CONICET

Consejo Nacional de Investigaciones Técnicas
Conicet Logo con letras.png

Información general
AcrónimoCONICET
TipoEnte Autárquico
Fundación5 de febrero de 1958 (60 años)
JurisdicciónNacional
PaísArgentinaFlag of Argentina.svg Argentina
SedeGodoy Cruz 2290, Buenos Aires
Organización
PresidenteAlejandro Ceccatto [1]
Dependiente deSecretaría de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva
Entidad superiorMinisterio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva
DependenciasGerencia de Asuntos Legales
Gerencia de Evaluación y Planificación
Gerencia de Desarrollo Científico y Tecnológico
Gerencia de Recursos Humanos
Gerencia de Organización y Sistemas
Gerencia de Administración
Centro Austral de Investigaciones Científicas
Empleados13.393 (2018)
Presupuesto anual12.904.996.000 de $ (2018)[2]
Histórico
CONITYCActual
Sitio web

El Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) es un ente autárquico dependiente del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de Argentina, destinado a promover el desarrollo de la ciencia y la tecnología en ese país. Es la institución científica más importante del país y de Latinoamérica según el SCImago Journal Rank,[5]​ El (CONICET) se compone de más de 400 establecimientos entre Centros de Investigación, Laboratorios e Institutos.

Historia

El CONITYC

El 17 de mayo de 1951 durante el primer gobierno de Juan Domingo Perón se creó el COor decreto 9695 de 1951, la estructura integraba y perfeccionaba a otros organismos creados con anterioridad por el mismo gobierno, cuya implementación estaba ligada a las necesidades del primer plan quinquenal. El objetivo del organismo era propender a la investigación y a la formación de científicos y técnicos que colaboraran con el desarrollo argentino en todas las áreas de acuerdo a lo establecido por el artículo 37[8]

En su primera etapa el CONITYC congregó a importantes científicos, como el físico José Balseiro, Enrique Gaviola, el ingeniero nuclear Otto Gamba y el astrónomo Juan Bussolini (ver Proyecto Huemul)[11]

Este organismo fue desmantelado tras la autodenominada Revolución Libertadora que derrocó a Perón en 1955.[12]

Refundación

El CONICET fue refundado el 5 de febrero de 1958, bajo la dirección de Bernardo Houssay, Premio Nobel de Medicina, durante el gobierno de facto del general Pedro Eugenio Aramburu. El segundo CONICET, durante el gobierno de Frondizi, en 1960 introdujo las figuras del Investigador y el Profesional de Apoyo, ambos de carrera, disponiendo el financiamiento de la investigación para permitir que los científicos pudieran dedicarse de forma permanente y completa a lo que decenios más tarde se conocería como I+D. Junto con ello, se definió un programa nacional de becas para la investigación y otro de subsidios para la investigación privada.

Descentralización

Además, el CONICET desarrolló convenios con los gobiernos provinciales, las entidades académicas y el sector privado para dar origen a centros de investigación especializados; tras la restauración de la democracia y a partir del gobierno de Arturo Frondizi se crearían, entre otros, el Centro Experimental de la Vivienda Económica en Córdoba, el Centro de Investigación y Desarrollo en Tecnología de Pinturas en La Plata, el Instituto Nacional de Limnología en la provincia de Santa Fe, el Instituto de Desarrollo Tecnológico para la Industria Química en Santa Fe, la Planta Piloto de Ingeniería Química en Bahía Blanca y el Centro Nacional de Radiación Cósmica, que eventualmente se reestructuraría como Instituto de Astronomía y Física del Espacio localizado en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

A partir de los años 1970 el CONICET comenzó el desarrollo de centros regionales que proporcionarían la infraestructura necesaria para la creación de laboratorios e institutos de investigación adaptados a las necesidades prácticas y las condiciones naturales de las distintas regiones. Los CC.RR. estaban orientados también a garantizar la formación de investigadores y la transferencia localizada de conocimientos. Con el objetivo de evitar la concentración de investigadores en las grandes ciudades, se crearon CC.RR. en varios puntos del país, entre ellos Rosario, Mendoza, La Plata, Bahía Blanca, Puerto Madryn y Ushuaia.