Binot Paulmier de Gonneville

Binot Paulmier de Gonneville, en un retrato de autor desconocido del siglo XVII que figura en la Biblioteca Nacional de Francia

Binot Paulmier de Gonneville, también Binot Paulmyer de Gonneville, señor de Gonneville ( Gonneville-sur-Honfleur, Normandía, en el siglo XV - fallecido en el siglo XVI), fue un navegante francés de principios del siglo XVI, al que durante mucho tiempo, en los siglos XVII y XVIII, se le adjudicó el descubrimiento de la Terra Australis (no confundir con Australia). Esta aseveración es descartada por la mayoría de los investigadores actuales, que creen que habría llegado a las costas de Brasil, haciendo de él uno de los más grandes marinos franceses del siglo XVI.

Biografía oficial

Nació en el siglo XV en Gonneville-sur-Honfleur, Normandía. Durante su juventud, Binot Paulmier navegó hasta Lisboa, donde entró en contacto con navegantes portugueses.[2] con destino a las Indias Orientales, pero tal vez después de doblar el cabo de Buena Esperanza, y después de perderse el "bucle" (una corriente marina), fue desviado por una tempestad de la ruta original y le hizo vagar durante semanas a través del Atlántico. El 6 de enero de 1504 arribó a una tierra desconocida, anclando en las proximidades de un pequeño río, que comparó con el río Orne. En este lugar —que muchos historiadores identifican ahora como la playa de Tainha e Canto Grande, en el estado de Santa Catarina, en Brasil— se mantuvo durante seis meses, estableciendo amistad con la población indígena local, dirigida por un anciano llamado Arô Içá, que los franceses llamaban Arosca. Al partir, Gonneville llevó con él a su hijo, Içá-Mirim, que tenía entonces 14 años (para «enseñarle el arte de la artillería y mostrarle la vida entre los cristianos», como señala el escritor brasileño Carlos da Costa Pereira en un capítulo de Expansão Bandeirante), prometiéndole que lo llevaría de vuelta en 20 meses. Içá-Mirim (afrancesado como Essemeric, Essemeric o Essomericq), acompañado de un guerrero de la tribu llamado Namoa, embarcó para Francia y recibió el bautismo a bordo l’Espoir, adoptando el nombre de Binot. Namoa murió en el viaje, probablemente de escorbuto.

Después de una odisea de pesadilla,[5]

El relato de su viaje abrió una puerta a los comerciantes de madera franceses en Brasil, que en 1560, competirían con los comerciantes de madera portugueses.[2] Paulmier se presentaba a sí mismo como el descubridor de la gran Terra Australis, a la que él llamó «India Meridional». Afirmaba que había recalado allí durante seis meses y describió el lugar como «idílico» y poblado por habitantes que no tenían necesidad de trabajar debido a las innumerables riquezas. De Gonneville aseguraba que esa tierra se encontraba a seis semanas de navegación desde el cabo de Buena Esperanza.

Ahora se cree que las tierras que De Gonneville descubrió no eran la legendaria Terra Australis ni, como se pretendió, de Madagascar, sino que eran en realidad parte de la costa del Brasil (en la isla de Santa Catarina, o próximas), y que los nativos que conoció eran en realidad indios carijos.

El diario de a bordo de Binot Paulmier fue encontrado en el siglo XIX por Paul Gaffarel en el Almirantazgo de Normandía y tiene un testimonio muy creíble. Gracias a él se ha podido reconstruir gran parte de la historia de ese viaje heroico y audaz, haciendo de él uno de los más grandes marinos franceses del siglo XVI.

Other Languages