Blackjack

Cartas y apuesta en juego.

El Blackjack, también llamado veintiuna[1] o veintiuno, es un juego de cartas, propio de los casinos con una o más barajas inglesas de 52 cartas sin los jokers rojo y negro, que consiste en obtener totales finales superiores al dealer o quedarse con cualquier total y esperar que el dealer reciba o descubra su segunda carta y tenga un total inferior a 16 duro o suave, el dealer entonces queda obligado a darse más cartas para conseguir obligadamente un total superior a 17 duro o suave y entonces se pase de 21 al dealer darse las cartas. Las cartas numéricas suman su valor, las figuras o cartas reales como el 10, J, Q, K, suman 10 y el Baraja#Tipos de barajas As vale 1, para evitar pasarse de uno lo que hace una mano dura con ases de valor uno o no tiene ases, As puede valer once, lo que hace una mano suave, el dealer y el jugador pueden variar el valor de As como uno u once cuando sea necesario según como convenga. Si se consigue 21 con sólo dos cartas lo cual es As más carta 10, J, Q, K, se llama Blackjack 21 natural, se gana automáticamente sobre 21 duro y 21 suave y sobre 21 de pares de cartas A o 10 divididas y Blackjack 21 natural gana sobre cualquier total inferior además, Blackjack del jugador versus Blackjack del dealer es empate.

Se juega en una mesa semicircular con capacidad normalmente de 4 a 7 jugadores, cada uno de los cuales dispone de un casillero marcado en el tapete para realizar su apuesta antes de recibir las 2 cartas iniciales de cada mano. Esta apuesta debe ser realizada en cada mano, necesariamente antes de que se ponga en juego la primera carta.

Historia

La veintiuna, es un juego de origen desconocido, es el precursor del Blackjack. La primera referencia escrita sobre este juego está contenida en la obra picaresca de Miguel de Cervantes, Rinconete y Cortadillo. En ella se presenta a dos fulleros que malviven en la ciudad española de Sevilla jugando a la veintiuna. El texto describe que el objetivo del juego es sumar veintiún puntos sin pasarse, y que el as vale uno u once puntos. Puesto que este cuento fue escrito entre 1601 y 1602, se deduce que se jugaba en Castilla a la veintiuna desde principios del siglo XVII o incluso antes. El juego en Estados Unidos, fue popularizado por los colonos franceses, quienes hacia 1820 se asentaron en el sureste del país en la ciudad de Nueva Orleans en donde el juego era legal. Hacia 1849, con la fiebre del oro, el juego se incorporó en los salones del oeste americano, algunos casinos se inventaron una apuesta especial, el “black jack”, consistente en pagar a diez veces lo apostado por el jugador si se ganaba con la J (Jack) de trébol o picas (los palos negros), imponiéndose el nombre de la mano blackjack Jack al del juego veintiuno.[4]

El blackjack no es un juego exclusivamente de azar porque es altamente determinista: El objetivo no es llegar a 21 ni ganar más manos que el dealer al distribuirse todo el mazo de cartas, por la razón de que por ejemplo: en un zapato de 6 barajas, dealer solo repartirá a lo más, 4 barajas y media, 80% de todas las cartas entonces la geometría plana del blackjack dice que inevitablemente el jugador perderá más manos que dealer pero contra esa realidad usamos el registro y rastreo de carta con la cuenta corriente y la cuenta real para medir el rectángulo que el blackjack 21 natural representa por lo tanto al variar apuesta de mínimo a máximo del límite posible por ley en los casinos, entonces al final de distribuirse el 80% de cartas jugador inevitablemente ganará más dinero que las manos que perdió. Sin embargo si se distribuyera todas las cartas de las 6 barajas, el blackjack es tan absolutamente determinista que si un jugador que usa estrategia básica perfecta, estrategia dependiente excelente de la composición de la baraja con desviaciones y con un registro y rastreo exacto: el 100% de cartas tiende a empatar en número de manos ganadas, perdidas, empatadas, recuperar y conservar capital inicial. En Estados Unidos el juego ha sido estudiado minuciosamente, los pioneros fueron 4 soldados norteamericanos que hicieron por primera vez un análisis de estrategia para la mejor decisión con dos cartas del jugador versus una carta inicial visible del dealer con una calculadora simple de mano y conforme ese calculo allá en los años 60 Edward O. Thorp, un matemático empleado de IBM que simuló en ordenador millones de manos jugadas, llegando a la conclusión de que cada mano particular tiene una forma única de jugarse correctamente. Al conjunto de estas formas únicas de jugar se le denomina estrategia básica, y su aplicación rigurosa permite recortar la ventaja del casino sobre el jugador. Sin esta estrategia básica, el juego en sí posee una ventaja matemática de sobre 5% o 5 menos perdidas de cada 10 jugadas pero en su correcto uso esta ventaja se reduce a 0.5% o se empata una mano por cada 3 manos jugadas.

Thorp llegó también a la conclusión de que las cartas reales 10, J, Q, K, favorecen al jugador como totales iniciales del jugador y también le beneficia al dealer como carta visible inicial, ya que son la base para obtener totales finales mejores con la menor cantidad de cartas posible, o para hacer un blackjack que se paga 3 a 2 como máximo y como mínimo y el mejor de todos los pagos de 1:1 y evitar por todos los medios jugar versión de blackjack que paga 6:5 por 21 natural mientras que las cartas pequeñas favorecen al dealer cuando las reciba después pero cartas bajas de 2-6 perjudican al dealer cuando las tenga como carta inicial porque casi siempre queda obligado a pedirse mas cartas para ponerse por encima de 17 y se pase de 21, ya que le permiten hacer buenas las manos comprometedoras o quedar con totales finales mejores (12, 13, 14, 15 o 16). Esto dio lugar al denominado registro y rastreo de cartas[5] , técnica que consiste en no perder de vista sumando +1 por cada carta baja que llegue a la mesa lo que beneficia al jugador o restando -1 por cada carta real que llegue a la mesa lo cual perjudica al jugador e ignorar las cartas altas 7-9, para establecer si entre las cartas por distribuir, quedan por jugar más cantidad de cartas reales o bajas, y apostar en consecuencia, retirarse o pedir confidencialmente al dealer barajar para comenzar una cuenta corriente nueva.

Ha habido contadores de cartas míticos, que obtuvieron grandes fortunas con esta técnica en los casinos pero este juego es más beneficio con juego en equipo que con juego individual aunque todos los jugadores en la mesa solo tienen competencia con el dealer, la distribución de cartas puede ser suficientemente al azar e impredecible jugando solo versus dealer. Ken Uston ha sido considerado por muchos expertos como el mejor punteador del juego de ventaja de la historia. (Leer sus libros en inglés y mejorar esta explicación al español).

Los punteadores de cartas no están bien vistos en los casinos, y si el casino detecta, o simplemente sospecha que un jugador está registrando le invitarán a cambiar de juego, o sencillamente lo expulsarán del casino amparándose en el derecho de admisión. De cualquier forma los que no han leído este artículo dicen que los días de los registradores parecen llegar a su fin pero es necesario tener la suficiente suerte y necesidad para encontrar esta explicación, ya que los casinos están instalando máquinas de barajar automáticas continuas que barajan después de cada mano lo cual puede ser adverso porque cada mano representa un evento independiente lo cual hace imposible la aplicación de esta técnica, sin embargo la estrategia básica 4-6 barajas, el dealer pide con 17 suave, doblar con cualquier total inicial y dividir pares hasta 4 veces y barajadoras continuas pide menos cartas con totales iniciales inferiores a 16 duro versus dealer 2-6 inicial visibles. Sin embargo este juego no dejará de ser determinista contra generadores de números, simulaciones computarizadas y barajadoras continuas porque es inevitable que el jugador tenga 55 manos iniciales posibles con dos cartas: 10 manos duras, 10 manos suaves, 10 pares, 10 manos con carta diez posibles, 553 combinaciones posibles versus carta visible del dealer, y el dealer siempre tendrá inevitablemente 10 cartas iniciales visibles por mano y 45 totales finales posibles por mano.

Other Languages
العربية: بلاك جاك
Boarisch: Blackjack
беларуская: Блэкджэк
беларуская (тарашкевіца)‎: Блэкджэк
български: Блекджек
bosanski: Blackjack
català: Blackjack
čeština: Blackjack
dansk: Blackjack
Deutsch: Black Jack
Ελληνικά: Μπλακ τζακ
English: Blackjack
eesti: Blackjack
فارسی: بلک‌جک
suomi: Blackjack
français: Blackjack (jeu)
עברית: בלאק ג'ק
हिन्दी: ब्लैकजैक
hrvatski: Blackjack
magyar: Huszonegy
Bahasa Indonesia: Blackjack
italiano: Blackjack
한국어: 블랙잭
latviešu: Acīte
Nederlands: Blackjack
norsk nynorsk: Blackjack
norsk bokmål: Blackjack
Nouormand: Blackjack
polski: Blackjack
português: Blackjack
română: Blackjack
русский: Блэкджек
srpskohrvatski / српскохрватски: Blackjack
Simple English: Blackjack
slovenčina: Blackjack
svenska: Black Jack
Tagalog: Blackjack
Türkçe: Yirmibir
українська: Блекджек
Tiếng Việt: Blackjack
Winaray: Blackjack
中文: 廿一點
粵語: 廿一點