Batalla del Segre

Batalla del Segre
Campaña de Cataluña - Guerra Civil Española
Lleida - Río Noguera Pallaresa - Embalse de Camarasa.jpg
El río Noguera Pallaresa, a su paso por el Embalse de Camarasa.
Fecha4 de abril de 1938 - 3 de enero de 1939
LugarRíos Segre y Noguera Pallaresa; Pirineo Catalán (Provincia de Lérida, España)
Coordenadas41°37′00″N 1°00′01″E / 41°37′00″N 1°00′01″E / 1.00028
ResultadoVictoria franquista; Comienzo de la Ofensiva de Cataluña.
Beligerantes
Flag of Spain (1938–1945).svg España franquistaFlag of Spain (1931–1939).svg República Española
Comandantes
Flag of Spain (1938–1945).svg Fidel Dávila Arrondo
Flag of Spain (1938–1945).svg José Solchaga
Flag of Spain (1938–1945).svg José Moscardó
Flag of Spain (1938–1945).svg Agustín Muñoz Grandes
Flag of Spain (1931–1939).svg Hernández Saravia
Flag of Spain (1931–1939).svg Juan Perea
Flag of Spain (1931–1939).svg Francisco Galán
Flag of Spain (1931–1939).svg Gregorio Jover
Flag of Spain (1931–1939).svg Enrique Líster
Fuerzas en combate
Ejército del Norte
~180.000 hombres[1]
Ejército del Este
~180.000 hombres[1]
Bajas
DesconocidasDesconocidas

La Batalla del Segre es como se conoce al conjunto de enfrentamientos y batallas que tuvieron lugar a lo largo de la línea defensiva establecida en los ríos Segre y Noguera Pallaresa en el periodo que va de abril de 1938 a enero de 1939.

Después de los arrolladores avances del Ejército franquista durante la Ofensiva de Aragón, la mayor parte de Cataluña todavía resistía a las tropas sublevada, apoyándose en los ríos Ebro y Segre. La línea del segre era la más larga y la más crucial en la defensa republicana de Cataluña. Durante mucho tiempo esta batalla ha sido prácticamente ignorada por la historiografía, y aunque sin haber alcanzado la fama de otros encuentros habidos durante la contienda, los enfrentamientos habidos en el Segre tuvieron una gran importancia a lo largo de 1938.

Contexto

El 7 de marzo de 1938 el Ejército franquista rompió la línea republicana en el frente de Aragón y con ello comenzaba una avalancha militar a la que los republicanos no fueron capaces de oponer una resistencia organizada. Resultado de esto, conquistaron un vasto territorio de Aragón y a principios de abril entraron en territorio catalán.[3]

A estas alturas el avance de los sublevados se vio detenido prácticamente y a partir de entonces todos sus intentos de cruzar el río se verían entorpecidos salvo en Lérida y Serós, donde lograron establecer cabezas de puente sobre el río. Más al norte, los franquistas continuaron su avance y ocuparon las localidades de Balaguer (donde establecieron otra cabeza de puente), Camarasa y Tremp, en la cual había grandes instalaciones hidroeléctricas que proporcionaban la electricidad a Barcelona y todo su entramado industrial, vital para la guerra. Esto constituyó un gran mazazo para los republicanos porque las privó de su fuente de energía principal, y en consecuencia las obligó a echar mano de los viejos hornos de principios de siglo.[4]

Para estas fechas los republicanos empezaron a oponer una fiera resistencia, mucha más organizada que en Aragón, pero a pesar de todo el 15 de abril el general Alonso Vega llegó al Mar Mediterráneo por Vinaroz; El territorio republicano había sido cortado en dos, aunque la República todavía conservaba la mayor parte de Cataluña.[5]​ Después de llegar al mar, a Franco se le planteaba la opción de continuar el avance hasta Barcelona y conquistar Cataluña; Para sorpresa de sus generales, decidió marchar hacia el sur (hacia Valencia) y no intervenir en Cataluña por temor a incitar una intervención militar francesa a en el conflicto. Así, las tropas republicanas obtuvieron un necesario respiro para poder reorganizarse. No obstante, la lucha continuó a lo largo del Segre, que actuaba como frontera entre las dos zonas hostiles: la línea corría a lo largo de 300 kilómetros, empezando desde la confluencia del Segre y el Ebro, en Mequinenza, y seguía a lo largo del citado río y el Noguera-Pallaresa hasta los Pirineos.

Other Languages