Bellavista (Sevilla)

Bellavista es un barrio de la ciudad de Sevilla, España, situado al sur de la capital.

Historia

La Barriada de Bellavista nace entre los caminos de La Mata del Chaparro, la Fuente del Rey Don Pelayo, la vereda de carne, el Camino del Pitamo hacia el Quintillo y el Camino Sevilla - Dos Hermanas. Algunos de éstos ya desaparecidos.

Bellavista
País EspañaFlag of Spain.svg España
• Com. autónoma AndalucíaBandera de Andalucía.svg Andalucía
• Provincia Flag of Diputacion de Sevilla Spain.svg Sevilla
• Distrito Bellavista-La Palmera
Ubicación 37°19′08″N 5°58′15″O / 37°19′08″N 5°58′15″O / -5.9708333333333
Código postal 41014
Fiestas Velá de Bellavista. Septiembre.

Hacia el Sur, el límite municipal se encuadra desde el antiguo río Guadaira a la gavia del Copero, poco más abajo del arranque del canal Alfonso XIII. Por el este, recorre el camino de la "Mata del Chaparro" desde su intersección con la gavia, hasta el paso a nivel de La Salud y desde aquí por el camino de la hacienda de Villanueva hasta el puente de la "Oradada", a la altura del Cortijo de Quintillo. Al oeste queda limitado por el río Guadalquivir en su medianía. Dicho término lindaba con Sevilla, que los separaba el río Guadaira cuando discurría por el antiguo cauce, justo a lo que hoy es la portería sur del Estadio Benito Villamarín.

Bellavista, antes llamada de barrio de La Salud, tomó este nombre por la dueña de una Venta que existía en el apeadero del ferrocarril Sevilla-Cádiz, construido en la década de los cincuenta del siglo XIX.

En 1859 estos terrenos no eran más que una finca de reses que fueron comprados por la empresa Itálica Isabelina, la cual dio nombre a estas tierras, por la cantidad de 120 mil reales de bellón.

Francisco Morillas y Morillas

En 1886, D. Manuel Murube Melgarejo compró esta parcela por la cantidad de 14.335 pts. Ya durante los años de 1914 a 1925, y a la muerte del propietario, se divide la parcela en cinco lotes, uno para cada heredero. Tan sólo tres de los aparceros cumplen los requisitos que se solicitan en el proyecto urbanístico de la ciudad de Dos Hermanas y pasan a la titularidad D. Antonio y Francisco Segura Urbano, D. Manuel Murube Martín y D. Francisco Morillas y Morillas, verdadero artífice en la creación de la barriada.

Durante el periodo de 1930 a 1935 el nombre de La Salud fue perdiendo fuerza y se le fue conociendo como Bellavista gracias al nombre que le daba titulo a la propiedad que tenía D. Francisco Morillas y Morillas, cuya denominación fue la de Urbanización Bellavista, en reconocimiento a la ciudad de Argentina donde vivió y acumuló gran parte de su fortuna antes de instalarse en esta tierras.

Por aquel entonces.se contaba en la zona con una población de 583 personas y en el año 1937 con un número de habitantes que rozaba los 1.500. Trece años más tarde tenía un núcleo de población de 7.532 habitantes. que pagaban todos los derechos municipales y que no recibieron atención alguna hasta pasado los treinta años.

Esta foto está sacada del libro "Bellavista en imágenes", de Onofre Marín, y fechada en 1925. Tiene una importancia capital para la Historia del Barrio. Es la foto de la primera vivienda que se construyó en la Barriada.

Los centros que fueron creados en primer lugar, durante el curso 1931 fueron:

  • El sindicato de la C.N.T.: con tremenda fuerza en la zona, que era preciso su apoyo para conseguir trabajo
  • El ATENEO: Local situado en los terrenos de Juan de las vacas en la plaza de Fernando VI. antes llamada Isabel II.
  • La Escuela: Se construyó el primer colegio público, que se le puso el nombre de Manuel Prada Rico, en honor de un profesor de dicho centro.

Al construirse los cuarteles militares de Pineda en los años de 1925-1926 y posteriormente el hospital militar en 1935-1936 (inaugurado a principios de 1937, en plena guerra civil, sólo para italianos y legionarios) no parecía lógico que dicho complejo militar dependiera de otra jurisdicción que no fuera Sevilla, por razones obvias.

Entonces, las autoridades competentes, estando de Alcalde de la ciudad D. Nicolás Díaz Molero, siguiendo el planteamiento programado, buscaron los cauces más idóneos para presionar al ayuntamiento de Dos Hermanas, siendo Alcalde de la ciudad Nazarena D. Manuel Andrés Traver, con objeto de que hiciera, "generosamente", la cesión de ésta parte de su término con vista a que lo cedido quedara en el de Sevilla (sesión extraordinaria. Ayuntamiento de Dos Hermanas del 711137. Ordenado por Decreto n° 331 de 2817137. B.O.E., 3-8-37).

A cambio, se le ofrecía unas mejoras urbanas que consistían en dotar al pueblo de agua corriente, mercé a la construcción de unos pozos; de alcantarillado, sobre todo en calles afluentes al Arenal, centro neurálgico de la ciudad; como así mismo, arreglo mediante adoquinado de las calles de esa área.

El Ayuntamiento de Dos Hermanas aceptó. antes que entrar en un contencioso-administrativo, razonado en una expropiación de interés nacional que pudiera plantearse, limitando su término municipal al paso a nivel de La Salud, por lo que a partir de entonces Bellavista quedaba enmarcada en el término municipal de Sevilla, pero sin reconocerle prácticamente los derechos propios de todo ciudadano que paga sus impuestos. O lo que es lo mismo. Bellavista había dejado de ser reconocida como parte de Dos Hermanas, por la cesión, y pasaba a ser parte de Sevilla por imposición.

Esta foto, sacada del libro "Bellavista en imágenes", de Onofre Marín, corresponde a 1929. La vereda y los toros siguen igual que hace años, pero el Barrio ya se ve crecer poco a poco. La "Casa de la Cartera", la primera de Bellavista ya se ve un poco escondida por las otras viviendas y en el centro, esa casa del tejado de cuatro aguas era de Pepe el Vinatero, estaba situada en una de las esquinas que forman las calles Viar y Feliciana Enríquez. Junto a esa casa se ve lo que años después denominamos en Bellavista el "Chalet de los Americanos". La foto está realizada delante exactamente de lo que hoy ocupa el bloque de viviendas llamado "Antequera". Resulta curioso apreciar como el silo del Cortijo está encalado.

El Ayuntamiento de Sevilla tuvo que pagar al de Dos Hermanas 1500000 pts que se emplearían de modo exclusivo en realizar el alcantarillado y abastecimiento de agua de esta Villa, comprometiéndose a cumplir ambas poblaciones una serie de cláusulas. fijadas en el texto de segregación.

A efectos civiles y judiciales. Bellavista pertenecía al Juzgado de El Salvador. en el eclesiástico, a la iglesia de La Palmera, y en el Registro de la Propiedad, a Alcalá de Guadaira

Ya en el año 1943 se empieza a construir el campamento de Los Merinales con presos políticos procedentes de otros centros penitenciarios, "El Arenoso" y "La Corchuela", hasta convertirse en el centro absoluto de trabajo de todo el servicio de Colonias Penitenciarias Militarizadas.

Los alrededores de los campamentos estaban saturados de familiares de presos: las casas de campo, las chozas, las ciudades más cercanas, como eran Los Palacios, Dos Hermanas y, sobre todo, La Salud.

La tónica general era que al ser liberado el preso no podía ir a su pueblo debido a un destierro que además del control gubernativo, separaba .y rompía los lazos familiares En la Colonia se encontraba cierta inmunidad debido a su comportamiento de buen trabajador.

Por aquellas fechas el Servicio de Colonias construía el canal del Bajo Guadalquivir con su red de acequias ,Pantano del Águila y sistema de regadíos en Utrera, una fábrica de cemento y poblado con servicios para sus trabajadores en Villanueva del Rio y Minas, poblados en Burguillos y Villaverde sistema de regados de toda la zona del canal del Viar, etc.

Obras, que por la época de su construcción todo fue hecho con enorme esfuerzo físico por carencia de maquinaria, lo que da una idea de cual era la situación de esos miles de hombres que pasaron por el campo de Los Merinales, que tanto influyó en el auge y desarrollo de Bellavista. Las familias venían y se quedaban cerca esperando que cuando salieran en libertad se quedaran por estos lares, ya que en sus pueblos seguían los vientos de fobias de la pasada contienda.

Bellavista era la tierra prometida. Vendían sus propiedades en sus pueblos y compraban su parcela y construían sus casas para rehacer sus vidas Al amparo de éstos venían otros familiares, y así fue como se formó el núcleo urbano de la barriada. Bellavista contaba con industrias propias como SACA y Uralita, Almacén de aceitunas, Imasa  (ya desaparecidas).

A medida que aumentaba la población, más necesidad de servicios había. La situación era insostenible. Los gérmenes propiciaban la contaminación de las aguas de los pozos que creían como potable, los excrementos invadían el ambiente, por las calles las aguas corrompidas y pestilentes se estancaban, la basura se amontonaba en las parcelas, los cerdos recorrían las calles y los asnos pastaban como si de un prado común se tratara.

En 1952, tras una denuncia de un vecino se consiguió que se estableciera un consultorio en nuestra barriada. El entonces llamado Instituto Nacional de Previsión mandó a un inspector y se buscó un local rudimentario y sin medios en la calle Soria. Después de unos años, pasaría a la calle Almirante Argandoña, aunque con deficiencias de acogimiento y salubridad, y posteriormente, en el año 1978 se abriría el actual.

Ante esta situación, en los primeros meses de 1956, unos cuantos vecinos empezaron a tomar contacto entre sí para estudiar la problemática de la barriada, que por su estado de indigencia, era amenazante de propagar focos epidémicos. Se formó un grupo, compuesto por vecinos con independencia de posturas ideológicas y religiosas, dispuestos a colaborar.

Se crearon comisiones que planificaron topográficamente todas las calles de la barriada, cotas de nivel, precios, calidades de las obras y material a emplear. En cuanto a la salubridad, se hicieron certificados médicos y se analizaron las aguas que se tenían por potables, con un resultado de contaminación, como consecuencia de los muchos pozos negros. Todos estos informes, se recogieron en un Dossier del que se enviaron copias a todas las autoridades políticas, culturales y religiosas (Archivo municipal Hispalenae. Expediente 147. Obras Públicas. Ario 1957).

Para sufragar estos gastos fue enviada una circular a aquellos vecinos que se creía que pudiera interesarle, exponiéndoles las razones y pidiéndoles su colaboración económica.

Debido a la situación política que se respiraba en España, eran muy difíciles las reuniones. Existía mucho recelo. El cura párroco, ya fallecido, ofreció a los comisionados el local de Cáritas. Este local estaba anexo a la iglesia y reunirse allí suponía tener que esperar a que terminara la misa.

Así, por ese motivo, surge la idea de construir un local donde instalar un casino. A partir de aquí, y tras los trámites de compra del solar y posterior construcción, se empezó a legalizar el cuerpo social; se hicieron los Estatutos y se nombró una Junta Directiva. De esta manera se abordaban con más fuerza los problemas. Ya se hacían en nombre y representación de una fuerza jurídica.

La ejecución de un mercado de abastos, la traída del agua, teléfonos (entonces lo que había era una centralita con operadora y un solo número), alumbrado y transportes públicos dependiente del Ayuntamiento, eran algunos de los temas por los que se empezó a trabajar.

La inauguración del Centro Cultural Bellavista, como se le llamó, fue un verdadero acontecimiento social, máxime si se tiene en cuenta que por aquellos años era el único medio de convivencia que había en la barriada.

Y así, después de muchos avatares, empiezan los preparativos de las obras. Con dinero procedente del paro, empezaron haciendo las obras del colector por la calle Rosa hacia Asencio y Toledo para evacuar, por el puente que cruza la autovía, junto a la Venta de Antequera para desembocar en el río Guadaira.

Entre tanto se había reconocido y analizado la resistencia del producto de una gravera en el Cortijo de Cuarto y con cuyas tierras se realizó el firme de las calzadas.

Se pusieron adoquines que delimitaban las aceras y luego cada vecino arreglaba su puerta. Pero esto fue solo en algunas calles de la zona norte, tomando como vértice la calle Miguel Angel. Sólo la calle Asencio y Toledo fue arreglada con aglomerado asfáltico y adoquines de granito. por aquello de ser considerada como enlace de las carreteras Sevilla - Dos Hermanas y Sevilla - Cádiz.

Como causa de una nueva inundación que sufre Sevilla en noviembre de 1961, se pidió ayuda económica al gobierno para paliar el desastre. Esto favoreció mucho a Bellavista porque por aquellas fechas se gestionaba la traída de aguas a la barriada, y se discutía que clase de tubería se debla emplear. El Sr. Gual Villalbí, fue el ministro que nombró el gobierno con motivo de coordinar las obras de la inundación, y fue él quien dispuso que clase de tubería se debía emplear, decidiéndose que fuese la más cara, ya que sería la más barata a la larga. Las que se instalaron fueron de uralita. Y así, en 1963, llegó el agua potable a parte de Bellavista. Pronto llegarían los servicios al resto de la barriada.

A finales del año 1966 se celebraron una elecciones municipales, siendo uno de los elegidos D. José Ma García Bravo-Ferrer, que se hizo cargo de Bellavista como una de las barriadas más marginadas. El 2 de septiembre de 1967, a iniciativa de unos vecinos, se mantiene una reunión con el Concejal elegido, y se sacan una serie de conclusiones, que posteriormente y al exponerlas a D. Félix Moreno de la Coya, entonces Alcalde de la ciudad de Sevilla, se hicieron realidad:

  1. Se construyó el colector, que partiendo del vértice de la calle Miguel Angel por Guadalajara desaguase en la Cañada de los Barquillos, surtiendo de agua potable y demás servicios toda la zona sur del barrio, como igualmente la otra parte de la autovía, incluyendo las casas del cortijo. Posteriormente se fue extendiendo a la zona oeste, luego a Ciudad Juvenil, Hospital de Valme y las Casas del Cortijo.
  2. Quedaba por acometer las obras del Mercado de Abastos, que en principio se había proyectado en la Plaza del Retiro, pero que no se podía realizar hasta tanto no llegara el agua y el alcantarillado al lugar. Por ese motivo se aplazó su construcción. Después de las vicisitudes de expropiación, justiprecio y contencioso administrativo, quedó resuelto y fue inaugurado en el año 1973 con carácter de provisionalidad y con una dotación de un Director y un Veterinario.
  3. Otros de los temas expuestos fue el del alumbrado público. Se inauguró en el año 1970, mejorando años después, en aquellas calles que lo tenían con lámparas incandescentes.
  4. La construcción de un colegio que paliara la necesidad de plazas escolares, fue otra de las reivindicaciones. Con una inversión de más de 9000000 millones de pesetas se construyó el que luego sería Lora Tamayo y fue inaugurado en el curso 1969-1970.

Con posterioridad, se fueron creando otros centros, públicos y privados, que aún hoy están abiertos. (Manuel Prada Rico,construido en la década de los años treinta, Sebastián y Bandarán, Diego de Riaño (estos públicos), y Santa María, (concertado. regido por madres reverendas compasionistas).

El construir un paso elevado que uniera las dos partes de la barriada, fue otra de las metas a cubrir. Se hizo uno junto al cruce del Cortijo de Cuarto, que junto con la iluminación de la autopista, fue inaugurado en 1969. Tres años después fue construido el puente que conecta con el Colegio Lora Tamayo y la calle Alvar Negro.

Dejamos atrás la primera etapa de esta exposición y empezamos una nueva andadura Se fueron creando otros centros, Peña Bética. una de las primeras. Peña Sevillista, Unión Deportiva Bellavista, Peña Cultural Flamenca ''La Fragua" Club Deportivo Imperial, Club de Pesca.

En 1970 se crea una comisión de vecinos. denominada Junta Colaboradora que empieza a tomar parte en replantear los problemas pendientes y plantear otros

La primera persona que es elegida como Presidente de esa Junta Colaboradora fue D Alonso Balosa García, el 13 de noviembre de 1970. Posteriormente, ya en el 1978, le sucede D Manuel Pena Serantes Y así, en diferentes Asambleas de socios fueron elegidos D Sebastian Gamero Flores, D Joaquín Nieto Moreno, D. Ernesto Domínguez, D Antonio Rincón Revuelta, D Joaquín Gonzalo Palomares, D Alberto González Duran, D José Gómez Duran, D Antonio Burgos Bretones, D José Miguel Cáliz Gomez, presidente de la ya Asociación de Vecinos "UNIDAD" de Bellavista

Construcción por los vecinos del Hogar del Pensionista (de Bellavista Histórica)

Se plantea la necesidad de construir un local Para el Hogar del Pensionista, y con fecha de 1 de junio de 1973, se firma un compromiso, en un documento privado, entre el párroco y un representante de la ya nueva Asociación de Vecinos (Junta Colaboradora), por el que el Cardenal Bueno Monreal cede en precario una parcela de terreno anexo a la iglesia, para la construcción de un edificio para el referido Hogar, que con la colaboración de toda la barriada, fue inaugurado el 17 de junio de 1979, con la asistencia del propio cardenal.

En 1974 se acondicionaron, con albero y bordillos, las plazas con que cuenta la barriada. Plaza de las Cadenas, de Fernando VI y del Retiro Esta última remodelada e inaugurada en 1987. donde se homenajeó a los presos del Canal con un monumento.

A finales de 1975. y después de visitar al director del Banco de Andalucía, se instaló una sucursal de ese mismo banco en nuestra barriada, lo que despertó que otras entidades bancarias quisieran instalarse en Bellavista .

En el mes de octubre de 1979 se inician los trámites por parte de la Asociación de Vecinos "Unidad" , con la Diputación Provincial de Sevilla, donde le solicitan la cesión del antiguo instituto de Valme, sito en el Cortijo de Cuarto. a fin de destinarlo a Guardería Infantil. El informe de la Diputación Provincial fue favorable. y así. en diciembre de ese mismo año. se cedió dicho Instituto en precario a la Asociación, comprometiéndose ambas partes a cumplir unos acuerdos previamente marcados.

Por aquellas fechas, existía en la barriada una guardería infantil ("María Auxiliadora") calificada como laboral y subvencionada por el Ministerio de Trabajo, cuya directora era Dña. Consuelo Morenas Gallardo. Dicho centro estaba registrado con el n° 128 en el Ministerio, subvencionado por éste y concedida a la Entidad Privada "Congregación de Hijas de María Auxiliadora" y "Delegación Regional de AA.AA. Salesianas" para su dirección, organización y funcionamiento.

La Guardería venía prestando sus servicios en la Barriada desde el 1 de septiembre de 1976 en los locales de la Parroquia Sagrado Corazón, de forma provisional, hasta la construcción de un nuevo edificio por el Ministerio de Sanidad.

La Asociación de Vecinos, entendiendo que los locales no reunían las condiciones necesarias para su funcionamiento, acuerda y gestiona, también de una manera provisional, el traslado a los locales del ya mencionado Instituto de Valme, la Guardería Infantil "María Auxiliadora". Firman ambas partes un acuerdo el 2 de octubre de 1980, teniendo su finalidad el 31 de julio de 1981, en el que se conviene una posible renovación para otro curso.

El 19 de marzo de 1983 y con motivo de unas reivindicaciones reiteradamente expuestas a las distintas Administraciones competentes, se realiza la primera manifestación popular donde el barrio toma verdadera conciencia de los problemas que le afectan, y participan de una manera muy numerosa junto a la Junta Directiva de la Asociación de Vecinos y representantes de todas las entidades de la barriada. que fueron quienes convocaron dicho acto.

Los temas que desencadenaron esta manifestación fueron prioritariamente: - El transporte urbano. El hecho de que el ayuntamiento de Sevilla considerase e incluyese a Bellavista dentro del casco urbano de la ciudad. La falta de Farmacias de guardia en la barriada.

El 13 de abril de 1987 se inaugura el servicio de transportes públicos con las mismas condiciones que tienen los servicios de TUSSAM, previo acuerdo entre la empresa concesionaria de la línea, la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento. El barrio de Bellavista es reconocido por las inquietudes que ha demostrado siempre su gente, y por la lucha en la defensa de los intereses sociales, demostrados en el día a día. Muchos hombres y mujeres nacidos y criados en el seno de esta población, bien desde el anonimato o desde posiciones destacadas, han aportado mucho a la vida social, cultural y politica de esta ciudad.

Desde la constitución de la Asociación de vecinos de Bellavista, se vienen planteando una serie de reivindicaciones que aún hoy están vigentes.

En definitiva, el interés de todos y cada uno de los miembros de las distintas Juntas Directivas, así como de algunas personas de un modo particular, ha estado siempre presente por alcanzar los objetivos para el barrio, aun cuando estos no se hayan conseguido en su totalidad hasta la fecha.

En noviembre de 1998 se abre el apeadero de Renfe Bellavista, en mayo de 1999 se inaugura el Centro Cívico Bellavista, una de las demandas históricas de los vecinos del barrio junto con el Polideportivo Bellavista, inaugurado en julio de 2005.

En la actualidad, las viviendas conocidas como jardines de hércules, constituyen el núcleo más nuevo y moderno de bellavista. Dicha urbanización, ha dotado al barrio de un gran esplendor así como ha influido en el rejuvenecimiento de sus habitantes por ser residencia de mucha gente joven.

Gran parte de la historia de Bellavista está recogida en el librillo repartido por la Asociación de Vecinos, del año 1995 elaborado por Carmen Fuentes Medrano y con la colaboración de Pedro Prieto y Eva Victorio Chaparro.

Other Languages