Bernardo de Chartres

Bernardo de Chartres (en latín Bernardus Carnotensis) fue un filósofo neoplatónico, erudito y administrador del siglo XII. Estuvo especialmente ligado a la catedral de Chartres, donde sirvió como canciller de 1117 a 1124. Probablemente era de origen bretón. Un estudio reciente aventura que Bernardo habría sido el obispo de Quimper, conocido como Bernard de Moelan, y que editó las Vitae de San Corentin y San Ronan. Su hermano sería Thierry de Chartres.

Obra

La única obra suya que ha sobrevivido es el tratado De expositione Porphyrii, y casi todo que sabemos de él se encontramos en las escrituras de Juan de Salisbury (ca. 1115-1180) y Guillermo de Conches. Se le ha atribuido un comentario sobre Platón

De lo poco que se conoce sobre su pensamiento, destaca su postura ante la idea de que Dios creó de la nada la materia y unas formas nativas, copias de las ideas existentes en la inteligencia de Dios. Por unión de la materia y la forma se originaría el mundo sensible.

Quizás la contribución cultural más famosa del filósofo sea la cita «a hombros de gigantes» que le fue atribuida (ca. 1130) por su discípulo Juan de Salisbury, quien en su obra Metalogicon de 1159 (III, 4) escribe:

Dicebat Bernardus Carnotensis nos esse quasi nanos, gigantium humeris incidentes, ut possimus plura eis et remotiora videre, non utique proprii visus acumine, aut eminentia corporis, sed quia in altum subvenimur et extollimur magnitudine gigantea

Decía Bernardo de Chartres que somos como enanos a los hombros de gigantes. Podemos ver más, y más lejos que ellos, no porque la agudeza de nuestra vista ni por la altura de nuestro cuerpo, sino porque somos levantados por su gran altura.

Other Languages