Caere

Sarcófago de los esposos, terracota policromada, circa 520–510 a. C. Procedente de la Necrópolis de la Banditaccia de Caere ( Museo del Louvre).

Caere ( griego antiguo Agilla/Άγυλλα)[3] fue una antigua ciudad de Etruria, a poca distancia de la costa del mar Tirreno, junto a un río llamado Caeretanus Amnis (actual Vaccina) a menos de 50 km de Roma. Hoy es la ciudad de Cerveteri.

El territorio de la Caere independiente se extendía al sur, hasta el Tíber o cerca de este río, y limitaba con los territorios de Veyes ( latín Veii) al este, y Tarquinia (Tarquinii) al norte. Al oeste tenía el mar y en la costa estaba su puerto, Pirgi. Probablemente Alsium era una ciudad dependiente. Artena estaba próxima al territorio de Veyes, pero parece claro que pertenecía a Caere. Por la parte de la costa era cruzada por la Vía Aurelia, que seguramente tenía una ramal que se desviaba hasta la ciudad. Otra vía llevaba de la ciudad a la Vía Clodia.

Historia

Mapa con la situación de Caere y otras ciudades etruscas.

Orígenes

Sus orígenes están envueltos en el mito. Dionisio de Halicarnaso menciona Caere entre las ciudades que como Pisa, Saturnia y Also habrían sido tomadas por los pelasgos, aliados de los aborígenes, a los sículos o sicanos.[5]

La ciudad fue fundada por los etruscos, quizá sobre una ciudad anterior. Fueron los etruscos quienes le dieron el nombre, que derivaría, según Estrabón del griego antiguo chaîre/kaire (khire o kairea), un grito de saludo a los invasores,[9]

Siglos IX al VII a. C.

Urnas cinerarias villanovianas (s. IX-VIII a. C.).
Museo Guarnacci ( Volterra).

Data probablemente de mediados del siglo IX a. C., es decir del periodo villanoviano, como han puesto de relieve algunas investigaciones arqueológicas, que han revelado la presencia de una ocupación estable de la zona con asentamientos (un poblado urbano modesto), y necrópolis etruscas, con tumbas de fosa para la cremación y para la inhumación.[10]

Caere, como la gran mayoría de las ciudades etruscas, surgió de un asentamiento que pertenecía al área de influencia de la cultura de Villanova. En la península itálica la transición entre la Edad del Bronce y la del Hierro se caracteriza significativamente por la evolución de los enterramientos de inhumación, típicos de la cultura apenínica, a la progresiva implantación de la cremación, particularmente en las zonas que se adscriben a la cultura protovillanoviana y, más al norte, a las culturas de Golasecca y del Este.[13]

Escalera de acceso vista desde el interior de una tumba de cámara de la Necrópolis de la Banditaccia.

A finales del siglo VIII a. C., es cuando el poder de Caere comienza a destacar, sobre todo a costa de sus vecinas Tarquinia y Veyes, que junto con Vulci eran hasta entonces los centros predominantes de la Etruria meridional. Periodo de gran desarrollo que culmina a inicios del siglo VII a. C.[18]

Del crecimiento económico de Caere, son testimonio las importaciones de objetos preciosos y de prestigio de Oriente Próximo (en el periodo orientalizante).[4]

Euritión y Heracles en un simposio. Crátera de columnas corintia denominada Crátera de Éurito, circa 600 a. C.

También al siglo VII a. C. corresponde la llegada a Caere de ceramistas griegos, probablemente eubeos o cumanos y posteriormente corintios, que trabajaban en la tradición del modelo tardogeométrico y de los que en algunos casos, como el de Aristónoto de Calcis,[21]

Siglo VI a. C.

Túmulos.

En el siglo VI a. C. los grandes túmulos, con excepciones como el Túmulo Polícromo, son sustituidos por tumbas en forma de cubo de un modelo casi estandarizado, en las que las ofrendas fúnebres son bastante menos lujosas que en el siglo anterior.[26]

En el siglo VI a. C., las poderosas familias aristocráticas agileo-ceretanas que habían iniciado su expansión en el mar, encuentran en los cartagineses a los mejores aliados para frenar la intensa actividad griega en la costa tirrénica, de la que distaba 6 km Agila y dominaba alguna zona de dicho litoral.[29]

Cuando Roma fue atacada por los galos, los romanos enviaron a Caere sus pertenencias más apreciadas de carácter religioso. Eso sugiere unas relaciones entre ambas ciudades ya establecidas de antes que se caracterizaron durante largo tiempo por un espíritu de alianza y colaboración. Ya en la época de los reyes, Caere estuvo en guerra con Tarquinio el Viejo ( 616578 a. C.), que les derrotó y saqueó su territorio; muerto Tarquinio, la ciudad de Caere se alió con Veyes y Tarquinia contra Servio Tulio.

En 509  a. C., tras el derrocamiento de la monarquía romana, el rey Lucio Tarquino el Soberbio y sus dos hijos mayores Tito Tarquinio y Arrunte se exiliaron en Caere.[30] Más tarde, Caere ayudó a Roma contra los galos y ambas ciudades firmaron un tratado definido por Tito Livio como de «hospitalidad oficial» (ut hospitium publice fieret).

En una calle que partía de Caere, datable hacia finales del sigo VI a. C., aún quedan los surcos de las ruedas de los carros sobre el empedrado. Esta calle sinuosa e irregular, que se adentra en la necrópolis, flanqueada por túmulos y monumentos funerarios de tamaños y épocas distintas, fue racionalizada en cierto modo mediante un trazado ortogonal. Se ha hallado un cruce de calles que interseccionan en ángulo recto. A estas calles van a dar unas tumbas que presentan una fachada y una planta exactamente iguales. La planta está constituida por una habitación principal y, en ocasiones, una pequeña cella lateral.[31]

En las láminas de Pirgi aparece Thefarie Velianas al frente del gobierno de Caere en los últimos años de este siglo.

Siglos V y IV a. C.

La riqueza de Caere sufrió un serio revés en el transcurso del siglo V a. C., cuando el mundo etrusco entró en crisis por factores de índole política, social y bélica. En 474 a. C. Hierón I, tirano de Siracusa derrotó a la flota etrusca en las aguas de Cumas, cortando las posibilidades de comunicación entre la Etruria campana con la central y la toscana.

La ciudad fue atacada por Dionisio I de Siracusa ( c. 430- 367 a. C.), quien asoló las costas de Toscana con el objetivo de liquidar la piratería practicada por las ciudades tirrenas (etruscas). Dionisio desembarcó en Pirgi, el puerto de Agila, y saqueó el templo de Lucina donde hizo un gran botín; también saqueó el territorio de los alrededores.

Caere y Roma estuvieron vinculadas por un tratado de hospitalidad después de que se refugiasen en aquella los sacerdotes y vestales romanos durante la invasión gala de 390 a. C.[34]

Sin embargo, cuando Caere asumió una actitud favorable a Tarquinia en la guerra que esta mantuvo contra Roma,[36] o a cambio de la cesión de la mitad del territorio según Dion Casio. Parece que fue por esta época que recibió la ciudadanía romana, pero sin derecho de sufragio y la expresión «in tabulas Caeritum referre» era equivalente a una ciudadanía limitada (civitas sine suffragio). En todo caso fue la primera en recibir este estátus que los romanos ofrecieron muy limitadamente, y que parece que se consideró un honor cuando otras veces fue la imposición a consecuencia de una derrota.

Del siglo III a. C. al final de la República romana

El desarrollo y la expansión económica de los que disfrutaba Caere desde mediados del siglo IV a. C. terminaron en torno al 273 a. C. cuando se rebeló frente a Roma:[37]

En la segunda guerra púnica fue una de las ciudades etruscas que proveyeron suministros a Publio Cornelio Escipión, y se supone que en aquel tiempo aún era nominalmente independiente. Fue en esta época cuando las relaciones de Roma y de las ciudades de Etruria se reajustaron y estas se convirtieron en territorio romano.

Una vez perdida toda importancia política, Caere se convirtió en un pequeño municipio romano. Durante el resto de la República romana la ciudad entró en decadencia. En época julio-claudia se construyó el teatro y el Cesareón, de donde proceden estatuas de la familia imperial y el llamado trono de Claudio, en el que aparecen las personificaciones de Caere y de otras ciudades etruscas.[32] Estrabón ( siglo I a. C.- siglo I), dice que en sus tiempos era una ciudad insignificante que sólo tenía vestigios de una grandeza anterior, y que la vecina ciudad de Aquae Caeretanae (Bagni del Sasso), donde estaban los baños, tenía más habitantes que la ciudad antigua.

Imperio romano y siglos posteriores

Durante el Imperio romano se recuperó ligeramente y fue municipio desde Augusto hasta Trajano. A continuación se empobreció rápidamente, hasta que el paludismo y las invasiones bárbaras obligaron a los ceretanos a refugiarse en el interior.[32]

Continuó existiendo y en el siglo IV fue sede de un obispado y subsistió hasta el siglo XIII, en que la mayoría de la población, debido a las incursiones sarracenas,[32] se trasladó a un nuevo emplazamiento que se llamó Ceri y el emplazamiento de la ciudad antigua, abandonada, fue conocido como Caere Vetus o Cerveteri, nombre que aún se conserva y cerca de la cual, en el monte llamado Banditaccia, se ven aún restos de la necrópolis y en la ciudad misma algunos restos de la muralla. En la necrópolis se han hallado algunas tumbas importantes y muchos objetos etruscos, griegos y romanos.

Other Languages
català: Caere
čeština: Caere
Deutsch: Caere
English: Caere
suomi: Caere
français: Chisra
עברית: קאיריטים
Nederlands: Caere
norsk bokmål: Caere
português: Care
srpskohrvatski / српскохрватски: Caere
українська: Цере