Beatriz de Portugal (reina)

Beatriz de Portugal
Reina consorte de Castilla
Información personal
Otros títulos Reina de Portugal (como pretendiente a la Corona)
Reinado 13831390 (en Castilla)
Nacimiento febrero de 1373[1]
Coímbra
Fallecimiento c. 1420[2]
Entierro Monasterio de Sancti Spiritus (Toro)
Predecesor Leonor de Aragón
Sucesor Catalina de Lancáster
Familia
Casa real Casa de Borgoña
Padre Fernando I de Portugal
Madre Leonor Téllez de Meneses

COA Beatriz de Portugal.svg
Escudo de Beatriz de Portugal

[ editar datos en Wikidata]

Beatriz de Portugal ( Coímbra, febrero de 1373[2] fue hija del rey Fernando I de Portugal y de su esposa la reina Leonor Téllez de Meneses.

Durante sus primeros años de vida, Beatriz fue un peón en la cambiante política de alianzas de su padre el rey Fernando I de Portugal, y se le fueron negociando sucesivos matrimonios. Por su matrimonio con el rey Juan I de Castilla, Beatriz se convirtió en reina consorte de Castilla, y a la muerte de su padre, su madre asumió la regencia en nombre de Beatriz, la cual fue proclamada reina. La oposición a la regencia, el temor de un dominio castellano y de la pérdida de la independencia portuguesa, produjeron una rebelión popular y una guerra civil[3] en la que se enfrentaron por un lado, el maestre de Avís, hermano ilegítimo de Fernando y proclamado regente y defensor del reino, y por otro, el rey Juan I de Castilla, marido de Beatriz, que había tomado el título de rey de Portugal por derecho de su esposa, había invadido el reino y había obtenido el traspaso del gobierno de la regencia de Leonor. Finalmente, el maestre de Avís fue proclamado rey de Portugal, y Juan I de Castilla fue definitivamente derrotado en Aljubarrota.

Desde entonces la reina Beatriz se ocupó y preocupó del mantenimiento de los exiliados portugueses en Castilla fieles a su causa dinástica al trono portugués, y tras la muerte de su marido pasó a un segundo plano en la corte castellana. Pero la causa dinástica que encarnaba aún siguió vigente y dificultando la normalización de las relaciones entre Castilla y Portugal. Desde la segunda década del siglo XV su rastro documental va difuminándose hasta desaparecer hacia 1420.

Compromisos matrimoniales

Nació en Coímbra, durante el breve asedio que las tropas castellanas impusieron a la ciudad durante la segunda guerra fernandina. El asedio fue levantado y el rey Enrique II de Castilla siguió camino hacia Santarém y después a Lisboa. Durante el asedio de Lisboa, el cardenal legado Guido de Bolonia logró el acuerdo entre los reyes de Castilla y Portugal en la paz de Santarém. En dicho tratado, el rey Fernando I de Portugal abandonaría la causa del petrismo, esto es, el legitimismo dinástico antitrastamarista que se había originado tras el asesinato del rey Pedro I de Castilla en 1369; y además, se establecieron enlaces matrimoniales entre ambas familias reales:[5]

Las Cortes de Leiria de 1376 juraron por heredera a Beatriz[9]

En mayo de 1379 falleció el rey Enrique II de Castilla y le sucedió su hijo Juan. Tras conocerse la muerte de Enrique II y la subida al trono de Juan I de Castilla, la corte portuguesa buscó el compromiso de Beatriz con el primogénito del nuevo rey, el futuro Enrique III de Castilla, para contar de este modo, con el respaldo político y militar de los Trastámara frente a cualquier aspiración del infante Juan al trono portugués.[11]

El rey Fernando I de Portugal (1367-1383). Su defensa del legitimismo de Pedro I de Castilla, generó las tres Guerras Fernandinas contra los Trastámara de Castilla.

Pero en julio de 1380 Fernando I ya había cambiado de política aliándose secretamente en el tratado de Estremoz con Ricardo II de Inglaterra y el duque de Lancaster, defensores de la causa petrista. En dicha alianza, además de adscribir el reino portugués a la obediencia del papa de Roma, el rey portugués pactó el matrimonio de su hija Beatriz con Eduardo de York, hijo del conde de Cambridge. Para negociar esta alianza llegó a Portugal un exiliado petrista, Juan Fernández de Andeiro, que tendría posteriormente una destacada influencia en la corte portuguesa. Cuando el rey castellano tuvo noticias de este acuerdo, por parte del exiliado infante Juan, selló su alianza con Francia por el tratado de Vincennes, adscribió el reino castellano a la obediencia del papa de Aviñón,[16]

Pero Juan I de Castilla enviudó en 1382, y el conde de Ourém, Juan Fernández de Andeiro, favorito de la reina Leonor, planteó el último compromiso matrimonial de Beatriz, con el propio Juan I de Castilla. Fernando I agonizaba y ante la perspectiva de que su viuda tendría que encargarse de la regencia, se garantizaba con este matrimonio, la sucesión en Beatriz;[27]

Pedro de Luna, legado pontificio para los reinos de Castilla, Aragón, Portugal y Navarra, inició los esponsales por palabras en Elvas el 14 de mayo, y la ceremonia tuvo lugar el 17 de mayo en la catedral de Badajoz. Para asegurar el cumplimiento del tratado, el 21 de mayo un grupo de caballeros y prelados castellanos juraron desnaturalizarse del reino y luchar contra su rey, si el rey castellano quebrantara los compromisos acordados en el tratado, lo mismo hizo un grupo de caballeros y prelados portugueses si el rey de Portugal quebrantara el tratado con Castilla, entre ellos estaba el maestre de Avís; después, Beatriz aprobó en su propio nombre lo pactado en Salvaterra de Magos. Una vez realizado los esponsales, Beatriz pasó a residir en Castilla con su marido. Las capitulaciones matrimoniales fueron llevadas a las Cortes de Santarém de agosto y septiembre para jurar como herederos de Portugal a Beatriz y a Juan I de Castilla, aunque no se han conservado las actas.[28] por lo que Beatriz seguía siendo la única descendiente legítima del rey Fernando.

Other Languages