara del cómic francobelga. En los primeros números llevaba el subtítulo de "El Neo tebeo".

Fecha Números Título Autoría Procedencia
04/1982- 4- Opium Daniel Torres
1982 6-7[5] Peter Parovic: Sombras El Cubri
1982 7- Cleopatra Mique Beltrán
Roco Vargas Daniel Torres
1982-83 8-14 Fin de semana Ramón de España/ Montesol
11, 13-26, 28 y 29 Absurdus Delirium TP Bigart/ Tha[6] Nueva
1983 12-17 La guerra de las trincheras Jacques Tardi " (À suivre)" (1983)
1983 13-17 La Marca amarilla Edgar P. Jacobs " Tintín" (1953)
16, 18-19, 21, 25 Vidas Ejemplares Montesol[6] Nueva
18 Los garriris Mariscal
19-21 Glen Radar Micharmut[6] Nueva
1984 23-24, 26-29[6] Aventuras de Peter Plumcake Carles Rubio/ Scaramuix Bésame Mucho (1982)[7]
1984 25-26, 28-30 La Lluvia Blanca Pere Joan[6] Nueva
1984 25-26, 28-29 Roberto Ruina Ignacio Molina/ Roger[6] Nueva
1984 25-26, 28-30 Velvet Nights Sento[6] Nueva
1984 26, 28-33, 35-36, 38-43 Las aventuras de Max Fridman Vittorio Giardino Orient Express (1982)
Freddy Lombard Yves Chaland

Participó en ella también Miguel Ángel Gallardo -que al tiempo trabajaba para la revista supuestamente rival, El Víbora-, con su serie paródica Pepito Magefesa. También se publicaron historietas de autores francófonos de estética afín a la línea clara, como Dick Briel, Goffin, Rivière y Flo'ch, entre muchos otros.

En esta primera etapa, Cairo prestó una especial atención a los clásicos del cómic europeo ( Franquin, de quien aparecieron en la revista sus Ideas Negras; Edgar P. Jacobs, del que se publicaron algunas entregas de su clásica serie Blake y Mortimer; o el propio Hergé, al que la revista dedicó un especial en 1983 con motivo de su fallecimiento),[1] sin olvidar a clásicos olvidados de la historieta española como Josep Coll.

Esta primera etapa finalizó en diciembre de 1984 cuando la revista dejó de ser económicamente viable. Los problemas ya habían empezado el año anterior, cuando el número 19 de la revista no pudo salir a la calle a causa de una huelga en los talleres que lo imprimían. Además, algunos intelectuales ( Jordi Bernet, Jesús Blasco, Javier Coma, Juan Cueto, Román Gubern, Víctor Mora, Ricardo Muñoz, Enric Sió, Suay, Maruja Torres y Josep Toutain) publicaron en el diario El País, un "Manifiesto contra la exposición Tintín y Hergé" y por extensión contra la línea clara al que respondieron otros teóricos como Ludolfo Paramio y Juan d'Ors.[8]

En el momento de su desaparición, según afirma los editores (Cairo, nº 75), las ventas habían descendido hasta sólo 6.000 ejemplares de los 20.000 que se imprimían. Para la teórica Francesca Lladó, las razones de su desaparición hay que buscarlas

en el intento de intelectualización por parte del equipo de redacción, quienes insistieron desmesuradamente en una escuela articulada a partir de unos patrones de contenido y unos dibujantes que, lejos de justificar, impusieron por propias convicciones controlando así los gustos del público, quien en principio compraba la revista por simple placer y llegó un momento en que sólo encontraba en ellas absurdas discusiones y continuas referencias a la Línea Clara sin llegar a dar una explicación coherente de ésta.[9]

Gran parte de sus autores y su director colaborarían juntos en una nueva revista: Complot!

Other Languages