Buenaventura Durruti

Buenaventura Durruti
Buenaventura Durruti.jpg
Información personal
Nacimiento 14 de julio de 1896
León, España
Fallecimiento 20 de noviembre de 1936 (40 años)
Madrid, España
Lugar de sepultura Cementerio de Montjuic Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Española Ver y modificar los datos en Wikidata
Lengua materna Español Ver y modificar los datos en Wikidata
Religión Ateísmo Ver y modificar los datos en Wikidata
Otras afiliaciones políticas CNT
FAI
Familia
Hijos Colette Durruti
Información profesional
Ocupación Mecánico
Participó en Guerra Civil Española Ver y modificar los datos en Wikidata
Miembro de
Firma Firma Durruti.jpg
[ editar datos en Wikidata]

José Buenaventura Durruti Dumange ( León, 14 de julio de 1896Madrid, 20 de noviembre de 1936)[1] fue un sindicalista y revolucionario anarquista español.

Durruti fue una de las figuras más relevantes del anarquismo español y de su organización sindical CNT. Falleció a comienzos de la Guerra Civil Española luchando en el bando republicano al frente de una formación de milicianos conocida en su nombre como columna Durruti.

Biografía

Primeros años

Durruti nace en León, el catorce de julio de 1896, siendo el segundo de los ocho hijos[3]

En 1910, a los catorce años, abandona los estudios y entra como aprendiz de mecánico en el taller de Melchor Martínez, un socialista que tenía en León cierta fama de revolucionario.[6] En 1913, siendo ya tornero de segunda clase, se afilia a la Unión de Metalúrgicos, asociación adscrita a la Unión General de Trabajadores, pero poco tiempo después comenzaría su desencanto ante los consejos de moderación de los dirigentes durante las reuniones celebradas.

La neutralidad española durante la Primera Guerra Mundial impulsa la industria y economía españolas, ya que ambos bandos recurren a España para obtener materias primas y productos manufacturados. El trabajo en las minas aumenta y envían a Durruti junto con otros obreros a la localidad de Matallana para instalar lavadoras mecánicas. Allí los mineros declaran una huelga ante los malos tratos recibidos de uno de los ingenieros, exigiendo su destitución; para apoyarlos, Durruti se niega a continuar los montajes mientras continúe el paro de los mineros, gracias a lo cual se traslada finalmente al ingeniero. A su regreso a León, Mijé le llama la atención por lo sucedido y le advierte de que la guardia civil se interesaba por él, los dirigentes de la Unión Metalúrgica lo amonestan por su conducta, y su antiguo maestro, Melchor Martínez, le aconseja que emigre ante la actitud de las autoridades.[7]

Su padre le consigue una plaza como mecánico ajustador en la Compañía Ferroviaria del Norte y decide aceptar. En estas circunstancias le sorprende la huelga general revolucionaria de 1917. Por la rebeldía demostrada durante dicha huelga, Durruti pierde su puesto de trabajo en la Compañía Ferroviaria; además, la Junta Directiva de la Unión Ferroviaria (perteneciente a la UGT), de la que era afiliado, expulsa al grupo de jóvenes que había ejercido mayor resistencia durante la huelga, incluyéndolo a él, por defender posiciones revolucionarias y alegando indisciplina.

Tras estos hechos, se refugia brevemente en Gijón y luego pasa la frontera a Francia, huyendo del servicio militar. Allí permanece de diciembre de 1917 a enero de 1919, mientas continúa en contacto con militantes leoneses. De vuelta a España, se afilia a la Confederación Nacional del Trabajo tras instalarse en La Felguera, donde existía un gran número de obreros metalúrgicos y el anarcosindicalismo tenía gran influencia.

Sospechoso por sus actividades revolucionarias, la guardia civil lo detiene y lo envía a La Coruña, y de allí a San Sebastián al descubrirse su deserción del ejército. En el Consejo de Guerra alegó tener una hernia para ganar tiempo y poder fugarse, tras advertir a su hermana Rosa para que obtuviera ayuda de sus amigos de León. En junio, se exilia de nuevo en Francia, instalándose en París y trabajando en los talleres de Renault. Continúa recibiendo información sobre los acuerdos tomados por grupos anarquistas españoles, y la decisión de la CNT de adherirse a la III Internacional (a cuyo II Congreso en Moscú fue enviado como delegado Ángel Pestaña). Estas noticias lo animan a regresar a España en 1920.

Se traslada en 1920 a Barcelona, donde se afilia a la CNT. En 1922 forma junto con Juan García Oliver, Francisco Ascaso y Ricardo Sanz el grupo « Los Solidarios», con el que perpetra un atraco al Banco de España de Gijón en 1923. Se le imputa también el asesinato del cardenal Juan Soldevila y Romero de Zaragoza. Tiene que huir a Argentina y luego a Chile, donde, junto a compañeros anarquistas, lleva a cabo el primer asalto bancario en la historia de ese país. El atraco es parte de una campaña para reunir recursos y liberar a compañeros que se encuentran encarcelados en España. Continua luego su paso por otros países latinoamericanos y europeos. En Francia lo encarcelan junto a Francisco Ascaso y Gregorio Jover por participar en actividades revolucionarias en España, por lo cual comienza una gran campaña internacional a favor de su amnistía que concluye con la liberación de los tres presos anarquistas.

En 1931 vuelve a España, y se integra en el sector faísta (próximo a la FAI) de la CNT —beligerante con la II República— y toma parte en las insurrecciones de Figols 1932 y 1933. A consecuencia de ello, el gobierno republicano lo deporta como preso preventivo junto a otros anarcosindicalistas a Guinea Ecuatorial y Canarias, en el barco mercante Buenos Aires.

Durante todo el periodo republicano participa activamente en huelgas, mítines y conferencias por todo el territorio nacional, pasando numerosas veces por la cárcel.

Su actuación en la Guerra Civil Española

Durruti en 1936.

Al estallar la Guerra Civil en 1936 es uno de los principales protagonistas de los sucesos revolucionarios de julio, formando parte del grupo «Nosotros» (sucesores de «Los Solidarios») y de la dirección en la defensa de la ciudad de Barcelona, donde fallece su compañero Francisco Ascaso en los enfrentamientos callejeros con los sublevados. El 20 de julio, ya derrotado el alzamiento en Barcelona y siendo la CNT la dueña de la situación, sobre todo tras apoderarse del parque de Artillería de San Andrés, sus principales dirigentes se entrevistan con el presidente de la Generalidad catalana, Lluís Companys. En una segunda entrevista al día siguiente, después del pleno de Federaciones locales de la CNT, Durruti junto con otros principales dirigentes de la CNT proponen nombrar un Comité Central de Milicias Antifascistas de Cataluña, aceptado por las restantes organizaciones. Este comité (formado por libertarios, republicanos, nacionalistas y marxistas) se convierte en el verdadero poder en Cataluña, ratificando la Generalidad posteriormente lo que decide.

Cansado de las disputas internas y el desgaste del Comité de Milicias Antifascistas (de la cual era jefe del departamento de transportes) debido a la guerra civil, decide ir al frente con el bando republicano, para liberar Zaragoza, otro gran núcleo urbano anarquista, de los sublevados. Se forma entonces la famosa columna Durruti. La columna, que no dispone de suficientes armas y menos aún de artillería, no está en condiciones de asaltar Zaragoza y tiene que limitarse a tomar todos los pueblos por donde pasaba. En ellos los campesinos se ven libres para hacer la revolución: se expropia a los terratenientes de sus tierras, que se colectivizan, se suprime la propiedad privada y se instaura el comunismo libertario. En noviembre de aquel año marcha a Madrid con su columna a contener la ofensiva de las tropas sublevadas.

Su muerte

Tumba de Durruti en el cementerio de Montjuic (Barcelona).

Aproximadamente a la una de la tarde del 19 de noviembre de 1936 (en plena Batalla de la Ciudad Universitaria de Madrid), en la calle Isaac Peral, menos de dos horas después de una entrevista en la calle para el noticiario filmado del PCUS, hieren a Durruti en el pecho con una bala de dudosa procedencia; lo llevan en estado grave al Hotel Ritz,[10] pero la noticia se extendió rápidamente. A su entierro en Barcelona acudieron decenas de miles de personas.

La muerte de Durruti ocurrió en oscuras circunstancias que han propiciado la aparición de diversas hipótesis para explicar su deceso. Según la CNT, escuetamente fue una «bala fascista».[10]

Other Languages