Bernabé Boza Sánchez

Bernabé Boza Sánchez, titulado general del de las tropas insurrectas cubanas, nació en Puerto Príncipe, provincia de Camagüey, Cuba, el 4 de febrero de 1858.

Hijo de padres acaudalados, pero con ideas independentistas. Al estallar la guerra civil en Cuba, iniciada en La Demajagua el 10 de octubre de 1868, su madre lo envió al extranjero para apartarlo de los posibles peligros que pudieran acaecer a una familia conocida por los ideales separatistas del padre de familia.

Labor

Regresó a Cuba seis años después, en el año 1874, y partió de inmediato a incorporarse a las filas mambisas y ya para febrero del 1878, tenía el grado de titulado sargento primero. Se mantuvo los años posteriores atento a un nuevo levantamiento y en el 1895 se alzó nuevamente en armas junto con el General Máximo Gómez Báez, quien lo puso al frente de su escolta y más tarde lo hizo miembro de su Estado Mayor. Se destacó en varios combates a lo largo de la Guerra del 95', concluyendo está con el grado de general. Luego de la primera intervención de los Estados Unidos en la Isla, fue alcalde en Santa María del Rosario, La Habana, para posteriormente formar parte de la Cámara de Representantes tras la instauración de la República Neocolonial, prestando mucha atención a obras sociales. Continuó su lucha por la independencia y se unió a los combatientes independentistas en contra de los Estados Unidos tras la segunda intervención norteamericana en 1906. Cuando se constituyó la Junta Patriótica por Salvador Cisneros Betancourt se le unió, manteniendo siempre firmes los principios por los que luchó desde temprana edad. Criticó fuertemente el anexionismo, si bien colaboró con los estadounidenses al haber aceptado cargos políticos durante la ocupación (1898-1902) así como durante los primeros años de una República fuertemente controlada desde la Casa Blanca.

Durante la guerra del '95 escribió un diario de campaña, publicado en 1924 con el título de "Mi diario de la guerra" (La Habana, Ricardo Veloso Ed., 1924, 2 vols.). A pesar de su tono general de inflamado nacionalismo, resulta muy útil por la municiosidad con que Bernabé Boza relata los más de tres años de guerra.

Other Languages