Bu Jutsu

Bu Jutsu es el nombre que se le da a las escuelas de artes marciales de Japón. Las personas concurrieron a estas escuelas para aprender a defenderse, mejorar su posición social o estatus en el clan.

Historia

En el antiguo Japón, durante la época feudal, la supervivencia dependía en gran medida de la propia habilidad para defenderse, debido a la existencia de largos periodos de luchas. Según la labor que se desarrollaba en la comunidad, se aprendía a utilizar las herramientas que se utilizaban para la vida cotidiana para la propia defensa. La educación de los guerreros se realizaba dentro de un "RYU" o escuela, esta podía especializarse en el manejo de un solo tipo de arma, como el arco, la lanza o el sable o katana, enseñar habilidades particulares, o ser más genérica y comprender todo aquello que podía servir dentro y fuera del campo de batalla. Algunas de las personas al carecer de armas (por no tener derecho a ellas) ni utensilios para su defensa, aprendieron a defenderse mediante métodos de combate usando el propio cuerpo (estos métodos con el tiempo dieron paso a las escuelas de Jiu-Jitsu o Ju-Jutsu) que se perpetuaron a través de los tiempos sufriendo numerosas modificaciones dependiendo del maestro que transmitía sus conocimientos.

Según J. Bowker, la palabra bugei (arte de la guerra o arte marcial) aparece relacionada con bujutsu (habilidades de la guerra o habilidades marciales), y con la palabra budo, que deriva de la palabra bugei y cuyo objetivo es la autorealización de los aspirantes a través de la disciplina y el entrenamiento.[1]

Algunas "RYU" estaban vinculadas estrechamente con un clan, otras eran independientes. Estas escuelas surgían cuando un guerrero, habiendo experimentado su técnica en un duelo o una batalla, enseñaba esa misma técnica a otros que se lo pedían, dentro de su clan, fundando un "RYU". A la muerte del fundador asumía la dirección su hijo o el mejor de sus discípulos, que era adoptado por el clan. A pesar de ello muchas de las escuelas sólo eran capaces de sobrevivir dos o tres generaciones, la extinción se podía dar por la falta de carisma del propio fundador o la competencia de otras escuelas que a menudo desafiaban o destruían la sede de la escuela. Si una escuela sobrevivía significaba que sus enseñanzas contenían algunos principios adecuados para el combate, la eficacia era fundamental para subsistir. Las escuelas se regían por principios y fundamentos que incluían una serie de técnicas y movimientos, la forma de enseñarlos de cada una y las materias que se reunían eran muy numerosas. A la totalidad de estas escuelas se le denominó buguei (BU-JUTSU). Al final de la época EDO, caracterizada por un largo período de paz, las escuelas a las que se acudían antes con el fin de aprender a defenderse, eran concurridas por aquellos que querían mejorar su posición social o estatus en el clan, u otras razones. Al realizar la práctica asidua de las técnicas puramente funcionales del bujutsu/buguei, desarrollaron una vida espiritual en el trabajo de las técnicas, dando nacimiento al espíritu del Arte Marcial, el BUDO.

Other Languages