Botafumeiro

Botafumeiro de la Catedral de Santiago.
Vídeo del botafumeiro en uso.

El botafumeiro (literalmente 'el que echa humo', en gallego) es uno de los símbolos más conocidos y populares de la catedral de Santiago de Compostela, Galicia. Es un enorme incensario de latón bañado en plata que pesa 62 kilogramos vacío y mide 1,60 metros de altura. El Botafumeiro anterior pesaba 60 kg, pero en el año 2006, durante las labores de restauración dirigidas por Luis Molina Acedo, se le añadió un baño de plata que incrementó su peso hasta los 62 kg de la actualidad. La cuerda que lo sostiene, atada al crucero de la catedral, es, en la actualidad, de un material sintético, tiene una longitud de 65 m, 5 centímetros de diámetro y pesa 90 kg. Anteriormente las cuerdas estaban hechas de cáñamo o esparto.

El Botafumeiro se llena con unos 40 kg de carbón e incienso (con lo que supera los 100 kg de peso al inicio de sus movimientos), después se ata con fuertes nudos a una larga cuerda que va hasta el techo del edificio, y se desplaza mediante un mecanismo de poleas por la nave transversal (transepto) de la catedral; para conseguirlo, un grupo de ocho hombres, que reciben el nombre de tiraboleiros, lo empujan primero para ponerlo en movimiento, y después tiran cada uno de un cabo de la cuerda para ir consiguiendo velocidad. El impulso y la parada del mismo se lleva a cabo por el tiraboleiro mayor, que además es el que marca el ritmo del impulso.

El movimiento del Botafumeiro puede alcanzar una velocidad de 68  km/h durante su desplazamiento por el crucero de la catedral, desde la puerta de la Azabachería a la puerta de las Platerías, describiendo un arco de 65 m y una altura máxima de 21 m (un ángulo de 82º). Para llegar a esta altura máxima se necesitan 17 recorridos completos.[3]​ En la actualidad se mantiene despejado parte del presbiterio en el crucero de la catedral durante el vuelo del botafumeiro para que los feligreses y visitantes accedan hasta un lugar seguro y puedan contemplar la maniobra.

El botafumeiro más antiguo se utiliza en las misas solemnes. El resto de los días se usa y queda expuesto, un incensario de menor tamaño, realizado en alpaca, que se conoce con el nombre de la alcachofa.

Historia

Moneda de 5 pesetas (1993), con un grabado del incensario compostelano.

Según la tradición, el uso del incensario en la catedral de Santiago comenzó en el siglo XI, con la idea de perfumar el templo y eliminar el mal olor que dejaban los peregrinos, cansados, sudorosos y desaseados y muchos de ellos enfermos. En el año 1200 se cambió el sistema inicial de poleas por un sistema de rodaduras que permitía el desplazamiento lateral, con lo cual podía recorrer unos 150 cm, que era la distancia que permitía la cuerda. El rey Luis XI de Francia donó a la catedral en 1400 una suma de dinero para reemplazar el incensario medieval, que no se realizó hasta 1554. El mecanismo de rodadura actual del Botafumeiro se instaló en 1604. El nuevo incensario fue realizado completamente en plata, pero fue robado por las tropas de Napoleón en abril de 1809 durante la Guerra de la Independencia, siendo reemplazado por el actual, que fue fabricado por el orfebre José Losada en 1851, en latón bañado en plata, y otro botafumeiro de plata, de 54 kilogramos, regalado a la Catedral de Santiago por la Hermandad de Alféreces Provisionales en 1971 y que se expone en la biblioteca capitular.[4]​ Ambos son réplicas del desaparecido durante la invasión napoleónica.

Una indicación de la importancia simbólica del Botafumeiro en España es el diseño de las monedas de 5  pesetas del año 1993, con un grabado del incensario compostelano.

Other Languages
català: Botafumeiro
čeština: Botafumeiro
Deutsch: Botafumeiro
English: Botafumeiro
euskara: Botafumeiro
français: Botafumeiro
galego: Botafumeiro
italiano: Botafumeiro
lietuvių: Botafumeiro
Nederlands: Botafumeiro
polski: Botafumeiro
русский: Ботафумейро
українська: Ботафумейро