Bolsa de Valores de Montevideo

La Bolsa de Valores de Montevideo es una asociación civil sin fines de lucro, continuadora de la "Sociedad Bolsa Montevideana" fundada en 1867. Es, simultáneamente, la administradora de uno de los mercados de valores que funcionan en Uruguay y la asociación gremial de los Corredores de Bolsa.

Bolsa de Valores de Montevideo (BVM)
Desde 1867 Transaparencia en Operaciones Bursátiles
Tipo Privada (Asociación civil)
Industria Finanzas
Fundación 4 de noviembre de 1921 (95 años)
Sede central Bandera de Uruguay Sede de la Bolsa de Valores de Montevideo, Montevideo, Uruguay
Ingresos Green Arrow Up.svg USD 101,400 millones ( 2016)
Empleados 98 (2013)
Sitio web Página oficial
[ editar datos en Wikidata]

Historia

La "Sociedad Bolsa Montevideana" se creó con dos cuerpos empresariales diferenciados por su actividad: la Cámara Sindical, que representaba los intereses del comercio, y la Comisión Interna de Corredores, que regulaba la actividad de los Corredores. En 1875 la Comisión Interna de Corredores pasó a denominarse simplemente Comisión de Corredores. El 4 de noviembre de 1921 se convirtió en el gremio de los corredores y, a partir de 1937, pasó a llamarse Asociación de Corredores de la Bolsa de Comercio. En 1952 cambió su nombre por el de Bolsa de Valores y, en 2004, por el actual de Bolsa de Valores de Montevideo.

El objeto inicial de la Sociedad Bolsa Montevideana fue el de dotar al comercio de Montevideo de un punto de reunión, a una hora fija, para tratar toda clase de negocios lícitos. La sociedad promulgó un Reglamento interno de Corredores que fijaba la forma de admisión, las condiciones con que se verificarían las transacciones, las penalidades a los infractores, además de otras disposiciones.

La primera década del siglo XX fue un período de muy rápido crecimiento y la Bolsa experimentó un fuerte desarrollo. La operativa estaba dominada por la Deuda Pública que, hacia 1904 representaba el 90% del total de transacciones. El crecimiento de la actividad bursátil se enlenteció a partir de 1912 y, luego de la crisis de 1929, comenzó a caer. Recién retomó su crecimiento en 1934. En el período 1934-1947 el alza fue del 10,9% promedio anual.

En este período se verificó un crecimiento de la participación de los valores privados con respecto a los públicos. Llegaron a cotizar acciones de 45 empresas, la mayoría industriales: Funsa, Campomar & Soulas, Fábrica Nacional de Papel, Frigorífico Modelo, Ferrosmalt, M.D.F. Metalúrgica y Diques Flotantes, Oyama y Rausa, entre otras.

A partir de 1950 la actividad volvió a retraerse hasta, aproximadamente, 1970. Entre ese año y 1982 se volvió a vivir uno de los tres períodos históricos en que la actividad bursátil registró un crecimiento superior al del producto del país. El volumen de transacciones sufrió una caída importante en los años 1982 y 1983, como consecuencia del estallido de la crisis de la deuda y la profunda recesión.

La recuperación del volumen comercializado tuvo lugar recién en 1985. A partir de entonces se asistió a un deterioro de la participación de los papeles privados a favor de los públicos. La contracción del mercado accionario se reflejó tanto en el volumen operado como en el número de empresas cotizantes en Bolsa: en 1979 operaban 33 empresas y en 1985 esta cifra había caído a 23.

A partir de 1990, el Estado uruguayo procuró nuevos mercados de financiamiento, más allá del local, emitiendo Euronotas y Eurobonos en los mercados internacionales. La Bolsa de Valores, a su vez, encontró su espacio y tomó la iniciativa en el desarrollo de un mercado de Participaciones Privadas, a través de las cuales el inversor podía aplicar sus ahorros en depósitos bancarios globales, a corto plazo, en institucionales nacionales y extranjeras.

Otra iniciativa de la Bolsa fue lograr que la mayoría de las instituciones bancarias que operaban en el país ingresaran a la institución como socios especiales. A partir de 1996, con la aparición de las Administradoras de Fondos de Ahorro Previsional (AFAP) y el nacimiento de un nuevo marco jurídico con la Ley del Mercado de Valores y Obligaciones Negociables, se favoreció el crecimiento de la operativa bursátil. La mencionada Ley procuró, no solo desarrollar el mercado, sino también organizar su funcionamiento. Muchas empresas de diversos sectores económicos volvieron a encontrar financiamiento a través de la Bolsa.

Además de administrar uno mercados de transacciones de valores de oferta pública, la Bolsa de Valores de Montevideo posee un servicio de liquidación, compensación y custodia de efectivo y valores para sus socios. Dicho servicio fue iniciado en 1997, originalmente en sociedad con el banco ABN Amro. Actualmente el servicio de custodia de valores es prestado a través de varias entidades de la plaza uruguaya y del exterior.

Edificio de la Bolsa de Valores de Montevideo
Other Languages