Bombardeo intenso tardío

Obra artística de cómo pudo ser el posible bombardeo.

El bombardeo intenso tardío (conocido también como cataclismo lunar, último bombardeo intenso o LHB) es un período, en torno a hace entre 3800 y 4100 millones de años,[3]

Historia

El origen de la teoría se encuentra en las misiones Apolo a la Luna. Esas misiones trajeron a la Tierra múltiples muestras de rocas lunares. La edad de estas rocas se determinó utilizando la datación radiométrica, es decir, midiendo la concentración de isótopos inestables respecto a la de los productos en los que se desintegran; en el caso de las rocas el sistema es el mismo, con la diferencia de que la vida media del carbono-14 es de unos 5700 años (de modo que sirve para datar muestras recientes), mientras que en el caso de las rocas se utilizan otros isótopos, como el uranio-235 (con una vida media de unos 700 millones de años) y el uranio-238 (cuya vida media es de unos 4500 millones de años).

En cualquier caso, dado que las muestras procedían de lugares muy alejados en la superficie lunar, y teniendo en cuenta la edad de nuestro satélite, varios científicos postularon, a mediados de los años 70, la hipótesis de que durante ese período se produjo lo que denominaron un cataclismo lunar, de modo que la intensidad de impactos de asteroides durante ese tiempo fue muchísimo mayor que la habitual (hay que recordar que los impactos se producen constantemente a pequeña escala), desencadenando un auténtico cataclismo en nuestro satélite. Lo más probable es que este fenómeno sucediera no solo en la Luna, sino en toda la región interior del sistema solar.

La composición de las rocas lunares permitió, además, identificar el origen de muchos meteoritos caídos sobre la Tierra:[4] alrededor de uno de cada mil meteoritos que impactan sobre nuestro planeta son de origen lunar, el resto asteroides. Al estimar la edad de estos meteoritos se determinó que casi todos ellos procedían del mismo período, que empezó a denominarse período de intenso bombardeo tardío.

Other Languages