Cadena de Prensa del Movimiento

Sede del diario Arriba en Madrid, que constituyó el medio más emblemático de la prensa del «Movimiento».

La Cadena de Prensa del «Movimiento»[2]​ Todos estos bienes pasaron a formar parte del patrimonio de la Delegación Nacional de Prensa y Propaganda de FET y de las JONS, que pasó a controlar más de cuarenta diarios.

La prensa del movimiento constituyó un importante elemento propagandístico para el Régimen franquista.[3]

Tras la muerte de Franco y el desmontaje de la dictadura, durante la Transición el grupo fue renombrado como Medios de Comunicación Social del Estado (MCSE). Este organismo sobrevivió durante algunos años hasta ser disuelto por ley.[4]​ El desmantelamiento de la antigua Prensa del Movimiento continuó hasta 1984, con su liquidación definitiva.

Historia

Nacimiento y consolidación

Tras el estallido de la Guerra Civil Española, las fuerzas del Bando sublevado se habían hecho control de numerosos diarios, editoriales y rotativas pertenecientes a aquellos que eran considerados enemigos. Todos estas publicaciones —así como imprentas, rotativas y emisoras de radio— pasaron a quedar bajo control de la Delegación Nacional de Prensa y Propaganda.[8]

Esto supuso el nacimiento de lo que habría de ser conocido como «prensa del Movimiento».[13]

La cadena de Prensa del Movimiento constituyó el grupo empresarial más importante del Estado franquista.[14]

El 28 de enero de 1947, Sociedad Editora Universal —antigua propietaria de los periódicos Heraldo de Madrid y El Liberal, de Madrid; El Liberal, de Sevilla; El Liberal, de Murcia, y El Defensor, de Granada— formuló a FET y de las JONS un requerimiento notarial exigiéndole la devolución de sus bienes, pero la petición no llegaría a nada.[15]

Los diarios de la cadena de prensa del movimiento compartían parte de su material entre ellos. Un ejemplo de esto fue el suplemento infantil "La hora del recreo" del diario Levante, cuyo éxito en ventas llevó a que fuera adquirido por otros 14 diarios del grupo periodístico.[18]

A mediados de la década de 1950 la influencia de la Prensa del Movimiento tenía un enorme peso: en 1956, de los 104 diarios publicados en la España metropolitana y en las colonias, 38 pertenecían al Movimiento, lo que suponía que un 32% de la prensa española estaba en manos del partido único.[19]

A lo largo de su historia el grupo periodístico tuvo problemas económicos, especialmente por falta rentabilidad. En la dirección y administración de estas publicaciones solían premiar criterios de carácter político y no criterios económicos. Sus últimos años supusieron una sangría a las arcas públicas. Desde 1966 a 1970 los beneficios cayeron desde los 44 547 529 pesetas hasta los 5 443 134.[24]

Últimos años

Tras la muerte de Franco y encarando un futuro incierto, durante el tardofranquismo el grupo sufrió varios cambios. En abril de 1977 tanto FET y de las JONS como la Delegación Nacional de Prensa y Propaganda fueron disueltos por el gobierno de Adolfo Suárez.[30]

Other Languages