Belle Époque

Belle Époque o La Belle Époque (en español: Época bella) es una expresión nacida antes de la Primera Guerra Mundial para designar el periodo de la historia de Europa comprendido entre 1871 y el estallido de la Primera Guerra Mundial en 1914.

Esta designación respondía en parte a una realidad recién descubierta que imponía nuevos valores a las sociedades europeas (expansión del imperialismo, fomento del capitalismo, enorme fe en la ciencia y el progreso como benefactores de la humanidad); también describe una época en que las transformaciones económicas y culturales que generaba la tecnología influían en todas las capas de la población (desde la aristocracia hasta el proletariado), y también este nombre responde en parte a una visión nostálgica que tendía a embellecer el pasado europeo anterior a 1914 como un paraíso perdido tras el salvaje trauma de la Primera Guerra Mundial.

Aspectos políticos

Después de la Guerra franco-prusiana, Europa vivió un período de paz que favoreció los avances científicos, técnicos, sociales y económicos, particularmente en Francia, Reino Unido, Alemania, Rusia, Austria-Hungría e Italia. Cabe indicar que, en esa época, prácticamente todas las naciones con gran influencia política a nivel mundial eran europeas, las rivalidades (políticas o económicas) entre estas potencias obligaban a guardar un equilibrio de poder que, precisamente, impidió durante cuatro décadas que tales rivalidades fueran solucionadas mediante una guerra.

Es preciso mencionar que en este periodo países como China y Japón estaban aún lejos de lograr los niveles de poderío a escala mundial que mostraban los grandes Estados de Europa, siendo que su poder e influencia sólo se expresaba a escala regional y en competencia con las naciones europeas. Inclusive los Estados Unidos eran ya una potencia industrial, pero cuyo poderío era superado en varios aspectos por Gran Bretaña, Alemania o Francia.

Fue en esta época cuando las grandes potencias europeas alcanzaron su máxima influencia y poder a nivel mundial, lo cual se ve reflejado en el hecho que, tras el Reparto de África, prácticamente todos los imperios coloniales europeos estaban sólidamente definidos (y sojuzgados) antes de 1914. Durante la Belle Époque, el imperialismo era considerado una política de Estado aceptable y válida para los políticos europeos y para grandes sectores de la población. El imperialismo era justificado en tanto se le consideraba como generador de valiosas fuentes de materia prima, así como de nuevos mercados para la creciente producción industrial, lo cual era crucial para países europeos carentes de materias primas y con mercados internos ya bastante explotados.

En toda Europa, la mano de obra se organizó en sindicatos o en partidos políticos: en este período aparecen los primeros partidos socialistas europeos, cada vez más influyentes. También se organizan en movimientos políticos las corrientes ideológicas propias del conservadurismo y liberalismo, en lo político y económico.

Other Languages
Afrikaans: Belle Époque
Alemannisch: Belle Époque
беларуская: Пекная эпоха
български: Бел епок
català: Belle Époque
čeština: Belle Époque
Deutsch: Belle Époque
Ελληνικά: Μπελ Επόκ
English: Belle Époque
Esperanto: Belle Époque
euskara: Belle Époque
français: Belle Époque
עברית: בל אפוק
hrvatski: Belle Époque
italiano: Belle Époque
한국어: 벨 에포크
Lëtzebuergesch: Belle Époque
Nederlands: Belle époque
norsk bokmål: Belle Époque
português: Belle Époque
română: Belle Époque
svenska: Belle époque
українська: Прекрасна епоха
Tiếng Việt: Belle Époque
West-Vlams: Belle Epoque
中文: 美好年代