Bloque Bananero de las AUC

El Bloque Bananero fue frente paramilitar colombiano vinculado a las Autodefensas Unidas de Colombia. Se desmovilizó en la región de Urabá en el pueblo de Turbo, cerca de la frontera con Panamá, el 24 de noviembre de 2004 con 452 hombres bajo el liderazgo de Ever Veloza García alias "Hernán Hernández" o simplemente "HH". También bajo su coordinación, el Bloque Calima efectuó su desmovilización el 18 de diciembre del mismo año. El Bloque Calima,[1] grupo responsable de la Masacre del Ato Naya en la cual murieron más de 30 personas en abril de 2001.

En mayo de 2004, cuando se iniciaba el proceso de paz, Hernández firmó junto a otros diez comandantes de las autodefensas un acuerdo que oxigenó e impulsó el proceso. Este acuerdo oficializó la zona de ubicación de 380 kilómetros cuadrados en Santa Fe de Ralito, en Córdoba, zona desde la cual los comandantes y representantes del Gobierno coordinaron la desmovilización de sus hombres.

HH durante mucho tiempo mantuvo un liderazgo declarado para llevar a buen puerto el proceso. Sin embargo, decidió no presentarse ante las autoridades cuando el presidente Álvaro Uribe ordenó que la cúpula de las AUC debería estar concentrada en La Ceja. Se encontraba huyendo al igual que Vicente Castaño.

La desmovilización

En la Declaración por la Paz de Colombia, enviada por las autodefensas el 29 de noviembre de 2002, como comandante del Bloque Bananero firma “ Pedro Ponte”. Ponte figura entonces como parte del Bloque Élmer Cardenas, al mando de Freddy Rendón Herrera alias el “Alemán”. Esto mostraría que la llegada de “Hernández” es reciente, ya que su centro de acción se ubicó hasta hace muy poco en los municipios de Río Frió, Buagalagrande y Tuluá en el departamento del Valle.

Hubo un relevo de las comandancias en el Urabá antioqueño, tras la decisión por parte del Bloque Élmer Cardenas de no hacer parte del proceso de negociación con el Gobierno y la desaparición del líder de las Autodefensas Carlos Castaño, quien era considerado uno de los principales comandantes paramilitares en la zona. Surgieron cuestionamientos acerca de la agrupación que actualmente se estaba desmovilizando, ya que se podría pensar que era una mezcla de paramilitares que hacían parte de las estructuras de Castaño que no buscaron refugio en la organización comandada por el “Alemán”, con nuevos integrantes que entraron a reforzar el Bloque Bananero comandado por “Hernández”.

En declaraciones del gobernador de Antioquia, Anibal Gaviria, el 30 de octubre, se denunció que los grupos paramilitares estaban reclutando personas, especialmente jóvenes, para presentarlos como combatientes en el proceso de desmovilización.

Con base en estas consideraciones fue de la mayor relevancia la identificación de las personas que se concentren en esta zona, así como la verificación de su pertenencia a esta estructura, a riesgo de que volviese a suceder lo ocurrido con la desmovilización del Bloque Cacique Nutibara, donde, de acuerdo con declaraciones realizadas por Restrepo el 27 de septiembre, sólo el 30% de las 855 personas que depusieron las armas, eran en realidad paramilitares estrictamente hablando.

Se desconoce la suerte final de “Pedro Ponte”, quien estaría asumiendo un bajo perfil para tratar de pasar desapercibido en lo que concierne a las responsabilidad de las acciones de este Bloque.

Other Languages