Batalla del Jarama

Batalla del Jarama
Frente del Centro - Guerra Civil Española
300px
Fecha 6 - 27 de febrero de 1937
Lugar Río Jarama, entre Arganda del Rey y Titulcia, cerca de Madrid
Coordenadas 40°13′04″N 3°30′15″O / 40.2179, 40°13′04″N 3°30′15″O / -3.50403333
Resultado Victoria estratégica republicana
Beligerantes
Flag of Spain (1931 - 1939).svg República Española
Flag of the International Brigades.svg B. Internacionales
Bandera del bando nacional 1936-1938.svg Bando sublevado
Flag of Italy (1861-1946).svg Reino de Italia
Comandantes
Flag of Spain (1931 - 1939).svg José Miaja
Flag of Spain (1931 - 1939).svg Sebastián Pozas
Flag of Spain (1931 - 1939).svg Vicente Rojo
Flag of Spain (1931 - 1939).svg Juan Modesto
Flag of Spain (1931 - 1939).svg Ricardo Burillo Stholle
Flag of Spain (1931 - 1939).svg Eliseo Chorda
Flag of Spain (1931 - 1939).svg Enrique Líster
Flag of Spain (1931 - 1939).svg Valentín González
Flag of Spain (1931 - 1939).svg Dmitri Pávlov
Flag of the International Brigades.svg Hans Kahle
Flag of the International Brigades.svg Robert Merriman
Bandera del bando nacional 1936-1938.svg Enrique Varela
Bandera del bando nacional 1936-1938.svg Luis Orgaz Yoldi
Bandera del bando nacional 1936-1938.svg Ricardo Rada
Bandera del bando nacional 1936-1938.svg Sáenz de Buruaga
Bandera del bando nacional 1936-1938.svg García Escámez
Bandera del bando nacional 1936-1938.svg Carlos Asensio
Bandera del bando nacional 1936-1938.svg Fernando Barrón Ortiz
Fuerzas en combate
Ejército del Centro
• 30.000 soldados.[1]
• 30 tanques
División Reforzada
de Madrid

• 19.-40.000 soldados[1]
• 40 piezas de artillería
• 55 carros de combate
Bajas
5.000-10.000 muertos, heridos o capturados, de los cuales 2.500 son brigadistas[ cita requerida] 6.000-7.000 muertos, heridos o capturados[ cita requerida]
[ editar datos en Wikidata]

La batalla del Jarama fue un importante encuentro militar de la Guerra Civil Española, que se desarrolló entre el 6 y el 27 de febrero de 1937.

La ofensiva la inició el ejército sublevado con la intención de cortar las comunicaciones de Madrid. Para algunos historiadores, esta ofensiva entra dentro de la batalla de Madrid. El diseño de la operación inicial era una acción de gran envergadura por el este de Madrid, que incluía la toma de Arganda del Rey, cortando las comunicaciones hacia Valencia y subir hasta Alcalá de Henares para alcanzar la carretera de Barcelona. La batalla toma el nombre de las primeras operaciones con la conquista en poco más de cuatro días de la zona del río Jarama. Las unidades republicanas, dispersas en el inicio de la ofensiva, se agruparon al mando del general José Miaja el 15 de febrero, conformando en total cuatro Divisiones o Agrupaciones que consiguen evitar el avance hacia Arganda. El ejército republicano contó entre los combatientes con las Brigadas Internacionales, en concreto las brigadas XI, XII, XIV y XV, que combatieron entre el Jarama y Morata de Tajuña.

La defensa republicana no sólo retrasó los planes de los sublevados para cercar Madrid, sino que hizo lo mismo con el final de la guerra.[2]

Fuerzas presentes durante la batalla

Bando sublevado

Las fuerzas sublevadas estaban integradas en la llamada División Reforzada de Madrid (al mando de Luis Orgaz Yoldi). Dentro de la cual estaban presentes las brigadas I ( Ricardo Rada Peral), II ( Eduardo Sáenz de Buruaga), III ( Fernando Barrón Ortiz), IV ( Carlos Asensio Cabanillas) y V. En ellas estaban integradas unidades de la Legión, Regulares, Unidades Panzer I (en número de 55 carros), además de infantería, artillería (obuses de 155 mm), artillería antiaérea, unidades antitanque y zapadores. Cabe destacar la presencia de una Bandera de la Legión compuesta por voluntarios irlandeses mandados por Eon O´Duffy y que combatieron en la línea del frente entre Ciempozuelos y Titulcia. Su actuación fue tan rocambolesca como ineficaz. Tras los combates iniciales, las continuas bajas sufridas por las tropas moras ocasionaron serios problemas, al no contarse, puntualmente, con suficientes voluntarios marroquíes en esos momentos.

La fuerza aérea estaba compuesta por bombarderos Junkers-52/3m y los cazas Fiat CR.32 «Chirri» pilotados por españoles e italianos. Recibieron inicialmente serios reveses, debido a las peores prestaciones aéreas de los cazas italianos. Sin embargo la adopción de nuevas tácticas y el reemplazo por tripulaciones más combativas, principalmente españolas, lograron inclinar el dominio del aire al lado sublevado. El Alto Mando de toda la operación estaba compuesto por los generales José Enrique Varela, Luis Orgaz Yoldi y Ricardo Rada Peral.

Fuerzas republicanas

Carro soviético T-26 usado por las fuerzas republicanas.

Por el bando republicano estaban presentes las Brigadas Mixtas 17.ª, 18.ª, 19.ª, 23.ª, 24.ª, 45.ª, 48.ª y las Internacionales XI, XII y XV formaban todas ellas tres agrupaciones de combate de infantería y unos 30 carros, una Agrupación de reserva y una Agrupación de artillería. Al mando estaban los coroneles Eliseo Chorda, Ricardo Burillo Stholle, Álvarez-Coque y el teniente coronel Fernando Casado Veiga.

La fuerza aérea estaba compuesta por Polikarpov I-15 «Chato», Polikarpov I-16 «Mosca», Polikarpov RZ «Natacha» y Tupolev SB-2 «Katiuska».

El Alto Mando republicano lo componían los generales Sebastián Pozas Perea, José Miaja y el Comandante Enrique Líster. Las rivalidades entre Pozas Perea y Miaja afectaron negativamente en el inicio de la batalla a las fuerzas republicanas, girando favorablemente la situación al recibir el mando Miaja, el cual era renuente a aportar las fuerzas que Pozas necesitaba. Por otro lado, las diferencias de criterio entre los asesores militares rusos y los mandos republicanos españoles ocasionaron situaciones críticas en el desarrollo de las operaciones, dándose además problemas de coordinación en el apoyo de la aviación y carros a la infantería.

Los republicanos también sufrieron situaciones de escasez y abastecimiento erróneo de municiones en momentos cruciales debido a la falta de planificación. Una sección de ametralladoras del Batallón inglés de las Brigadas Internacionales no pudo usar sus máquinas por recibir cintas de munición de otro calibre, debiendo combatir con sus fusiles hasta la aniquilación, en la llamada "Colina del Suicidio".

Other Languages