Bokashi

Es un abono orgánico sólido, el termino "Bokashi” es una palabra japonesa, que significa materia orgánica fermentada. Es producto de un proceso de fermentación (proceso anaerobio) que acelera la degradación de la materia orgánica (animal y vegetal) y también eleva la temperatura permitiendo la eliminación de patógenos ( pasteurización). Este proceso es más acelerado que el compostaje y permite obtener un abono entre 12 y 21 días.[1]

En sus inicios los japoneses preparaban este abono empleado sus propios excrementos con la finalidad de aplicarlos a sus arrozales. La técnica se basa fundamentalmente en la activación de las levaduras agregadas y los microorganismos que se encuentran en los materiales empleados en la preparación del abono. La aplicación de este abono aumenta la biodiversidad microbiológica de los suelos.

Materiales empleados

Los siguientes materiales hacen referencia a aquellos empleados tradicionalmente en la fabricación del bocashi, en la actualidad existen "recetas" adaptadas a diferentes regiones y circunstancias.

Gallinaza o estiércoles

Es la fuente principal de nitrógeno y de otros nutrientes como fósforo, potasio, calcio, magnesio, hierro, manganeso, cobre, zinc y boro. Aporta el inoculo microbiológico y otros materiales orgánicos que ayudan a mejorar las características biológicas del suelo.[2]

Cascarilla de arroz

Mejora las características físicas del suelo, facilita la aireación, retiene humedad y filtra los nutrientes. Aporta silicio, favoreciendo la resistencia de las plantas a plagas y enfermedades. Semi-calcinada o carbonizada aporta silicio, potasio, fósforo y trazas de otros minerales. Puede ser sustituida por cascarilla o pulpa de café, bagazo de caña o paja, siempre que estén bien secos.[2]

Carbón vegetal

Mejora la estructura del suelo (característica física), lo que favorece la distribución de las raíces, la aireación y la absorción de calor y humedad. Es importante la uniformidad del tamaño de las partículas del carbón vegetal, solo así se garantiza la producción de un bocashi de buena calidad.[2]

Melaza

Favorece la multiplicación de los microorganismos encargados de la fermentación. Es la principal fuente de energía para los mismos. También aporta nutrientes como potasio y micronutrientes como manganeso, zinc y boro.[2]

Levadura y manto forestal

Constituye la principal fuente de inoculo microbiológico. Una vez obtenido el bokashi, se recomienda guardar un poco de este para futuras elaboraciones y así evitar la extracción de manto forestal.[2]

Tierra común

Tiene la función de darle homogeneidad al bocashi y aumenta el volumen del medio para desarrollar la actividad microbiológica. Dependiendo de su origen pueden aportar diversos tipos de arcilla. microorganismos y minerales. Es conveniente tamizarla para eliminar piedras y dar uniformidad de tamaño de partículas.[2]

Cal agrícola

Controla la acidez durante el proceso de fermentación. Se han encontrado casos exitosos donde se sustituye con ceniza de maderas no resinosas.[2]

Agua

Fuente de humedad, se debe controlar y evitar su exceso.[2]

Other Languages
فارسی: بکاشی
português: Bokashi