Cámara de Comptos de Navarra

Cámara de Comptos de Navarra
Bien de Interés Cultural
Patrimonio histórico de España
Camaracomptos.JPG
El edificio Gótico donde se encuentra la Cámara de Comptos de Navarra.
Declaración 16 de enero de 1868
Figura de protección Monumento
Código RI-51-0000008[1]
Ubicación Pamplona,
Bandera de Navarra.svg  Navarra,
Flag of Spain.svg  España
[ editar datos en Wikidata]
Caminos de Santiago de Compostela: Camino Francés y Caminos del Norte de España (Cámara de Comptos de Navarra)
UNESCO logo.svg Welterbe.svg
Patrimonio de la Humanidad de la Unesco

Comptos ganbera patioa Iruñea 2011.JPG
Patio y arco de entrada de la Cámara de Comptos.

EspañaLoc.svg
Cámara de Comptos de Navarra

País Flag of Spain.svg  España
Tipo Cultural
Criterios ii, iv, vi
N.° identificación 669-183
Región Europa
Año de inscripción 1993 (XVII sesión)
[ editar datos en Wikidata]

La Cámara de Comptos de Navarra (en euskera, Nafarroako Kontuen Ganbera) es el organismo encargado de fiscalizar la gestión económica y financiera del sector público de la Comunidad Foral de Navarra.

Es el tribunal de cuentas más antiguo de España.

Historia

Precedentes

Con anterioridad a su constitución oficial el Reino de Navarra ya contaba con " Oidores" y "Maestros de Comptos" que controlaban, de forma esporádica, el estado de las finanzas reales. Entre los años 1274 y 1328 Navarra careció de rey privativo y fue gobernada por monarcas franceses, país donde ya existían instituciones dedicadas al control del gasto público.

Según la historiadora María Puy Huici Goñi, en su libro "La Cámara de Comptos de Navarra entre 1328 y 1512", el primer libro de Comptos data de 1258, lo que demuestra que antes de la Ordenanza del rey Carlos II ya existía un cierto control de los bienes reales.

Constitución

Durante el reinado de Carlos II el Reino de Navarra atravesó una delicada situación económica debido al gasto originado en las guerras contra castellanos, aragoneses, ingleses y franceses. El difícil momento de la Hacienda del Reino hizo que Carlos II quisiera reforzar el control de las finanzas reales mediante un órgano permanente al que otorgó un gran poder.

Así, en 1365, a través de una Ordenanza dictada por el rey Carlos II, se reorganizó estableciéndola como tribunal permanente[2]​.

Organización inicial

La Ordenanza señala que la institución queda integrada por cuatro Oidores Generales de Cuentas, que deben ser "hombres bonos e suficientes", y dos clérigos que desempeñaban labores de notarios.

Junto a ellos aparecen las figura del Portero y de los Oficiales Reales, quienes tenían por misión ejecutar las órdenes de oidores y clérigos.

En un principio el depósito del archivo de la tesorería esta en el Castillo de Tiebas, con parte del archivo real y el archivo de la cancillería[2]

Atribuciones iniciales

  • Oír —de ahí su nombre de Oidores— la rendición de cuentas de quienes recaudaban en nombre del Rey.
  • Administrar los derechos del Rey y
  • Aconsejar en materia de finanzas reales.

«Tenían la facultad de examinar las cuentas pasadas, presentes y futuras, asignándoles jurisdicción sobre todos los oficiales reales en materia fiscal, financiera y patrimoniales» (Archivo General de Navarra AGN, Sección Comptos, Papeles Sueltos, legajo 4, carpeta 1)[2]

La Cámara de Comptos fue asumiendo otras funciones por encargo de los monarcas, debido seguramente al prestigio de la Institución. Así, asumió enseguida el carácter de Tribunal de Hacienda por lo que pasó a llamarse Tribunal de la Cámara de Comptos.

Le fue encomendada, también, la labor de dirigir la recaudación de impuestos, indicando las cantidades a recaudar y los plazos. Sus funcionarios certificaban la calidad, peso y otras características que debía poseer la moneda navarra, que se acuñaba en la sede de la Cámara de Comptos.

Además, en la Cámara juraban sus cargos oficiales reales, señores feudales, caballeros y soldados.

Archivo

Sus libros y documentos constituyen la mejor fuente de información en Europa sobre la Baja Edad Media y permiten conocer no solamente el funcionamiento del órgano fiscalizador sino también otros aspectos del Reino de Navarra.

En la actualidad dicho archivo forma parte del Archivo General de Navarra.

La abolición

Tras su constitución la Cámara de Comptos fue ganando importancia dentro de la estructura política del Reino, pues solamente tenía por encima al Consejo y al Rey e incluso hubo momentos en los que algunos Oidores formaban parte del Consejo.

En los siglos XIV y XV la Cámara de Comptos gozó de una gran importancia y prestigio por sus competencias, profesionalidad e independencia.

En 1512 Navarra fue conquistada y quedó anexionada a Castilla y comenzaron los intentos de suprimir la Cámara de Comptos, auspiciados por el Virrey y apoyados algunas veces por las Cortes. La mitad de sus miembros serían castellanos.[4]

La ciudad de Pamplona se opuso de forma enérgica a todos los intentos de hacerla desaparecer y el órgano fiscalizador pudo seguir funcionando durante los siglos XVI y XVII.

En el siglo XIX, coincidiendo con una época de gran centralismo, hubo nuevos intentos por hacerla desaparecer, intentos que culminaron con el Real Decreto de 18 de marzo de 1836, que ordenaba el fin de la actividad de la institución.

La Ley Paccionada de 1841, que convirtió al Reino en provincia española con cierto grado de autonomía, confirmó la supresión de la Cámara de Comptos.

Restauración

Con la creación del Parlamento de Navarra en 1979 se vuelve a crear, como órgano dependiente del mismo, la Cámara de Comptos. Su puesta en marcha efectiva tiene lugar en 1981 tras la elección como presidente de Mariano Zufía Urrizalqui. La Ley Orgánica de Reintegración y Amejoramiento del Régimen Foral de Navarra ratifica su papel como órgano fiscalizador de cuentas.

El " Amejoramiento" hace depender a la Cámara del Parlamento Foral de Navarra y su regulación actual se define en la Ley Foral 19/1984, de la Cámara de Comptos.