Benjamín Solari Parravicini

Benjamín Solari Parravicini
Información personal
Otros nombres Pelón,
el Nostradamus argentino[1]
Nacimiento 8 de agosto de 1898
ciudad de Buenos Aires,
República Argentina Bandera de Argentina
Fallecimiento 13 de diciembre de 1974 (76 años).
ciudad de Buenos Aires,
República Argentina Bandera de Argentina
Lugar de sepultura Cementerio de la Recoleta Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad argentina
Religión católica
Información profesional
Ocupación artista plástico,
profesor,
secretario
Conocido por Profecías
Pinturas
[ editar datos en Wikidata]

Benjamín Solari Parravicini ( Buenos Aires, 8 de agosto de 1898 - ibídem, 13 de diciembre de 1974)[2] fue un pintor y escultor argentino. Es muy conocido por los dibujos « proféticos» que realizó en el transcurso de su vida.

Biografía

Su bisabuelo materno, de apellido Thompson, fue esposo de Mariquita Sánchez de Thompson (1786-1868), su madre era prima hermana del actor Florencio Parravicini (1876-1941) y su padre, el psiquiatra Benjamín Tomás Solari, llegó a ser diputado nacional.

La familia tenía una mansión en Vicente López (a 10 km al norte de Buenos Aires), que llamaban La Casona, donde Solari pasó su infancia y juventud, y que ya de adulto utilizó como chacra de fin de semana.[3]

Desde su infancia hablaba de hadas, duendes y ángeles. Su padre ―que era psiquiatra― lo sometió a varios tests que demostraron que no padecía ninguna enfermedad.[5]

En su adultez vivía en un departamento (apartamento) en la calle México al 800, entre Piedras y Tacuarí, del barrio porteño de Monserrat.

Pintor

Durante toda su vida se dedicó a la pintura con bastante éxito: llegó a exponer en el salón de la Asociación Amigos del Arte (en la calle Florida) y recibió felicitaciones del entonces presidente Marcelo T. de Alvear (1868-1942), que acudió a la muestra. Más tarde obtuvo un premio en una exposición internacional organizada en la Rural (en la ciudad de Buenos Aires) y enseguida expuso en Lieja (Bélgica), donde consiguió una medalla de oro y logró que el rey Alberto I (1875-1934) comprara una de sus obras.[3]

Fue profesor en el Liceo de España (en Buenos Aires), encargado del Departamento de Artes en el Banco Municipal de Buenos Aires, director de Arte y Ayuda Social del Banco Municipal de Préstamos,[3] y secretario de la Asociación para el Desarrollo de las Artes (en 1948).

Profecías

En 1932, mientras dibujaba y pintaba en su estudio, comenzó a pensar ideas espontáneas, frases y dibujos que para él no tenían sentido y que escribió en papel. Siendo católico destruyó muchos de estos dibujos porque no creía en ellos.[1] Solari declaró en varias oportunidades que al realizar estos dibujos, oía una voz y sentía que su mano era guiada:


Benjamín Solari realizó ―según él bajo mandato de su ángel de la guarda llamado José de Aragón y otras «personalidades incorpóreas»― más de mil dibujos proféticos (que él llamaba psicografías premonitorias) realizadas a lo largo de su vida entre los años 1936 y 1972.

La muerte de Alfonsina Storni

El 25 de octubre de 1938 a la tarde, los periódicos de Buenos Aires difundieron que a la una de la mañana se había suicidado la poetisa Alfonsina Storni en Mar del Plata. Benjamín Solari dijo entonces que esa madrugada había despertado sintiendo un fuerte olor a mar y algas, y que había comenzado a escuchar una voz femenina que le decía que ella se estaba separando de la vida mientras las algas cubrían sus manos. Al final la mujer se había identificado como Alfonsina Storni. Solari no podía saber que Storni había sido encontrada flotando a 200 m de la costa muy pocas horas después, que había flotado todo el tiempo, por lo que no se encontraron rastros de «algas».[7]

Other Languages