Bernal Díaz del Castillo

Bernal Díaz del Castillo
Supuesto retrato de Bernal Díaz Del Castillo por Genaro García basado en el retrato del rey francés Enrique IV 1904.jpeg
Bernal Díaz del Castillo
Información personal
Otros nombres Bernal Díaz, Bernal Díez
Nacimiento Indefinido, entre 1495 y 1496
Medina del Campo, Corona de Castilla (actualmente provincia de Valladolid, Castilla y León, Flag of Spain.svg  España)
Fallecimiento 1584
Antigua Guatemala, Virreinato de Nueva España (actualmente Flag of Guatemala.svg  Guatemala)
Nacionalidad Castellano
Familia
Cónyuge Teresa Becerra
Hijos Nueve hijos legítimos con Teresa Becerra. Teresa e Inés Díaz de Padilla (Mestizas no reconocidas)[1]
Información profesional
Ocupación conquistador, explorador, militar
Obras notables Historia verdadera de la Nueva España
Firma Firma Bernal Díaz Del Castillo.PNG
[ editar datos en Wikidata]

Bernal Díaz del Castillo (Medina del Campo 1495 o 1496 – 1584) fue un conquistador español que participó en la conquista de México y fue más tarde regidor de Santiago de Guatemala. Se le atribuye la autoría de la Historia verdadera de la conquista de la Nueva España, la cual comenzó a redactar como un memorial de guerras; pero más tarde fue revisada y expandida en respuesta a la publicación de Francisco López de Gómara, que Díaz del Castillo consideraba muy imprecisa, además de que no reconocía los esfuerzos que llevaron los soldados comunes durante la invasión de México.

Biografía

Bernal Díaz del Castillo nació entre octubre de 1495 y marzo de 1496[2]​ en Medina del Campo, Castilla. Tenía alrededor de 20 años y carecía de hacienda cuando viajó en 1514 a América, presuntamente en la expedición de Pedro Arias Dávila, nombrado un año antes gobernador de Castilla del Oro. Después de participar en algunas expediciones en Tierra Firme se embarcó para la recién conquistada Cuba, donde gobernaba Diego Velázquez de Cuéllar, quien le prometió indios en encomienda, y permaneció dos años inactivo esperando esta merced que nunca llegó a efectuarse.

Como la población nativa de la isla se agotaba debido a las epidemias y trabajos forzados causados por la colonización del lugar, y, con el objetivo de capturar esclavos para luego venderlos en Cuba, el gobernador de la isla comenzó a organizar expediciones hacia otras zonas del Caribe. En este escenario, en 1517 se alistó Bernal bajo las órdenes del capitán Francisco Hernández de Córdoba en la expedición que habría de descubrir las costas de Yucatán. La expedición regresó con dificultad a Cuba debido a las condiciones climáticas y a los enfrentamientos con los mayas que querían expulsarlos de sus tierras.

En 1518 se alistó en la expedición de Juan de Grijalva que tenía por objeto rescatar oro con los indios mayas, la cual, tras haber recorrido las costas de Yucatán y de Veracruz, volvió a Cuba.

En 1519 se unió finalmente a la expedición al mando de Hernán Cortés que culminaría con la caída de México-Tenochtitlán y la conquista del Imperio Azteca y otras regiones del actual México. Posteriormente participaría en diversas expediciones y conquistas en lo que hoy es el sureste mexicano, Guatemala y Honduras.

Vuelto de la expedición a Honduras (1526), Bernal permanece varios años en la Ciudad de México, pero haciendo frecuentes salidas a Coatzacoalcos, donde más tarde obtuvo el cargo de corregidor.

En recompensa a sus servicios durante la Conquista, le son otorgados indios en encomienda; sin embargo, diversas razones llevan a que éstos no sean en la cantidad por él esperada o que incluso llegue a perderlos. En este sentido, Bernal comienza a realizar diversas gestiones ante altos funcionarios de la Nueva España esperando obtener una mejor recompensa. Los primeros frutos de ello fueron las encomiendas que se le otorgaron en Cintla y Cimatlán.[3]

Su supuesto bien trato hacia los indios llevará al presidente de la Real Audiencia de México, Sebastián Ramírez de Fuenleal a nombrarle visitador general para evitar que se herrasen indios (es decir, para evitar que se les convirtiera por la fuerza en esclavos).

En su afán de conseguir que sus esfuerzos en la Conquista fuera recompensados, Bernal promueve una probanza de méritos el 7 de septiembre de 1539 en la Ciudad de México. Entre los testigos figura su antiguo capitán Luis Marín.[4]

Siguiendo con este afán, Díaz del Castillo hizo varios viajes a España en demanda de mercedes. En el primero de ellos llevó consigo sendas cartas escritas por el virrey Antonio de Mendoza y Hernán Cortés recomendándole. No obstante, Bernal no logró ser atendido por el Consejo de Indias; sin embargo, en un segundo intento logró que se le expidiesen cédulas a su favor que le regresaban las encomiendas en Chiapas y Tabasco que le habían quitado mientras estuvo en la expedición en Honduras.

A su regreso de este primer viaje, Bernal se avecinda en Guatemala (1541 o 1542), merced a Pedro de Alvarado, a la sazón gobernador de aquella provincia. Para este momento se encuentra ya parcialmente recompensado pues ha recibido en encomienda los pueblos de indios de Sacatepéquez, Joanagazapa y Mistlán, y ya es padre de dos hijas (Teresa e Inés), habidas con doña Francisca, india que fue un regalo que le hizo Moctezuma. Posteriormente tiene con su legítima esposa a su hijo Diego. Sin embargo, para obtener las encomiendas, se ve obligado a casarse (1544) con doña Teresa Becerra, hija del conquistador y alcalde ordinario de Guatemala Bartolomé Becerra. De los nueve hijos del matrimonio, Francisco será el encargado de poner en limpio uno de los manuscritos de la Historia verdadera que ha llegado hasta nuestros días.[5]

El segundo de los viajes (1549 o 1550) lo realizó a consecuencia de la promulgación de las Leyes Nuevas para los encomenderos (1542) para pleitear de nuevo. En esta estancia en España participó en la Junta de Valladolid acerca de la esclavitud de los nativos americanos, la perpetuidad de encomiendas y tributos, la cual se celebró en 1550 (enfrentándose los argumentos contrarios de Bartolomé de las Casas y Juan Ginés de Sepúlveda). De este segundo viaje obtiene algunas cédulas para que se le restituyan más encomiendas, y para realizar un canje de un pueblo encomendado en Coatzacoalcos por otro en Guatemala, peticiones que no atendió el oidor López Cerrato.[6]

Regresa a Guatemala en septiembre de 1551 y es elegido regidor perpetuo de la ciudad; pero al no lograr que el presidente de la audiencia satisficiera lo que pretendía haber obtenido en España, escribió una carta al Emperador (fechada el 22 de febrero de 1552) y prosiguió en su lucha por los que creía ser derechos inherentes a sus méritos de conquistador. Así, entre 1553 y 1557 habría empezado a darle un nuevo cariz a un primitivo memorial de guerras a partir de la lectura de la historia de la conquista de México que había escrito Francisco López de Gómara (1552). La ampliación de este memorial de guerras se convertirá a la larga en la Historia Verdadera.

El 6 de mayo de 1565, y gracias a las gestiones de su hijo Diego, el rey Felipe II le hace concesión a Bernal de su escudo de armas.

Para 1567 Bernal viaja de nuevo a España, y finalmente al año siguiente afirma haber acabado de poner en limpio su Historia Verdadera. Sin embargo, hasta 1575 no parece que fuera enviada a España,[7]​ Sin embargo, Bernal conservará una copia del manuscrito la cual continuará ampliando y enmendando hasta prácticamente su muerte.

Bernal Díaz del Castillo muere el 3 de febrero de 1584. Sus restos se encuentran en la catedral de la ciudad de Antigua Guatemala marcados con una losa conmemorativa.

Other Languages