Bohemia literaria española

Portada del folletín de Carrere La copa de Verlaine (1918).[1]

La Bohemia literaria española fue un desdibujado movimiento asocial[2] que tuvo su desarrollo y agonía en la España del último tercio del siglo XIX y el primero del XX.

Historia

Aunque Antonio Espina consideraba que el prototipo del bohemio siempre ha existido en Occidente,[4]

Escenario

En la España del último tercio del siglo XIX y el primero del XX, como grupo auto-marginado de "Edad de Plata de la literatura española", se reunió en Madrid —y con una identidad propia, en Barcelona— una bohemia artística y literaria adicta a los cafés y el noctambulismo, cuyos integrantes (en gran medida desintegrados por definición) convivieron con las grandes figuras del realismo, el naturalismo, la Generación del 98, el Novecentismo y la Generación del 27. Espina explica que la bohemia madrileña de la época romántica nació intelectual y política. En los días de la Revolución de Septiembre de 1868 el individuo bohemio "tan pronto estaba en las barricadas como en la cárcel" (así por ejemplo, en el Café Imperial de la Puerta del Sol se reunía una tertulia literaria conocida como antesala del Saladero, haciendo referencia a la cárcel madrileña de ese nombre).[5]

En el contexto histórico de la capital de España, unos y otros dejaron su huella y su legado en los periódicos y editoriales de ocasión de un Madrid "brillante y hambriento". Con diferente fortuna, el destino, como escribió Ramón del Valle-Inclán, fue una diosa ciega e inmisericorde con las ilusiones literarias de los rebeldes bohemios.[6]

Componentes

La base de aquella bohemia la formaron escritores del decadentismo modernista, como Francisco Villaespesa, Emilio Carrere, Alejandro Sawa, Armando Buscarini,[8]

El tema de la bohemia está presente en muchas obras literarias de la época, destacando entre ellas Luces de bohemia de Valle-Inclán y Aventuras, inventos y mixtificaciones de Silvestre Paradox, de Baroja.[nota 2]

Other Languages