Batalla del Portete de Tarqui

Batalla del Portete de Tarqui
Guerra grancolombo-peruana
Fecha 27 de febrero de 1829
Lugar Portete de Tarqui, cerca de Cuenca, Gran Colombia.
Resultado Reveses en ambas partes.
Convenio de Girón
Beligerantes
Bandera de la Gran Colombia  Gran Colombia Bandera de Perú Perú
Comandantes
Bandera de la Gran Colombia Antonio José de Sucre
Bandera de la Gran Colombia Juan José Flores
Bandera de Perú José de La Mar
Bandera de Perú Agustín Gamarra
Fuerzas en combate
Estimación antigua:
4.600[2]
(probablemente 5.000)[3]
(1.500 infantes y 100 jinetes traídos por Sucre)[4]
Estimación moderna:
5.000[5]
(3.800 infantes y 600 jinetes)[6]
Estimación antigua: 8.400[2]
(probablemente 8.000)[3]


Estimación moderna:
5.000[6]
Bajas
Fuentes grancolombianas:
54 muertos y 200 heridos[6]


Fuentes peruanas:
800 muertos y heridos[7]
Fuentes grancolombianas:
1.500 muertos, 1.000 heridos (reducidos a 2.500 a causa de las deserciones)[4]
Fuentes peruanas:
1.200 entre muertos y heridos[7]
[ editar datos en Wikidata]

La batalla de Tarqui se libró el 27 de febrero de 1829 en el llamado Portete de Tarqui, a pocos kilómetros de Cuenca (actual Ecuador), entre tropas de la Gran Colombia, comandadas por Antonio José de Sucre y Juan José Flores, y tropas peruanas comandadas por José de La Mar.

Antecedentes

Tras la independencia definitiva del Perú, el país estaba en buena parte sometido al protectorado de Simón Bolívar, que controlaba estrechamente sus asuntos. Además, todavía estaba acantonada en Lima la 3.ª División del ejército colombiano que había colaborado en la independencia. Bolívar hubo de abandonar Lima en 1826, para intentar solucionar los graves problemas que se planteaban en la Gran Colombia. Este hecho fue aprovechado por destacados miembros del gobierno y el ejército peruano para eliminar la influencia bolivariana en el Perú, y volver a incluir dentro del territorio nacional a la nueva República de Bolivia (el antiguo Alto Perú), separado por Bolívar, así como defender el territorio peruano frente a las ambiciones de Bolívar. Dejar a la ciudad de Guayaquil para que libremente se exprese por su destino, sin la coacción colombiana.

En junio de 1827 las elecciones legislativas proclamaron presidente del Perú al general José de La Mar que, residiendo inicialmente en Guayaquil, tenía fuertes intereses comerciales. La Mar organizó dos ejércitos, uno acantonado en el sur del país (5.000 hombres al mando de Agustín Gamarra)[2] posteriormente, La Mar ocupó también Guayaquil tras haber sido rechazadas sus tropas en primera instancia por el general grancolombiano Juan Illingworth Hunt el 23 de diciembre de 1828, el cual decide evacuar la ciudad visto que se encontraba en inferioridad numérica a más del hostigamiento por parte de los cañones de los barcos de guerra que bloqueaban Guayaquil, a la espera de refuerzos. El 19 de enero de 1829 se firma la capitulación de la ciudad de Guayaquil siendo está ocupada por tropas peruanas. Ante la situación, Antonio José de Sucre, entonces ya de vuelta a Quito tras renunciar a la presidencia boliviana, y Juan José Flores, gobernador del departamento del Ecuador, concentraron el ejército del Sur de Colombia cerca de Cuenca para presionar a las tropas peruanas, que el 10 de febrero habían ocupado Cuenca. El 4 de febrero fueron atacadas por primera vez la vanguardia del ejército peruano por tropas a cargo del general Luis Urdaneta, comisionado por Juan José Flores para atacar los puntos de avanzada del enemigo en Paquichapa siendo estos perseguidos hasta Saraguro, donde la vanguardia grancolombiana compuesta por Granaderos del Cauca, llegados de Guayaquil y 20 hombres del Yaguachi apoyados por la recién arribada compañía "Caracas" derrotó y dispersó a un destacamento peruano compuesto por 1.300 soldados que había quedado de guarnición, siendo confiscada gran cantidad de armamento. Posteriormente el pueblo de Saraguro fue tomado e incendiado por Urdaneta en represalia por colaborar con el ejército peruano.

Other Languages