Bráctea

Brácteas en el diente de león.

La bráctea es el término usado en botánica, introducido por Carlos Linneo, que hace referencia al órgano foliáceo en la proximidad de las flores, diferente a las hojas normales y a las piezas del perianto.

Su función principal no es la fotosíntesis, sino proteger las flores o inflorescencias. Aunque son verdes, hay algunas excepciones en las que durante su proceso de desarrollo adquieren una diversa variedad de colores, muchas veces intensos y llamativos, como en el caso de las hortensias ( Hydrangea), la flor de pascua ( Euphorbia pulcherrima), las buganvillas ( Bougainvillea) o la espata de los Anthurium, de tal manera que a menudo se confunden con las verdaderas flores.

Suelen ser de menor tamaño que las hojas normales y en algunos casos, como ocurre en el tilo, son más grandes que la flor. En otros casos, como en de las compuestas ( Asteraceae), son muy pequeñas, como ocurre por ejemplo en las brácteas del diente de león ( Taraxacum officinale), y -para esta familia- se las denomina a menudo filarios y, equivocadamente, al conjunto de dichos filarios se lo llama calículo. [1]

Referencias

  1. P. Font Quer. Diccionario de botánica. Editorial Labor, Barcelona, 1985, p. 469.
Other Languages
Afrikaans: Skutblaar
العربية: قنابة
bosanski: Brakteja
català: Bràctea
čeština: Listen
Deutsch: Tragblatt
English: Bract
Esperanto: Brakteo
eesti: Kandeleht
euskara: Braktea
فارسی: برگک
français: Bractée
Gaeilge: Bracht
galego: Bráctea
magyar: Murvalevél
Bahasa Indonesia: Daun pelindung
Ido: Brakteo
italiano: Brattea
日本語:
lumbaart: Bràtea
Nederlands: Schutblad (plant)
norsk bokmål: Høyblad
polski: Podsadka
português: Bráctea
русский: Прицветник
srpskohrvatski / српскохрватски: Brakteja
Simple English: Bract
slovenčina: Listeň
српски / srpski: Приперак
Türkçe: Brahte
українська: Приквіток
中文: 苞片