Brachylophosaurus canadensis

Symbol question.svg
 
Brachylophosaurus canadensis
Rango temporal: 83 Ma-71 Ma
O
S
D
C
P
T
J
K
N
Cretácico superior
Brachylophosaurus-v4.jpg
Taxonomía
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Sauropsida
Superorden: Dinosauria
Orden: Ornithischia
Suborden: Ornithopoda
Infraorden: Iguanodontia
Superfamilia: Hadrosauroidea
Familia: Hadrosauridae
Subfamilia: Saurolophinae
Tribu: Brachylophosaurini
Género: Brachylophosaurus
Sternberg, 1953
Especie: B. canadensis
Sternberg, 1953
[ editar datos en Wikidata]

Brachylophosaurus canadensis ( gr. " lagarto de cresta corta de Canadá") es la única especie conocida del género extinto Brachylophosaurus de dinosaurio ornitópodo hadrosáurido que vivió a finales del período Cretácico, hace aproximadamente entre 83 a 71 millones de años, en el Campaniense, en lo que es hoy Norteamérica. Es conocido por varios esqueletos y una cama de huesos de la Formación Judith River de Montana, EE. UU. y de la Formación Oldman de Alberta, Canadá.[2]

Descripción

Este animal es notable por su cresta ósea, con forma plana, una placa como paleta sobre el techo del cráneo.[3]

Diagrama a escala comparando los tamaños relativos del braquilofosaurio y el ser humano.

Aparte de lo anteriormente dicho, Brachylophosaurus fue un típico hadrosáurido que llegó a medir 9 metros de largo.[3]​ una característica rara entre reptiles, pero común entre ornitisquios como el Brachylophosaurus.

En 2015, Jack Horner estableció algunos rasgos distintivos. Dos de éstos son autapomorfias, caracteres derivados únicos. La cresta formada por los huesos nasales es plana y con forma de paleta en individuos adultos y sobrepasa en gran parte o totalmente la fenestera supratemporal. El borde posterior del hueso prefrontal crece excesivamente el hueso frontal y más hacia atrás se orienta hacia adentro y hacia abajo para sostener la base de la cresta y contribuir al borde de la fenestra supratemporal. Además, hay un rasgo que no es único en sí mismo sino que forma una combinación única con las dos autapomorfias, la rama delantera del hueso lagrimal es extremadamente alargada y con su punta sólo toca el hueso maxilar.[6]

La cabeza de Brachylophosaurus es alargada. Es ancha en la parte posterior y muy estrecha a lo largo de la mayor parte de la longitud del hocico. Sin embargo, el pico superior se ensancha abruptamente en su borde trasero, formando un núcleo de hueso ancho para una vaina de cuerno. Las fosas nasales son extremadamente grandes y entre ellas los huesos nasales forman una pared estrecha de hueso alto en la parte superior de gran parte del hocico. Más atrás, los huesos nasales se extienden horizontalmente, creando una cresta plana de cráneo en forma de lengüeta que crece en exceso y, en última instancia, sobresale, la mayor parte del techo del cráneo. La cresta no es hueca pero consiste en hueso masivo. La cresta tiene una cresta longitudinal baja en la línea media.

El maxilar, el hueso de la mandíbula superior que lleva los dientes, es bastante alargado en la parte delantera. Sus posiciones dentales aumentan durante la vida del animal, oscilando entre treinta y tres individuos más jóvenes y cuarenta y ocho en el holotipo. Los dientes se apilan en una batería de dientes, con hasta tres dientes por posición. La batería forma un filo agudo, inclinado hacia adentro, con uno o dos dientes por posición que contribuye a la superficie de desgaste. Más atrás, los huesos del jugal inferior y los huesos cuadrados se extienden lateralmente, de modo que el cráneo es mucho más ancho en sus bordes inferiores traseros que en la superficie superior, dando como resultado un perfil en forma de trapecio en la vista posterior.

Varias de las llamadas "momias" proporcionan información sobre los tejidos blandos de Brachylophosaurus. Estas "momias" consisten realmente en moldes naturales formados en la matriz de piedra que rodea al esqueleto, preservando el contorno del cuerpo y mostrando huellas en la piel. La "momia" mejor estudiada ha sido "Leonardo", una muestra cuyo 90% de la superficie de moldeo está cubierta por huellas. Generalmente, la superficie está cerca de los huesos, lo que podría ser causado por la desecación antes del entierro o la acción de compresión del sedimento de cobertura. Una excepción es la región alrededor del hombro derecho, que muestra el perfil de unos seis centímetros de grosor de los músculos. "Leonardo" también indica que la base del cuello estaba fuertemente musculada y que el perfil del cuello superior del tejido blando se colocaba en una posición elevada, funcionando mucho más alto de lo que usualmente se reconstruía en dibujos que tendían a seguir la curvatura de la columna vertebral, La curva entre la parte posterior delantera y la cabeza.[7]

En el hocico, los restos de un amplio pico de queratina son visibles. Las impresiones de la piel muestran muchos pliegues y una estructura de pequeñas escamas poligonales. En la parte posterior un volante de línea media formado por proyecciones triangulares o en forma de hacha está presente. Estos parecen estar separados individualmente y se colocan como extensiones de cada columna neural de la columna vertebral. El segundo, tercer y cuarto dedos de la mano están contenidos en un "mitón" de tejido blando compartido.[8]

En 2003, evidencia de tumores, incluyendo hemangiomas, fibromas, cáncer metatasicos, y osteoblastoma han sido descubierto en esqueletos fosilisados de Brachylophosaurus . Rothschild et al. revisaron vértebras de hadrosáuridos usando Tomografía computada y fluoroscopia. Muchos otros géneros de hadrosáuridos como Edmontosaurus, Gilmoreosaurus y Bactrosaurus también mostraron los mismos resultados. Con más de 10 000 fósiles de esta manera, los tumores se limitan a Brachylophosaurus y a géneros cercanos. Los tumores deben haber sido producidos pòr una causa ambiental o por predisposición genética.[9]

Other Languages