Belcebú

Belcebú dibujado por Collin de Plancy para su Dictionnaire Infernal (París, 1863).

Belcebú o Beelzebub, derivado de Baal Zebub o más propiamente Ba‘al Z'vûv, (en hebreo בעל זבוב, con muchas ligeras variantes),[1] era el nombre de una divinidad filistea Baal Sebaoth (Deidad de los ejércitos) en hebreo. Adorada en épocas bíblicas en la ciudad filistea de Ecrón; la cual posteriormente sería asimilada a la tradición cristiana.

Descripción

Se cree que Belcebú o Beelzebub deriva etimológicamente de "Ba'al Zvuv" que significa "El Señor de las Moscas". Por otro lado el nombre Beelzebub era usado por los hebreos como una forma de burla hacia los adoradores de Baal, debido a que en sus templos, la carne de los sacrificios se dejaba pudrir, por lo que estos lugares estaban infestados de moscas.

Sin embargo, la palabra que compone este nombre suena en hebreo tsebal, morada, especialmente en el sentido de la Gran Morada, los infiernos, y en boca del pueblo se confundió con tsebub, mosca. Y pasó este imponente nombre de "Señor de la Gran Morada" o "Señor del Abismo" a "Señor de las Moscas", que es la traducción que suele darse en los textos evangélicos.[2]

Belcebú en sus formas alegóricas toma a veces una apariencia colosal; de rostro hinchado, coronado con una cinta de fuego, cornudo negro y amenazante, peludo y con alas de murciélago.

En la literatura cristiana se empleó para designar al Príncipe de los demonios, de acuerdo a la antigua costumbre hebrea de representar deidades ajenas en forma maligna.

El escritor inglés y premio Nobel de literatura en 1983, William Golding, escribió una novela alegórica de la condición del hombre. La novela se titula El señor de las moscas (epíteto de Belcebú). En la novela se le representa mediante la cabeza de un jabalí clavada en una pica en un claro de un bosque y cortejada por miles de moscas que revolotean a su alrededor mientras se va pudriendo.

En el relato bíblico el demonio asume diversos nombres, que corresponden a distintas manifestaciones de su maldad y de las tentaciones de pecado que nos ofrece incesantemente. Sin embargo originalmente, en la tradición judeocristiana existen desde el demonio del dinero, Mammón, hasta el que produce olores fétidos, Belial. Es frecuente que a Belcebú se le denomina Satanás, y también Lucifer, y tantos otros nombres y especializaciones en el mal como creó, con fines didácticos, la imaginación de los predicadores. Pero en un diccionario sobre demonología podremos comprobar que son distintos demonios. Este semidios raramente vagaba por la tierra; siempre se mantuvo distante. Se dice que en su templo, violaba menores que eran traídas por esclavos. En este sentido, también hay tradiciones que indican que Lucifer, Astaroth y Belcebú conforman el triunvirato que gobierna al infierno y sus legiones.

Other Languages
العربية: بعل زبوب
беларуская: Вельзевул
български: Велзевул
català: Belzebú
čeština: Belzebub
kaszëbsczi: Belzebùb
Cymraeg: Beelsebwl
dansk: Beelzebub
Deutsch: Beelzebub
Ελληνικά: Βελζεβούλ
English: Beelzebub
Esperanto: Belzebubo
eesti: Peltsebul
euskara: Beltzebu
suomi: Beelzebub
français: Belzébuth
hrvatski: Belzebub
magyar: Belzebub
Bahasa Indonesia: Beelzebub
íslenska: Belsíbúbb
italiano: Beelzebub
日本語: ベルゼブブ
한국어: 베엘제붑
lietuvių: Belzebubas
Nederlands: Beëlzebub
norsk bokmål: Beelzebub
polski: Belzebub
português: Belzebu
română: Beelzebul
русский: Вельзевул
slovenčina: Baal-zebúb
slovenščina: Belcebub
српски / srpski: Belzebub
svenska: Beelzebub
Tagalog: Beelzebub
Türkçe: Beelzebub
українська: Вельзевул
Wolof: Beelsebul
中文: 巴力西卜