Beneficio de división

El Beneficio de división consiste en que si hubiera dos o más fiadores de una misma deuda, ésta tendrá que ser dividida entre ellos por partes iguales, aplicándose el régimen de las obligaciones simplemente conjuntas o mancomunadas.[1]

El beneficio de división no funciona de pleno derecho, el fiador interesado debe oponerlo cuando se le reclame más de lo que le corresponde, en este caso constituye una excepción perentoria.

  • requisitos para que proceda el beneficio de división
  • referencias

Requisitos para que proceda el beneficio de división

  • Que los fiadores no se hayan obligado solidariamente al pago.
  • Que los fiadores lo sean del mismo deudor y de una misma deuda.
La regla general es que la división se produzca por partes iguales, excepto:
  • Cuando existe un fiador insolvente; en este caso la cuota de éste gravará a las demás.
  • Cuando alguno de los fiadores haya limitado su responsabilidad a una cuota o suma determinada.
Other Languages