Cañada de Gómez

Cañada de Gómez
Ciudad y municipio
Flagofcdadegomez.jpg
Bandera
88x88px
Escudo
Cañada de Gómez ubicada en Provincia de Santa Fe
Cañada de Gómez
Cañada de Gómez
Localización de Cañada de Gómez en Provincia de Santa Fe
Municipio de Cañada de Gomez.jpg
Ubicación de Cañada de Gómez
Coordenadas32°49′00″S 61°24′00″O / 32°49′00″S 61°24′00″O / -61.4
EntidadCiudad y municipio
 • PaísBandera de Argentina Argentina
 • ProvinciaBandera de Provincia de Santa Fe Santa Fe
 • DepartamentoIriondo
IntendentaStella Maris Clérici (PJ-FpV)
Eventos históricos 
 • Fundación1750
Superficie 
 • Total1329 km²
Altitud 
 • Media89 m s. n. m.
Población 
 • Total40 000 hab.
Gentiliciocañadense
Huso horarioUTC−3
Código postalS2500
Prefijo telefónico3471
Sitio web oficial
[editar datos en Wikidata]

Cañada de Gómez es una ciudad ubicada en la región sur de la Provincia de Santa Fe, República Argentina. Es la cabecera del Departamento Iriondo. Se encuentra en el km 365 de la Autopista Rosario - Córdoba, a 75 km al noroeste de la ciudad de Rosario y a 200 km de la ciudad de Santa Fe. Linda con las ciudades de Armstrong, Correa y Villa Eloísa. Su población se estima en unos 40.000 habitantes.

Historia

Fundada en 1750 era, en principio, una estancia que pertenecía al capitán Miguel Gómez. El 22 de noviembre de 1861 se libró la "matanza de Cañada de Gómez" donde el ejército de Buenos Aires a las órdenes del uruguayo Venancio Flores venció a la Confederación Argentina que comandaba Benjamín Virasoro. Hubo 190 muertos y 144 prisioneros. En 1819, los descendientes de Gómez, miembros del Partido Unitario, en conflicto con el Gobernador federal de Santa Fe, Estanislao López, se vieron en la obligación de emigrar a la provincia de Buenos Aires, después de que este último confiscara sus tierras. Fue declarada pueblo en 1884 y ciudad el 7 de octubre de 1922, asumiendo el cargo de primer Intendente el Dr. Ricardo Andino.

Se la conoce por el nombre de «La Capital del Mueble», porque a mediados del siglo XX tenía muchas fábricas de muebles. En los años noventa casi todas las fábricas tuvieron que cerrar debido a la importación de productos desde el extranjero.