Bicicleta eléctrica

Diagrama ilustrando una bicicleta estándar convertida en una e-bici utilizando un kit de conversión obtenido al detal
Bicicleta eléctrica

Una bicicleta eléctrica es un tipo de vehículo eléctrico consistente en una bicicleta a la que se le ha acoplado un motor eléctrico para ayudar en el avance de la misma. La energía es suministrada por una batería que se recarga en la red eléctrica o panel solar. Su autonomía suele oscilar entre los 45 y los 60  km y tienen un precio más económico que las motos y coches de combustión (gasolina/diésel).

En la Unión Europea, legalmente[1] tienen la consideración de bicicletas a efectos de circulación, siempre que:

  • Sólo proporcionen asistencia mientras se pedalea. Pueden tener acelerador siempre y cuando este sólo sea efectivo cuando se pedalee
  • El motor se desconecta a partir de 25 km/h.
  • Su potencia no sea superior a 250  W.
  • El peso del conjunto no supere los 40 kilos.

Al resto de las bicicletas eléctricas se las considera ciclomotores eléctricos, y requieren licencia de conducción y seguro específico de accidentes.

Es bastante común que las bicicletas eléctricas sean también plegables, dado que como éstas su uso es mayoritariamente urbano. Son los vehículos eléctricos más asequibles.

Utilización

Bicicleta-electrica con motor central

Están bastante en uso, destacando por ser un transporte eficiente, por su bajo coste de mantenimiento, su facilidad de uso y no solo para desplazamientos entre el tráfico de las ciudades.[2]

Other Languages