Bildu

Bildu
Bildu.png
PortavocesPello Urizar
Oskar Matute
Bakartxo Ruiz
Fundación3 de abril de 2011
Disolución2015
IdeologíaIzquierda abertzale, nacionalismo vasco, soberanismo, socialismo, independentismo, internacionalismo, euskaldunización
CoaliciónEusko Alkartasuna
Alternatiba
Herritarron Garaia
Araba Bai
Independientes de la izquierda abertzale
SucesorEuskal Herria Bildu
PaísEspaña
Sitio webehbildu.eus/es
[editar datos en Wikidata]

Bildu (Reunir(se) en euskera) fue una coalición electoral española de ideología independentista vasca y perteneciente al denominado polo soberanista de izquierda, conformada por los partidos políticos Eusko Alkartasuna y Alternatiba, las agrupaciones Herritarron Garaia y Araba Bai, y otros independientes abertzales y de izquierda.[1]​ Sus componentes afirmaron su voluntad de continuar el proyecto de coalición más allá de las elecciones locales de 2011, materializándose en las coaliciones Amaiur, para las elecciones generales de ese año, y Euskal Herria Bildu, para las elecciones al Parlamento Vasco de 2012, a las que se sumó el partido Aralar.

Bildu presentó candidaturas a diversos procesos electorales que se celebraron en mayo de 2011 en España, como son las elecciones autonómicas al Parlamento de Navarra, las elecciones forales a las Juntas Generales de Álava, de Guipúzcoa y de Vizcaya, y las elecciones municipales en el País Vasco, Navarra y el Condado de Treviño (Burgos, Castilla y León).

Historia

Creación

Eusko Alkartasuna y Alternatiba configuraron una coalición electoral para concurrir a las elecciones municipales, a las Juntas Generales del País Vasco y al Parlamento de Navarra de 2011 con el objetivo de aglutinar el voto soberanista y de izquierdas. Se quedaron fuera del acuerdo las localidades de Deva, Musques, Santesteban y Echalar, donde EA se presentaba en solitario;[2]​ en Deva además Alternatiba también se presentaba en solitario. En Castilla y León presenta lista a las municipales en el Condado de Treviño.

Asimismo, junto a otros independientes, en Bildu también participan el colectivo navarro Herritarron Garaia y Araba Bai, escisión alavesa de Aralar.[3]

Según la Junta Electoral Central el nombre oficial de la coalición es Bildu-Eusko Alkartasuna (EA) / Alternatiba Eraikitzen.

Precedentes

Las organizaciones políticas que conforman la coalición (Eusko Alkartasuna y Alternatiba) han ido perfilando con el paso del tiempo una apuesta por la aglutinación de fuerzas soberanistas, línea que también ha ido perfilando la Izquierda Abertzale, nombre con el que se ha tendido a denominar al sector de dicha ideología afín a la ilegalizada Batasuna y sus posteriores marcas electorales. De esta forma, en junio de 2010 tuvo lugar en el Palacio Euskalduna la firma del Acuerdo estratégico entre Eusko Alkartasuna y la izquierda abertzale, al que siguió el acuerdo Euskal Herria ezkerretik ('Euskal Herria desde la izquierda') el 16 de enero de 2011, que también fue suscrito por Alternatiba.

Algunos medios afirmaron que los firmantes de este último acuerdo decidieron una estrategia conjunta en caso de que no se permitiese la inscripción de Sortu en el registro de partidos políticos.[5]

El 30 de octubre de 2010 Alternatiba celebró su primera Asamblea Nacional, en la que apostaron por la confluencia estratégica de los partidos soberanistas de izquierdas que firmaron el Acuerdo de Gernika.[10]

A finales de marzo de 2011, EA anunció que en Navarra se presentaría a las elecciones forales y municipales en una nueva coalición formada con la plataforma ciudadana de izquierda abertzale Herritarron Garaia,[13]

Reacción ante el tiroteo entre ETA y la Gendarmería

El 9 de abril de 2011 tuvo lugar un tiroteo entre dos miembros de ETA y la Gendarmería francesa en el que resultó herido un gendarme, siendo detenidos posteriormente ambos terroristas;[16]

Coincidiendo con la precampaña electoral, la utilización del término incidente le valió a Bildu la crítica tanto del Gobierno de España[22]

Acusaciones e impugnación de candidaturas

Desde antes de su creación,[25]

Dicha acusación fue negada por parte de los miembros de Bildu, que alegaron que la coalición ya estaba prevista antes incluso que la presentación de los estatutos de Sortu, con lo que en caso de que este hubiera sido legalizado se hubiera integrado en la coalición.[27]

Impugnación y anulación

Tanto el Ministerio del Interior como la Abogacía General del Estado anunciaron que vigilarían las listas electorales de Bildu por si se confirmaban sus sospechas[32]

A finales de abril de 2011 se anunció que el informe elaborado por la Policía Nacional para la Abogacía del Estado y la Fiscalía General llegaba a las conclusiones de que la propia Bildu y sus listas estaban impulsadas por Batasuna y diseñadas por ETA.[36]

Con motivo del Aberri Eguna de 2011 Bildu participó en un acto organizado por la asociación Independentistak al cual también asistieron antiguos miembros de Batasuna y otras personalidades de la izquierda abertzale,[39]

El 26 de abril de 2011 fue adelantado por Federico Trillo, portavoz de justicia del Partido Popular, y confirmado por el Vicepresidente del Gobierno Alfredo Pérez Rubalcaba que los informes policiales sobre Bildu consideraban que ésta estaría «en la estrategia de ETA» y que, entre sus candidaturas, habría personas vinculadas a Batasuna (en 40 listas del País Vasco, según la Ertzaintza, y en 95 en el conjunto de País Vasco y Navarra, según la Guardia Civil).[44]

Desde el Partido Nacionalista Vasco, su presidente Iñigo Urkullu advirtió el 29 de abril de 2011 que el apoyo de su partido al Gobierno y a los Presupuestos Generales del Estado de 2012 estaría condicionado por la impugnación o no de las listas de Bildu.[48]

El 1 de mayo la sala 61 del Tribunal Supremo falló a favor (por nueve votos a seis) de las impugnaciones presentadas por la Abogacía del Estado y el Ministerio Fiscal, anulando así todas las candidaturas presentadas por la coalición Bildu, así como otras diez agrupaciones electorales, al estimar que éstas se enmarcarían dentro de un proyecto «gestionado, dirigido, coordinado y articulado por el complejo ETA-Batasuna».[50]

Reacciones

Tras el fallo, el Vicepresidente del Gobierno Alfredo Pérez Rubalcaba manifestó que la sentencia probaba que Bildu no había roto con ETA.[62]

Por su parte, manifestaron su disconformidad con dicha sentencia Izquierda Unida,[83]

El 2 de mayo de 2011 el PNV, como había advertido anteriormente, anunció que suspendía todo su apoyo al Gobierno, considerando además de extrema gravedad la suspensión de las listas de Bildu.[84]

Por su parte los portavoces de Bildu afirmaron que «decir que formamos parte de la estrategia de ETA es un absurdo y un sinsentido» así como la impugnación de sus listas «es una aberración jurídica, política y democrática que sólo se entiende desde la debilidad del PSOE frente a las presiones del PP».[85]

El 4 de mayo el secretario general del PSOE en el Congreso Eduardo Madina manifestó esperar una noticia agradable del Tribunal Constitucional respecto a Bildu[89]

Revocación de la anulación por el Tribunal Constitucional

Tras la sentencia del Tribunal Supremo la coalición la recurrió al Tribunal Constitucional.[92]

En su recurso Bildu alegó que la sentencia del Tribunal Supremo privaba a la coalición del derecho colectivo de participación política de las dos formaciones legales que la integran; que se privaba también del derecho individual de sufragio activo al sector del electorado que deseara votar a esa opción y también negaba el ejercicio del derecho individual de sufragio pasivo "no solamente a quienes sean independientes de ambas formaciones políticas, sino también a los de las formaciones políticas legales". Además, alegó que suponía la vulneración de la libertad ideológica, garantizada en la Constitución en el artículo 16; el derecho a difundir y expresar libremente los pensamientos, ideas y opiniones; así como los derechos de libertad de expresión y de reunión y asociación recogidos en el Convenio Europeo de Derechos Humanos.[93]

Los representantes de Bildu afirmaban en su recurso que, aunque se entienda acreditada la condición de ETA-Batasuna de defraudar la sentencia que ilegalizó en 2003, "no se ha acreditado su materialización en Bildu", es decir, que no se ha culminado "en la articulación de unas candidaturas instrumentalizadas al servicio de los intereses electorales de los partidos políticos ilegalizados". También reconocían en su escrito que, sobre la base de los documentos incautados y analizados, "puede razonablemente deducirse que, en efecto, ETA-Batasuna concede cierta relevancia a los procesos electorales, y que pretende servirse de algún modo de esa oportunidad para sus fines, e incluso que persistían en ese planteamiento con vistas al proceso electoral"; sin embargo, eso "no presupone la existencia de concertación alguna entre ETA-Batasuna y los partidos integrados en la coalición Bildu, cuya instrumentalización a tal fin por aquellos es una conclusión que no puede alcanzarse, sobre esa base, del modo que constitucionalmente es exigible para delimitar el derecho de participación política que está en juego". Asimismo, insistían en que "no se ha probado" que por parte de la coalición se hayan asumido "los métodos violentos como instrumento de actuación en la vida pública".[91]

El día anterior al debate en el Tribunal, la Guardia Civil presentó un informe sobre unas actas incautadas en 2009 de presuntas reuniones entre EA y ETA de cara a planificar la estrategia electoral en anteriores procesos en los que la colaboración no llegó a consumarse,[98]

El 5 de mayo de 2011, tras no llegar a un desempate la Sala Segunda del Tribunal Constitucional, el recurso fue debatido en el Pleno de éste, el cual decidió que Bildu concurriera a los comicios.[101]

Según el Tribunal Constitucional, el Supremo vulneró el derecho a la participación política de la coalición, consagrado en el artículo 23 de la Constitución. Los argumentos empleados fueron similares a los que esgrimieron en su voto particular los seis magistrados que discreparon de la mayoría en el Tribunal Supremo. Según estos magistrados, el pacto soberanista que culminó en Bildu surgió de la propia Eusko Alkartasuna y sólo se consumó porque la izquierda abertzale, tras un debate de cinco meses, rechazó la violencia terrorista.[102]

En este sentido, el Tribunal Constitucional establece en esta sentencia una diferenciación entre la formación Batasuna ilegalizada en 2003 y la izquierda abertzale, y afirma que "la izquierda abertzale como expresión ideológica no ha sido proscrita de nuestro ordenamiento ni podría llegar a serlo". Además, explica que "la disolución de un partido político no comporta la privación del derecho de sufragio, activo o pasivo, de quienes fueron sus promotores, dirigentes o afiliados"[94]

Reacciones

Tras conocer la sentencia el PNV restableció su relación con el Gobierno.[106]

El Gobierno de España emitió un comunicado en el que afirmaba acatar y respetar la decisión del Tribunal Constitucional pues "es competencia de los tribunales determinar la legalidad de las candidaturas electorales".[110]

Por otro lado, el Partido Popular rechazó esta sentencia judicial advirtiendo que estarían "vigilantes" para sacar de las instituciones "como sea" a los representantes de dicha coalición.[114]

Por su parte, el presidente del Tribunal Constitucional, Pascual Sala, reivindicó la independencia judicial respecto a los partidos políticos como algo incuestionable y afirmó que dudar de ella era un ataque a la honradez de los jueces.[115]

El Congreso de los Diputados rechazó una propuesta presentada por PP, UPyD y UPN que planteaba "extremar" la vigilancia sobre Bildu y apoyó una propuesta del PSOE que demandaba respeto a "las últimas decisiones de las más altas instancias jurisdiccionales".[116]

Other Languages
aragonés: Bildu
brezhoneg: Bildu
català: Bildu
Deutsch: Bildu
euskara: Bildu
français: Bildu
galego: Bildu
日本語: ビルドゥ
norsk: Bildu
svenska: Bildu