Boceto

Boceto preparatorio para La justicia de Cambises, de Gerard David, 1498.
Página de uno de los " cuadernos"[1] de Leonardo da Vinci (colecciones de papeles sueltos donde el artista trazaba bocetos, apuntes, estudios y toda clase de anotaciones sobre artes y ciencias, encuadernadas tras su muerte).
Retrato de Claude d'Urfé. Boceto al carboncillo y sanguina de la escuela de Jean Clouet ca. 1540.
Boceto para el techo del Banqueting House, de Rubens, ca. 1629.
Jesús y la adúltera,[2] boceto de la composición de figuras de Rembrandt.
Inmaculada, boceto de Murillo.
Charcoal sketch of willows de Thomas Gainsborough.
Esquisse de paysage, de Théodore Rousseau, 1830.
Boceto para El fusilamiento de Maximiliano, de Manet, 1867.
Boceto para Columbia y Cuba, de Kenyon Cox, 1898.
Boceto al óleo para Manifestación del 17 de octubre de 1905, de Ilya Repin, 1906.

Boceto (del italiano bozzetto), esbozo (del italiano sbozzare), bosquejo (de bosque), borrador (de borrar) o apunte (de punto o punta), son términos pictóricos para designar al proyecto, pruebas o traza primera; que se realiza previamente a la obra definitiva. En un boceto los contornos y los detalles no están definidos, sino insinuados de forma esquemática (abocetados, esbozados o bosquejados).[6]

Se utiliza la expresión estilo abocetado[9]

Esbozo de un caballero sobre su caballo, de Alberto Durero.  
Estudio de un caballero sobre su caballo, del mismo Durero.  
Obra terminada: Caballero, la Muerte y el Diablo, del mismo Durero, 1513.  

Funciones y técnicas. Bocetos en otras artes

Los bocetos cumplen diversas funciones. Pueden ser, como "estudios" o "apuntes", dibujos más o menos detallados que plasmen formas concebidas por la imaginación del artista, o reproduzcan (con mayor o menor fidelidad o alteración al modelo - arte figurativo, realismo en el arte, copia, reproducción, réplica, falsificación-) formas de la naturaleza o de otras obras de arte con el fin de estudiar su estructura o composición, independientemente de que con posterioridad se realicen en otras obras o queden tal cual; mientras que, como "esbozos" o "bosquejos", pueden ser el primer trazado de puntos, líneas y manchas que constituye la base inicial de la superficie pictórica.

Un boceto puede estar ejecutado a mano alzada sobre papel, utilizando instrumentos de dibujo básicos (como la pluma o el lápiz y la goma de borrar), generalmente sin instrumentos de dibujo auxiliares; ser un apunte rápido de lo que luego llegará a ser un dibujo definido o la obra de arte final en sí; o plantearse como una primera aproximación o "ataque" de la obra ya planteada, pero aún no totalmente definida, que se realiza ya con materia pictórica usando pinceles, brochas o espátulas. A pesar de lo rudimentario que se supone a la traza de un boceto o esbozo, la habilidad del pintor o dibujante le puede permitir aprovechar todo tipo de recursos compositivos y usar todo tipo de técnicas visuales, como el color, la luz y la sombra, la perspectiva y las vistas ortogonales, etc. Además de los bocetos monocromos ( carboncillo, sanguina, sepia, bistre y otras tintas, con o sin aguadas, o con toques de creta -que resaltan por su blancura-), también hay bocetos polícromos que incluyen el color mediante cualquier técnica de pintura, desde los lápices, ceras o tizas de colores hasta la acuarela y el gouache e incluso el temple y el óleo ( boceto al óleo). Además del papel, también puede utilizarse para un boceto cualquier otro tipo de soporte pictórico, especialmente si se está acometiendo el esbozo directamente sobre el soporte proyectado para la obra definitiva.

El boceto, en el ámbito de las artes gráficas, no es muy diferente del concepto de borrador de un documento escrito. Permite la realización de un estudio para otro tipo de trabajos, como arquitectura, escultura o pintura mural, anticipándose a complicaciones que puedan surgir al artista en el momento de finalizar un trabajo, o muestran los errores de planteamiento que haya podido tener, y le permiten estudiar los puntos principales o los ejes de sus diseños y creaciones; de modo que tanto arquitectos como escultores tienen el el dibujo sobre superficies bidimensionales un imprescindible elemento para la planificación de su trabajo, particularmente en el planteamiento de las vistas en diferentes planos, planta y alzado de sus creaciones tridimensionales. No obstante, también es muy común la realización de maquetas tridimensionales, que concretan una imagen a escala de la obra proyectada antes de emprender su ejecución.

En escultura se realizan bocetos escultóricos, que también se identifican con la palabra francesa maquette y la italiana plastico.[10]

Ciertas técnicas escultóricas, como la fundición en bronce, exigen el modelado previo de un " modelo" (de dimensiones iguales a la obra proyectada) en arcilla, greda o cera ( moldeo a la cera perdida) para la confección de un molde donde se vierta el metal fundido. También es muy común que se realice en algún tipo de pasta de modelar[12] también pueden realizarse a través de la talla o del ensamblaje de cualquier tipo de materiales rígidos más accesibles.

Other Languages
العربية: رسم تقريبي
беларуская: Эскіз
беларуская (тарашкевіца)‎: Эскіз
български: Ескиз
čeština: Skica
dansk: Skitse
Deutsch: Skizze
emiliàn e rumagnòl: Schìs
Esperanto: Skizo
euskara: Zirriborro
فارسی: پیش‌طرح
suomi: Luonnos
français: Esquisse
Հայերեն: Էսքիզ
Bahasa Indonesia: Sketsa (gambar)
日本語: スケッチ
한국어: 스케치
latviešu: Skice
Nederlands: Schets
norsk nynorsk: Skisse
norsk bokmål: Skisse
polski: Szkic
português: Esboço
русский: Эскиз
Simple English: Sketch
slovenčina: Skica
slovenščina: Skica
српски / srpski: Скица
svenska: Skiss
Tagalog: Dibuho
українська: Ескіз (живопис)
中文: 写生