Beltrán Alfonso Osorio y Díez de Rivera

Beltrán Alfonso Osorio y Díez de Rivera ( Madrid, 15 de diciembre de 1918 - Madrid, 18 de febrero de 1994) fue un aristócrata español destacado por su cargo de jefe de la Casa de S.A.R. Juan de Borbón y Battenberg, conde de Barcelona y padre del rey Juan Carlos I de España, que ocupó desde el año 1954 hasta la muerte de don Juan, acaecida en 1993.

Fue continuador de la tradición familiar por la hípica: presidió la Sociedad de Fomento de la Cría Caballar de España, fue el primer jinete español en participar en la prueba británica Grand National y está considerado el mejor jinete de España y uno de los mejores de Europa. Participó, representando a su país, en los Juegos Olímpicos de Helsinki ( 1952) y en los de Roma ( 1960), y fue elegido por el Daily Mail en 1992 deportista del año.

Biografía

Descendiente de míticas figuras medievales y modernas como Beltrán de la Cueva o Ambrosio Spinola, nació en Madrid siendo sus padres Miguel Osorio y Martos, XVII duque de Alburquerque, e Inés Díez de Rivera y de Figueroa, hija de los V condes de Almodóvar.

En 1936, cuando aún no había alcanzado la mayoría de edad, participó en la Guerra Civil Española, en el frente de Somosierra, combatiendo después en la Infantería Navarra, al mando de la IV compañía del Tercio de San Fermín, pasando más tarde a la Caballería del Ejército del Centro. Al finalizar la contienda, ingresó en la Academia Militar, de la que salió con el grado de teniente.

Desde 1954, y hasta 1993, ostentó el cargo de Jefe de la Casa de S.A.R. Juan de Borbón y Battenberg, conde de Barcelona y por su servicio y entrega Juan Carlos I de España le nombró caballero de la Orden del Toisón de Oro.

Fue uno de los aristócratas más importantes de su tiempo, representante de la segunda Casa nobiliaria más singular de España, y ostentó los títulos de XVIII duque de Alburquerque ( GE), VII duque de Algete (GE), XIX marqués de Alcañices (GE), XI marqués de los Balbases (GE), XIII marqués de Cadreita, XVII marqués de Cuéllar, IX marqués de Cullera, XIII marqués de Montaos, XII conde de la Corzana (GE), XVI conde de Fuensaldaña, XVI conde de Grajal, XVIII conde de Huelma, XVIII conde de Ledesma, XV conde de la Torre, XIV conde de Villanueva de Cañedo y XII conde de Villaumbrosa. Fue además, capitán y comandante de Caballería del Ejército Español, caballero de la Orden del Toisón de Oro, caballero gran cruz de justicia de la Orden de San Lázaro de Jerusalén, y profesor de la Escuela Militar de Equitación.

El periodista Jaime Peñafiel, en un artículo post mortem titulado “El último caballero español”, le dedica estas palabras:

Aunque al generalizar siempre se corre el riesgo de pecar de injusto y hasta de ofender por exclusión, no resisto la tentación de calificar la muerte del duque de Alburquerque como la del último caballero español. Entendiendo por tal la imagen preconcebida que se tiene de un caballero. Ya sea nacido en España o en el Reino Unido: alto, delgado como un personaje de El Greco, elegante como un lord inglés, educado, bondadoso y leal. En Inglaterra al duque de Alburquerque le llamaban, simplemente, «El caballero». Un caballero de inclinación de cabeza y taconazo. Don Beltrán (no podía llamarse de otra manera) de Osorio y Díez de Ribera respondía también a la imagen que el barón de Montesquieu tenía de un gran señor: «Un hombre que ve al rey, habla con los ministros, tiene antepasados y propiedades»

Jaime Peñafiel[1]
Other Languages