Batalla del Pantano de Vargas

Batalla del Pantano de Vargas
Campaña Libertadora de Nueva Granada
Monumento pantano de vargas, completo. 2006.JPG
Monumento de los lanceros del Pantano de Vargas.
Fecha 25 de julio de 1819
Lugar Boyacá, Colombia, Pantano de Vargas
Coordenadas 5°44′15″N 73°04′30″O / 5.7375, 5°44′15″N 73°04′30″O / -73.075
Resultado Disputado, ambos bandos se atribuyen la victoria. La carga de la reserva patriota decidió el resultado in extremis.
Beligerantes
Bandera de Colombia Provincias Unidas de la Nueva Granada
Bandera de Venezuela Tercera República de Venezuela
Bandera de Reino Unido Legión británica
Bandera de España Imperio español
Comandantes
Bandera de ColombiaBandera de Venezuela Simón Bolívar
Bandera de Colombia Francisco de Paula Santander
Bandera de Venezuela Juan José Rondón
Bandera de Reino Unido James Rooke  ( WIA)
Bandera de España José María Barreiro
Bandera de España Isidro Barrada Valdés
Fuerzas en combate
2.000 infantes y 400 jinetes[1] 1.300 infantes y 500 jinetes[1]
Bajas
104 reconocen los patriotas. Más de 190 según Barreiro.[1]
El Coronel James Rooke recibe una herida mortal
140 reconocen los realistas. Unos 500 según los patriotas.[1]
[ editar datos en Wikidata]

La batalla del Pantano de Vargas fue un enfrentamiento armado que se presentó en el hoy llamado Pantano de Vargas, corregimiento del municipio de Paipa el 25 de julio de 1819, entre las tropas patriotas y las tropas realistas en la campaña libertadora por la independencia de en ese entonces La Nueva Granada, hoy Colombia, Panamá, Venezuela, Ecuador.

En ella, el ejército granadino-venezolano al mando de Simón Bolívar pretendía cerrar el paso a las fuerzas de apoyo de José María Barreiro que se dirigía a la ciudad de Bogotá. Esta batalla resultó muy difícil para los hombres al mando de Bolívar, que estuvieron cerca de la derrota ya que el ejército se encontraba agotado y desorganizado tras el difícil ascenso al páramo de Pisba, se dice que de todos los llaneros guerreros y valientes de los llanos solo llegaron al pantano de vargas aproximadamente la mitad, ya que de la otra mitad un porcentaje se devolvió por el clima y las enfermedades, otra parte dejó su vida en el páramo por la libertad de su nación. En Gámeza las mujeres al ver a estos hombres prácticamente desnudos y con el fin de ayudarlos, se quitan sus enaguas y se las entregan a ellos para que se abriguen, el ejército patriota sigue su camino, por otro lado José María Barreiro posicionándose en la casa de las seis ventanas dice: "Ni Dios ni nadie me quitará esta victoria", Mientras tanto el libertador y su ejército llegan a donde hoy es el Pantano de Vargas, Simón Bolívar se ubica donde hoy es el cerro de Bolívar y dice que la batalla ya esta perdida, le pide ayuda a la virgen de... donde hacen los tiestesitos, refiriéndose a la virgen del Rosario en Tutazá- Boyacá, en ese momento Juan José Rondón de dice que lo deje dirigir las tropas, Bolívar le dice: "Salve usted la patria" y se esconde en la piedra hueca ubicada en el cerro mencionado, es así como Rondón le dice al ejército que lo siga y catorce lanceros lo siguieron, mucha gente cree que solo lucharon catorce lanceros y Rondón. quince; pero, no es así, el ejército patriota desconfiaba de Rondón ya que el primero peleó en las filas realistas y estos catorce lanceros hicieron se formaron como una flecha y rompieron las filas realistas de tal manera que todo el ejército se unió a ello, por otro lado, el flanco del destacamento de la legión británica al mando del coronel James Rooke, y esta oportuna carga de caballería de los lanceros del coronel Juan José Rondón, recién llegados al campo de batalla, hizo cambiar el rumbo de esta batalla. Después de esto, las tropas realistas huyeron a los Molinos de Bonza en Paipa.

Sin duda alguna esta fue la batalla más sangrienta y radical vista por el suelo colombiano durante la campaña libertadora, gracias a esta, el ejército libertador llegó a Tunja el día 4 de agosto de 1819 y La Gran Colombia pudo gritar libertad el día 7 de agosto de 1819.

Acontecimientos previos

El 12 de junio de 1819, las tropas del general Simón Bolívar se reunieron en Tame con las tropas granadinas bajo el mando del general Francisco de Paula Santander. Allí se decidió que la campaña libertadora continuaría por la ruta hacia Pore, utilizando el camino de Labranza Grande. Y el Libertador decidió atravesar el páramo de Pisba. Al llegar a Paya, el ejército patriota encontró un fuerte realista bien diseñado, bien defendido y que finalmente sería capturado por el general Santander con grupos de asalto.

El paso del páramo era totalmente inclemente con las tropas, que se vieron altamente afectadas por las difíciles condiciones que el terreno presentaba. Una gran cantidad de soldados se perdieron en la travesía, ya fuera debido al frío, al hambre o, menos frecuentemente, a enfermedades. La caballería sufrió pérdidas catastróficas, pues todos los animales que el ejército llevaba se perdieron en el camino, por lo que la división de caballería del ejército dejaría de existir durante la travesía. Las armas de fuego tuvieron que cargarse con mucho cuidado para evitar que los cartuchos se dañaran con las lluvias.

La vanguardia del ejército, al mando del general Santander, llegó al pueblo de Socha el 5 de julio, luego de atravesar el páramo en su totalidad. En ese pueblo, y con el apoyo de los pueblos cercanos, las tropas descansaron, y fueron ayudadas a recuperarse. Al día siguiente, las tropas del comandante José Antonio Anzoátegui arribaron al mismo sitio, donde también fueron auxiliadas.

Cuando los españoles se enteraron de la invasión patriota, enviaron tropas hacia la región invadida bajo el mando del General Barreiro. Dos bloques de 800 hombres fueron enviados a Corrales y Gámeza, junto al río Chicamocha. En ese sitio sucedieron varios enfrentamientos que culminarían con la victoria de las tropas patriotas a cargo del militar merideño Justo Briceño en Corrales y la vanguardia del ejército comandado por Santander en Gámeza que obligó a los realistas a retirarse a Tópaga, serie de combates conocido como la batalla de Gámeza.

Luego de esta refriega, el ejército libertador, se repliega a Tasco nuevamente el día 12 de julio y entra a Corrales de Bonza el día 20 de julio, formados en orden de batalla buscando el encuentro con Barreiro, pero este rehúye el combate protegiéndose en la altura; en esta situación sorpresivamente la madrugada del 25 de julio los granadinos se desplazan en dirección a Paipa con el ánimo de cortar la comunicación del ejército realista con Santafé de Bogotá. Barreiro se percató de este movimiento, entonces desplazó también sus tropas y se movió casi en paralelo a Bolívar logrando ubicar su ejército en el cerro el Picacho, desde donde dominaba el paso del ejército libertador por el pantano de Vargas.

Other Languages