Batalla del Metauro

Batalla del Metauro
Second Punic War full-es.svg
Batalla del Metauro
Fecha 207 a. C.
Lugar Río Metauro, Italia
Coordenadas 43°46′57″N 13°00′52″E / 43°46′57″N 13°00′52″E / 13.014507
Conflicto Segunda guerra púnica
Resultado Victoria romana
Beligerantes
República romana República cartaginesa
Comandantes
Marco Livio Salinator
Cayo Claudio Nerón
Lucio Porcio Licinio
Asdrúbal Barca
Fuerzas en combate
4 legiones y aliados:
40 000 hombres[1]
48 000 infantes
8000 jinetes
15 elefantes[1]
Bajas
Alrededor de 2000 muertos[1] Alrededor de 10 000 muertos[1]
[ editar datos en Wikidata]

La batalla del Río Metauro fue una batalla de la segunda guerra púnica entre Roma y Cartago, que tuvo lugar cerca del río Metauro en Italia en el año 207 a. C.

Los cartagineses estaban liderados por Asdrúbal Barca que venía desde Hispania a través de los Alpes, para reforzar el ejército de su hermano Aníbal que en esa época se encontraba en el sur de Italia. El ejército romano estaba compuesto por el contingente mandado por el cónsul Marco Livio, al que posteriormente se llamaría Salinator, y por el del pretor en la Galia Lucio Porcio Licinio. El día antes de la batalla se les unió el otro cónsul, Cayo Claudio Nerón, con un tercer grupo de tropas.

Claudio Nerón, que se encontraba en el sur de Italia vigilando a Aníbal, se enteró de la llegada de Asdrúbal a Plasencia, por lo que decidió trasladarse al norte para unirse a las legiones de Livio y Porcio con una pequeña parte de su ejército, dejando el resto al mando de Quinto Casio en la vigilancia de Aníbal. Nerón se puso a la cabeza de 6000 soldados escogidos de infantería y 1000 jinetes y avanzaron a marchas forzadas, sin descansar ni de día ni de noche.[1] Nerón ingresó de noche al campamento de Livio. Este movimiento no fue advertido por Asdrúbal hasta que al día siguiente ambos contendientes formaron para dar batalla. Con este contingente recién llegado, los cartagineses eran sobrepasados en número por los romanos. El general púnico se retiró a su campamento y ya llegada la noche, abandonó el mismo junto a sus hombres, tratando de encontrar un punto donde vadear el río. Perseguido por los romanos, se vio obligado finalmente a entablar batalla y fue derrotado. En el combate, y una vez todo estaba perdido, Asdrúbal Barca encontró su final luchando. Esta batalla supuso un durísimo golpe del que Cartago no se repondría, pasando desde ese momento Aníbal a desarrollar una guerra a la defensiva en su feudo del Brucio (sur de Italia), perdiendo de esta manera sus opciones de terminar con la supremacía de Roma sobre las ciudades y pueblos de la península itálica.

Antecedentes

Asdrúbal había sido derrotado unos meses antes en Hispania por Publio Cornelio Escipión en la batalla de Baecula, pero esta derrota no significó su aniquilamiento. Por el contrario, con los restos de su ejército, reforzado con contingentes de tropas de los otros dos ejércitos púnicos que operaban en la península ibérica, en el invierno de 208 a. C. ingresó a la Galia, donde continuó reclutando soldados, y en la primavera de 207 a. C. cruzó los Alpes y entró al norte de Italia donde se le unieron tropas ligures. Con objeto de averiguar sus movimientos, el Senado romano envió en 208 a. C. a Marco Recio y Lucio Antistio como embajadores ante los masiliotas.[2]

De acuerdo a Apiano, Asdrúbal efectuó este recorrido más rápido que su hermano Aníbal once años antes, pues aprovechó las construcciones hechas por el ejército de este y los tratados que firmó con los galos, por lo que éstos no lo agredieron durante su paso y muchos de ellos, se unieron a su ejército. Asdrúbal traía en su ejército, igual que su hermano, elefantes de guerra criados y entrenados en Hispania.

El ejército de refuerzo púnico ingresó en Italia por el valle del río Po y puso sitio a Plasencia, ciudad que no pudo tomar, por lo que siguió en dirección a la costa del Adriático, mientras era seguido por el ejército del pretor romano en la Galia, Lucio Porcio Licino, con quien tuvo algunas escaramuzas. De esta manera llegó a las cercanías del río Metauro.

La noticia de la llegada de Asdrúbal llevó al Senado a urgir a los dos cónsules recién elegidos para oponerse al doble peligro: Cayo Claudio Nerón para enfrentar a Aníbal en el Sur y Marco Livio para detener a Asdrúbal en el Norte. Marco Livio formó un nuevo ejército consular a partir del existente en Etruria el año anterior y de refuerzos adicionales de tropas venidas de Hispania, Sicilia y la guarnición de Roma y tomó contacto con Asdrúbal acampando en el puerto de Sanigallia, 20 km al sur de Fano. Aníbal que pensaba que su hermano no iba a pasar los Alpes con tal rapidez, se retrasó en el momento de salir de los cuarteles de invierno, lo que facilitó que los romanos pudiesen reforzar sus contingentes y hacerles frente a ambos. Aníbal estaba en el sur de Italia y su intención era unirse al ejército de su hermano en el centro de la península italiana, por lo que cuando supo que éste había llegado a Plasencia, se movió un poco al norte de Canosa en el río Ofanto.

Asdrúbal, al levantar el sitio de Plasencia, envió a cuatro jinetes galos y dos númidas con una carta para Aníbal en la que le proponía cruzar los Apeninos y juntarse en Umbría para proseguir juntos las operaciones contra Roma. Estos jinetes cruzaron toda Italia y buscaron a Aníbal en los alrededores de Tarento, pues no sabían que éste había avanzado más al norte. Fueron apresados por tropas romanas del pretor en Tarento, que los mandó al cónsul Cayo Claudio Nerón, quien decidió enviar la carta a Roma e informarles que él tomaría 6000 infantes escogidos y 1000 jinetes de su ejército consular con los cuales se dirigiría al norte para reforzar a Livio y a Porcio.

Other Languages
azərbaycanca: Metavr döyüşü
norsk bokmål: Slaget ved Metaurus
português: Batalha do Metauro
srpskohrvatski / српскохрватски: Bitka kod Metaura
српски / srpski: Битка код Метаура