Blood: The Last Vampire

Blood: The Last Vampire
Película
Director Hiroyuki Kitakubo
Guion Kenji Kamiyama
Estudio Production I.G
Música por Yoshihiro Ike
Lanzamiento 29 de julio de 2000
Duración 50 minutos
Manga
Blood the Last Vampire 2002
Creado por Benkyo Tamaoki
Editorial Kadokawa Shoten
Lanzamiento Abril de 2001
Demografía Shōnen
[ editar datos en Wikidata]

Blood: The Last Vampire (Blood: el último vampiro) es una película de animación japonesa dirigida por Hiroyuki Kitakubo y producida por los estudios Production I.G y SPE Visual Works. Cuenta como secuela un manga con el mismo titulo de forma oficial y de forma alternativa han habido varias series que han hecho su propia continuación respecto a la película, Blood+ y Blood-C. La historia trata de una chica joven llamada Saya en la base americana de Yokota en Japón.

En el caso del manga oficial, tiene lugar en Yokohama. Este es considerado para adultos debido al alto contenido erótico (fue escrito por el artista hentai Benkyo Tamaoki) principalmente por la gran cantidad de imágenes de Saya, la protagonista, desnuda y en actividades sexuales. En esta ocasión debe cuidar a una estudiante que tuvo un encuentro con una banda de motoristas juveniles liderados por la misteriosa Maya, que mantiene una relación muy afectuosa con la estudiante ya mencionada, Akiko. Contiene evidentes referencias al personaje literario de Carmilla, de la historia del mismo nombre escrita por Sheridan Le Fanu.

Se ha filmado una película en imagen real, basada en el anime. La película en imagen real se estrenó con el mismo título en 2008.

Argumento

La película se sitúa 30 años antes del manga, unos meses antes del comienzo de la Guerra de Vietnam. Tiene lugar en la base americana de Yokota en Japón. Saya recibe la misión de infiltrarse en la escuela de la base para eliminar quirópteros, unos monstruos vampíricos. Para ello usa una katana con un pequeño canal, de forma que cuando ella misma se corta, su sangre discurre por toda el arma. La sangre de Saya mata a los quirópteros instantáneamente. El título de la película implica que ella es el último vampiro, y durante la historia se refieren a ella como el último original (posiblemente en referencia a los que a veces se conoce como vampiros shinsho en la ficción japonesa, o a que ella es una reina). Al contrario que en otras historias de vampiros, Saya no sufre ningún daño si se expone a la luz del sol, aunque sí tiene reflejos y fuerza sobrehumanos. A pesar de que trabaja para los humanos y por su salvación, en todo momento manifiesta un gran desdén por ellos.

Other Languages