Batalla del Somme

Batalla del Somme
Frente Occidental de la Primera Guerra Mundial
Cheshire Regiment trench Somme 1916.jpg
Hombres del 11.º Batallón del Regimiento de Cheshire en las cercanías de Ovillers-la-Boisselle (julio de 1916).
Fecha 1 de julio8 de noviembre de 1916
Lugar Cerca del río Somme, Francia
Coordenadas 50°00′56″N 2°41′51″E / 50°00′56″N 2°41′51″E / 2.69742
Resultado Indeterminado
Beligerantes
Bandera de Reino Unido Reino Unido
Bandera de Francia Francia
Imperio alemán
Comandantes
Bandera de Reino Unido Douglas Haig
Bandera de Francia Ferdinand Foch
Max von Gallwitz
Fritz von Below
Fuerzas en combate
13 divisiones británicas y 11 francesas (al inicio)
51 divisiones británicas y 48 francesas (al final)
Total: 2 000 000 militares[1]
10 divisiones (inicialmente)
50 divisiones (finalmente)
Total: 1 000 000 hombres[2]
Bajas
419 654 británicos y de la Commonwealth
204 253 franceses
623 907 en total
(146 431 muertos o desaparecidos)
100 tanques y 782 aviones de la RFC destruidos
De 435 000
(164 055 muertos o desaparecidos)
[ editar datos en Wikidata]

La batalla del Somme de 1916 fue una de las más largas y sangrientas de la Primera Guerra Mundial, con más de un millón de bajas entre ambos bandos. Las fuerzas británicas y francesas intentaron romper las líneas alemanas a lo largo de un frente de cuarenta kilómetros al norte y al sur del río Somme, en el norte de Francia. El principal propósito de la batalla era distraer a las tropas germanas de la batalla de Verdún; sin embargo, las bajas de la batalla del Somme terminaron siendo superiores a las de esta última.

La batalla es recordada principalmente por su primer día, 1 de julio de 1916, en el que los británicos sufrieron 57 740 bajas, de las cuales 19 240 fueron mortales. Constituye la batalla más sangrienta en la historia del ejército británico.

Igualmente terrible fue la batalla para el ejército alemán, descrita por uno de sus oficiales como «la tumba de barro del ejército en campaña». Cuando acabó la batalla, ambos bandos habían comprobado hasta qué punto podía ser mortífera la guerra moderna. La suma importancia del Somme en el devenir posterior de la guerra queda reflejada en las palabras del oficial e historiador británico James Edmonds: «No es demasiado arriesgado decir que las bases de la victoria final en el Frente Occidental fueron sentadas por la ofensiva de 1916 en el Somme».

El mismo año se rodó el documental y filme propagandístico La Batalla del Somme, que utilizaba algunas escenas reales grabadas durante los primeros días de la batalla.

Preludio

La estrategia que llevarían a cabo los aliados durante 1916 se diseñó en la Conferencia de Chantilly ( Oise, Francia), entre el 6 y el 8 de diciembre de 1915. En ella se decidió que durante el año siguiente se realizarían tres ofensivas simultáneas contra los Imperios Centrales, con la esperanza de que éstos fuesen incapaces de resistir una guerra en todos los frentes. Los rusos atacarían desde el este, los italianos (recién incorporados a la guerra en el bando de la Triple Entente) lucharían contra los austrohúngaros en los Alpes y los británicos y franceses dirigirían una tercera ofensiva desde el oeste.

A finales de diciembre de 1915, el general Douglas Haig sucedió a John French como comandante en jefe de la Fuerza Expedicionaria Británica (FEB). Haig proyectó entonces una gran ofensiva de las fuerzas británicas sobre Flandes con el fin de expulsar a las fuerzas germanas de la costa belga y dificultar así las acciones de los U-Boot alemanes sobre los barcos de suministros aliados que cubrían la ruta entre Gran Bretaña y Normandía. Para que esta operación diese comienzo era necesario conseguir previamente la autorización del gobierno francés, ya que la ofensiva se realizaría desde su territorio. El visto bueno fue otorgado por el general Joseph Joffre en enero de 1916, pero tras nuevas discusiones durante el mes de febrero, se decidió cambiar la operación inicial por otra conjunta franco-británica en el valle del río Somme, situado en la región francesa de Picardía. El lugar fue escogido por servir de conjunción a las líneas francesas y británicas, cuya unión debería arrollar las líneas alemanas y asestar así un golpe mortal a su ejército. Lo que los aliados no sabían es que el enemigo había construido todo tipo de fortificaciones en la zona, tanto convencionales como subterráneas, lo cual iba a hacer la invasión mucho más difícil de lo esperado inicialmente.

Soldados neozelandeses del Regimiento de Auckland en una trinchera.

Los planes maestros estaban todavía empezando a tomar forma cuando los alemanes atacaron por sorpresa Verdún el 21 de febrero de 1916. Esto obligó a los franceses a centrar sus esfuerzos en la defensa de la ciudad, disminuyendo el número de tropas que podían aportar al nuevo frente del Somme y cediendo, por tanto, el papel protagonista en éste a los británicos. Conforme se estancaba el cada vez más sangriento frente de Verdún, el propósito del Somme evolucionó hasta convertirse más en una maniobra que distrajera a los alemanes y aliviara su presión sobre Verdún que en realizar un golpe maestro capaz de desbaratar por completo la estrategia germana. Los franceses enviarían finalmente al Somme un total de tres divisiones.

En el caso de los británicos, las seis divisiones desplegadas en Francia al comienzo de la guerra fueron prácticamente diezmadas tras las batallas de 1914 y 1915. Fue necesario, por tanto, enviar nuevos regimientos que constituyesen el grueso de las tropas de la futura ofensiva, en su mayor parte reclutados entre los voluntarios de la Territorial Force y el Ejército de Kitchener (llamado así porque se formó bajo los auspicios del Secretario de Estado de Guerra británico, Horatio Kitchener), que había empezado a constituirse en agosto de 1914. El súbito crecimiento del ejército demandó a su vez el nombramiento de un gran número de generales para que trazaran las maniobras mayores, los cuales fueron elegidos de manera un tanto caótica por culpa de las prisas y no siempre por razones de competencia o habilidad en el combate. El propio Haig había sido ascendido de forma meteórica, ya que se había incorporado a la guerra como Comandante del I Cuerpo Británico antes de dirigir el I Ejército y más adelante la FEB, compuesta por cuatro ejércitos (cinco más adelante) que comprendían 60 divisiones.

Para mediados de 1916, el azote de los Fokker E.I alemanes había sido neutralizado y el Royal Flying Corps (10 escuadrones con 185 aviones frente a 129 aeronaves alemanas) había conseguido la supremacía sobre el espacio aéreo del Somme. Los británicos también se las ingeniaron para detectar desde el aire la artillería alemana, ya fuera por medio de aviones o globos, mientras evitaban con éxito que el enemigo hiciera lo mismo con sus propias defensas. No sería hasta septiembre cuando se inclinaría de nuevo la balanza en favor del bando alemán, debido a la incorporación de nuevos aeroplanos de diseño más moderno.

Other Languages
العربية: معركة السوم
azərbaycanca: Somma döyüşü
беларуская: Бітва на Соме
беларуская (тарашкевіца)‎: Бітва на Соме
български: Битка при Сома
brezhoneg: Emgann ar Somme
čeština: Bitva na Sommě
Ελληνικά: Μάχη του Σομμ
euskara: Sommeko gudua
فارسی: نبرد سم
Gaeilge: Cath an Somme
Gàidhlig: Blàr an Somme
Bahasa Indonesia: Pertempuran Somme
ქართული: სომის ბრძოლა
한국어: 솜 전투
Lëtzebuergesch: Schluecht vun der Somme
lietuvių: Somos mūšis
latviešu: Kauja pie Sommas
македонски: Битка на Сома
Bahasa Melayu: Pertempuran Somme
Nederlands: Slag aan de Somme
norsk nynorsk: Slaget ved Somme
português: Batalha do Somme
srpskohrvatski / српскохрватски: Bitka na Sommi
Simple English: Battle of the Somme
slovenščina: Bitka na Somi (1916)
српски / srpski: Битка на Соми
татарча/tatarça: Somme bäreleşe
українська: Битва на Соммі
Tiếng Việt: Trận Somme (1916)