César debe morir

César debe morir (italiano: Cesare deve morire) es una película italiana de 2012, dirigida por Paolo y Vittorio Taviani. Filmada en blanco y negro, está protagonizada por actores no profesionales, convictos de un penal de Roma.[1]

Recibió el Oso de oro en el 62 Festival Internacional de Cine de Berlín y el David de Donatello a Mejor Película, entre otros premios.[3]

Sinopsis

La película comienza en la cárcel de Rebibbia, en Roma, donde un grupo de presos está representando Julio César, de Shakespeare. A continuación retrocede seis meses en el tiempo, y muestra el proceso de ensayos.

Other Languages