Cahiers du Cinéma

Cahiers du cinéma (Cuadernos de cine) es una revista de cine francesa, fundada en 1951 por André Bazin, Jacques Doniol-Valcroze y Joseph-Marie Lo Duca. Supuso el desarrollo de la originaria Revue du Cinéma junto con los miembros de dos cine clubes parisinos: "Objectif 49" (Bresson, Cocteau, Alexandre Astruc, etc.) y el "Ciné-Club du Quartier Latin".

Trayectoria

Suele destacarse como aldabonazo el artículo de 1954 de Truffaut contra el cine de 'qualité française' (una "calidad francesa" basada no en la renovación de la mirada), simultaneado por la defensa de ciertos filmes de Hollywood y el estudio de directores estadounidenses como verdaderos 'autores': Alfred Hitchcock y Howard Hawks, en primer lugar (pues eran hitchcock-hawksianos), luego de Nicholas Ray y Fritz Lang o más tarde de Robert Aldrich. Por otro lado, Cahiers du Cinema defendió a Jean Renoir, especialmente, a Max Ophüls, Roberto Rossellini y Kenji Mizoguchi.

Inicialmente, tuvo como editor a Éric Rohmer (Maurice Scherer), y se incluyeron entre sus colaboradores -gracias al empuje de André Bazin- a Luc Moullet, Jacques Rivette, Jean-Luc Godard, Claude Chabrol y François Truffaut. Estuvo ligada en consecuencia a La Nouvelle vague, que renovó por completo el cine francés, y por efecto de éste influyó en el cine europeo y una parte del estadounidense, en cuyos clásicos se había formado. Pero esa relación fue irregular: no surgió un apoyo decicido al nuevo cine en el primer momento, pese a los éxitos de público de Truffaut, Chabrol y Godard en 1959 (con unos 400.000 espectadores), y al aumento entonces de la tirada a 12.000 ejemplares.[1]

Así que no se publicitó el trabajo en amrch del joven cine, pues Rohmer prefería una revista de cinéfilos, lo que produjo un hondo conflicto.[3]

Rivette se interesó por las nuevas ediciones de ensayo accesibles en bolsillo; por el teatro de Brecht; por la pintura americana (Pollock, Rothko, Ernst, Dubuffet); por Sur Racine de Barthes —y otras de obras, como Ensayos críticos[5] Y sobre todo surge un consejo de redacción (frente al personalismo rohmeriano), que luchará contra fetichsimos cinéfilos del pasado. Asimismo se citará a Blanchot, Klosowski, Genette, Satorobisnki, Bataille o Marthe Robert, al Nouveau roman.

La revista, pues, dada la formación de sus protagonistas, ha sido eco de varias presencias intelectuales de la segunda mitad del siglo XX, con muchas variantes: Sartre y existencialismo, Brecht, estructuralismo, posestructuralismo, nueva mirada anticolonial, posmodernismo.

El modernismo de los sesenta pasó a radicalizarse en 1970 (incluso hasta mediados de la década tuvo peso el maoísmo, como sucedió en parte de la cultura francesa). Pronto cambió con una serie de figuras de valía y ampliamente formadas, como Serge Daney, Serge Toubiana, Thierry Jousse, Antoine de Baecque y Charles Tesson. En ese momento se defendió otro cine nada tradicional como el del francés Maurice Pialat, o el de figuras dispares como Manoel de Oliveira, Raoul Ruiz, Hou Hsiao-Hsien o Youssef Chahine.

A finales del siglo XX se produjo un cambio económico importante; también de formato (que dejó de lado los cuadernos amarillos de antaño, tan famosos). Editions de l'Etoile, responsable de los Cahiers du Cinéma desde 1964, fue adquirido, en 1998, por el grupo del diario Le Monde, que tomó además el control de la revista en 2003, con Jean-Michel Frodon como responsable de la edición. Pero no duró mucho, pues Cahiers fue adquirido por el grupo Phaidon Press —dedicado a las artes visuales—, en febrero de 2009, y la dirección pasó en julio de ese año a manos de Stéphane Delorme.

Other Languages